Los Sueños se trabajan

por | Nov 26, 2021 | Entrevistas, Marita Seara, Visionarias

Escrito por Marita Seara

Laura Tabares tiene que agradecer mucho a sus padres. Cuando le dijeron que debía trabajar para costearse los estudios universitarios, lo cuestionó y se enojó; pero no tuvo opción y hoy ese reto se convirtió en una bendición: “Soy una fiel creyente de que los sueños se trabajan” y con los sueños la experiencia que comenzó a labrarse hace más de 25 años. Laura Tabares es una mujer de retos. Mercadóloga con maestría en educación tenia en mente uno de estos sueños: “trabajar ayudando a otras mujeres, cambiar el mundo laboral para cerrar la brecha de género, poder crear oportunidades para más mujeres y sobre todo aprender de alguien como Silvina Moschini a quien admiro desde hace mucho tiempo y mírame, aquí estoy, lo busqué, lo trabajé, hice todo lo que tenía que hacer y cuándo enfoque mis energías a cumplir mi sueño, las puertas se abrieron, los caminos se crearon y así estoy aquí”.

Laura Tabares es Directora Ejecutiva de Intuic, una agencia de Marketing y Comunicaciones que pertenece al grupo de empresas liderado por Silvina Moschini. Laura cumplió su sueño y hoy, al frente de Intuic, apoya e impulsa a mujeres a alcanzar sus sueños.

¿Cómo lograr que haya más mujeres en puestos directivos?

Laura Tabares:

El impedimento a que más mujeres asciendan a puestos de nivel superior se encuentra en las primeras promociones de nuestras carreras. Por cada 100 hombres promovidos o contratados en su primera posición de liderazgo, sólo 72 mujeres tienen la oportunidad de dar el mismo paso. Cerrar esta brecha sumaría un millón de mujeres a puestos de liderazgo en los próximos cinco años.

Pero hubo un antes y un después de la pandemia que trajo consigo un enorme cambio de paradigmas y en este camino dio paso al trabajo remoto. Este nuevo escenario le dio a las mujeres una oportunidad única para abrirse paso en modelos de trabajo más flexibles y en los que puedan ser tomadas en cuenta con base en su talento sin importar el lugar geográfico en el que se encuentre.

Según datos del think tank estadounidense Pew Research Center y el Informe sobre el Futuro de los Empleos del Foro Económico Mundial para el 2025 la nueva normalidad será tecnológica. El mercado laboral tendrá una transformación total y de la mano de esto vendrán nuevos empleos, nuevas tecnologías, nuevas herramientas para hacer lo que hacemos tradicionalmente.

En este escenario, las mujeres deberán tener foco en capacitarse en nuevas habilidades relacionadas a la tecnología para abrirse paso en el nuevo mercado laboral. Cabe destacar que las mujeres ya juegan con un punto a favor en este cambio de paradigmas dado que las llamadas “habilidades blandas” jugarán un papel determinante. Me refiero a características que son inherentes en una mujer: pensamiento crítico, liderazgo, influencia social y resolución práctica de problemas. Capacidad de adaptarse al cambio: ser resilientes, flexibles y tolerantes al estrés para afrontar las nuevas formas de trabajar.

Estas son las habilidades que deberán desarrollar los nuevos líderes y son la clave para que se abran paso en puestos directivos.

El peldaño roto

The broken rung, (el peldaño roto), se refiere al ascenso inicial perdido que produce un efecto cascada y que termina con más hombres en puestos directivos.

Estudios como el de Pay Scale, demuestran que los hombres son más propensos a promover a otros hombres y las mujeres a otras mujeres. Así es que si menos mujeres alcanzan a acceder a puestos directivos, habrá menos oportunidades para que éstas logren alcanzar puestos de alto nivel.

Es tiempo de que las empresas comiencen a reconocer el talento femenino, a entender cómo se benefician por tener a mujeres en puestos de decisión. Las cifras (Onu Mujeres) hablan por sí solas: las compañías donde tres o más mujeres ejercen funciones ejecutivas registran un desempeño más productivo. Tampoco debemos olvidar que las empresas más lucrativas son aquellas que tienen mujeres en su junta directiva (McKinsey & Company).

Es tiempo entonces que las empresas tomen acciones concretas, como por ejemplo ocuparse de mantener procesos libres de sesgo de género: en este sentido, McKinsey & Company aconseja que se entrenen a los equipos de recursos humanos contra los prejuicios de género.

Es momento de que las mujeres conformemos una red de mentoras en la que podamos darnos impulso unas a otras para así abrirnos paso, inspirarnos y ser ejemplo para las generaciones de relevo.

¿Cómo romper el Techo de Cristal?

Laura Tabares:

Una mayor visibilización de mujeres en puestos directivos es la clave para romper los techos de cristal. Con los años van pasando más mujeres en puestos de liderazgo y se han dado cuenta que las empresas que contratan mujeres y tienen mujeres en sus puestos de liderazgo o mesas directivas generan un 50% más de ganancias.

Hay infinidad de estudios que demuestran que cuando las mujeres toman parte de la gestión de empresas hay mejor retorno de inversión en ganancias. Pero las cifras aún son bajas y hay que trabajar en revertir estos números: en 2020 sólo 37 de las 500 mayores compañías de Estados Unidos están dirigidas por mujeres, según Fortune 500. El Banco Mundial revela que en América Latina en promedio las mujeres ocupan cargos directivos de nivel superior en el 19% de las empresas versus un 24% en el Caribe.

Como te indicaba anteriormente, para aumentar la participación de las mujeres en puestos directivos, la tecnología es clave para que esas mujeres talentosas no salgan del mercado y así aumentar las posibilidades de lograr un ascenso.

 

Promover su talento y darlo a conocer al mundo es otro de los puntos claves para que se afiancen en los cargos directivos de las compañías y sigan creciendo y al mismo tiempo sean una inspiración para las mujeres que van creciendo y van caminando un paso atrás, esto también es fundamental, generar modelos a seguir.

¿Hay en las mujeres una manera diferente de liderar?

Laura Tabares:

Las mujeres tenemos el viento a favor y tenemos que aprovechar con inteligencia esta oportunidad. El liderazgo empático, inclusivo, con sensibilidad y con inteligencia emocional, que tiene mucho que ver con los atributos de las mujeres se puso en primer plano.

La pandemia dejó en claro que quienes mejor han manejado este escenario de crisis fueron las mujeres y esto nos indica que es el momento de que se atrevan a elevar su voz y mostrarle al mundo su talento.

Desde Intuic, por ejemplo, apuntamos a esquemas de apoyo entre profesionistas. Crear sistemas donde las mujeres que han logrado romper los techos de cristal ayuden al resto a escalar. Se trata de un sistema de doble apoyo donde una mentora y una sponsor ayudan a otras mujeres a crecer y al mismo tiempo generan ejemplos a seguir e inspiración para las mujeres que están transitando el camino del crecimiento.

    Si es un buen negocio invertir en el talento femenino ¿Por qué no se hace?

Laura Tabares:

Porque aún tenemos arraigadas ciertas estructuras que ya deberían quedar en el pasado. Cuando se trata de cambios estratégicos y estructurales en las compañías, pero mucho más cuando el cambio debe ser cultural, los procesos se vuelven lentos.

Hay una idea completamente equivocada de que las mujeres sólo podemos liderar negocios o proyectos de baja escala o relacionados a “temas blandos”, pero estamos ampliamente capacitadas para abordar todo lo que nos propongamos. Incluso, las estadísticas demuestran que las mujeres reciben la mayor cantidad de títulos universitarios, maestrías y doctorados, que existen hoy, es decir, tienen más títulos avanzados que los hombres.

Lo que de verdad se quiere conseguir es ese cambio de mentalidad donde se elija a alguien por el talento, las capacidades, la experiencia y el conocimiento sin que el género sea un “handicap”. Si lo analizamos más a fondo el hecho de que las mujeres estén mejor preparadas, desafortunadamente no implica un mejor sueldo o más oportunidades de crecimiento. Es por esto que creo que la limitante más grande en una organización para cerrar la brecha de género y salarial es un tema cultural.

Más allá de las cuotas o del número de posiciones directivas ocupadas por mujeres es más importante revisar los proceso para traer talento femenino y como se democratizan las oportunidades de crecimiento interno sin tener sesgos de género, porque el talento no tiene género.

Cuotas de Género para llegar a las Juntas Directivas

Laura: Nos hace falta hacer conciencia y accionar un cambio. Hay que posicionar a mujeres líderes y que sus voces sean escuchadas para que den este mensaje en pro del cierre de la brecha de género. Estos mensajes funcionan como una inspiración, una guía para las nuevas generaciones.

Las cuotas de género se comenzaron a implementar cuando nos empezamos a hacer conscientes de la brecha de género que había en el mercado laboral. Se plantearon como la forma más efectiva para impulsar la participación e integración de mujeres en diversas posiciones y áreas dentro de las empresas. Creo que como principio de medición y seguimiento es un método rápido de implementar y de dar continuidad. Las cuotas son una medida de acción que establece criterios para corregir la desigualdad de género y garantizar la igualdad de oportunidades.

Como medida de seguimiento, continuidad y progreso pienso que las cuotas sirven para poder reportar avances o la necesidad de ajustar las estrategias. Sin embargo, no creo que por sí sola una cuota o un porcentaje sea una estrategia sólida y sustentable para integrar mujeres a la vida laboral.

Primeramente pienso que las cuotas por sí solas no cambian la cultura de las empresas u organizaciones, las cuotas pueden ser el inicio de la concientización y de tener claridad de la brecha que existe para fijar una meta pero lo ideal para que estos cambios sean sostenibles en el tiempo es que las empresas tengan un cambio de mentalidad y generen procesos de atracción, selección, contratación, crecimiento y retención. Lo mejor sería que en dichos procesos las mujeres no sean vistas como un grupo minoritario o vulnerable y que sean consideradas en igualdad de oportunidades con los hombres por su talento, experiencia y capacidad de entregar resultados.

¿Masculinizarnos para llegar al poder?

Laura: Tengo algunos ejemplos cercanos de mujeres que allá en los 90’s caminaron ese camino y creo que ya a estas alturas de la vida, muchas nos dimos cuenta que esa opción no funciona. No necesitamos ni competir con los hombres, ni tratar de ser como ellos porque la realidad es que somos diferentes en muchos sentidos.

Hay mujeres arquitectas, cineastas, empresarias, escritoras, astronautas, médicos, ingenieras, administradoras, maestras y pilotos que nos han abierto el camino para entender que podemos ser todo lo que nos propongamos sin dejar de lado nuestro valor más importante: lo femenino.

 

No tenemos por qué masculinizar nuestra esencia. Tampoco debemos adoptar habilidades propias de los hombres para hacer lo que deseamos. Ni ser las súper mujeres que la sociedad espera. El talento femenino que nos hace empáticas, resilientes y con la capacidad de adaptarse rápidamente a los cambios, es nuestro valor más preciado. Y las líderes que han entendido esto, son hoy modelos a seguir.

La empresaria mexicana Patricia Armendariz, directora de Financiera Sustentable, es una de las CEO que ha mencionado en diversas ocasiones el valor de las habilidades femeninas y el despropósito que significa querer tomar posturas masculinas: “Tenemos instrumentos de éxito diferentes a los hombres, si no somos competitivas y abusivas o masculinas es como mejor nos puede ir en el ámbito profesional”.

Me gusta pensar que las niñas de hoy tienen una visión más clara de la realidad y del poder que existe en ellas mismas. También creo que nosotros, desde nuestra visión adulta debemos alentarlas a que alcancen todos sus sueños por más locos que parezcan. Las niñas deben saber que pueden ser astronautas, presidentes, artistas, CEO ‘s y todo lo que su mente se proponga, sin dejar su sensibilidad femenina.

Las cifras respaldan a nivel mundial que hay una brecha salarial entre hombres y mujeres mayor al 15%. Onu Mujeres señala que a nivel mundial, la brecha salarial de género es del 16%, lo que significa que las trabajadoras ganan en promedio el 84% de lo que ganan los hombres. ¿Cómo reducir esta Brecha o más bien cómo lograr la equidad salarial?

¡Estas son cifras para preocuparse y ocuparse!

En 2016, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) implementó en Latinoamérica la iniciativa de Paridad de Género del Foro Económico Mundial.

Este programa identifica y busca reducir las barreras que impiden la igualdad de oportunidades de trabajo para las mujeres y lograr las mismas condiciones laborales que los hombres, a través de planes de acción para incrementar las mujeres en el trabajo, reducir la brecha salarial y promover la participación de las mujeres en puestos de liderazgo.

En Intuic buscamos promover y apoyar un camino de crecimiento de mujeres líderes a través de estrategias de posicionamiento y comunicación y por supuesto apoyadas por la tecnología que es el gran igualador de oportunidades y una de las claves para el éxito en esta nueva era.

Reducir la brecha de género debe ser un trabajo conjunto entre el sector privado y el público, hombres y mujeres también debemos trabajar juntos para equilibrar esta balanza.

Debemos entender que empoderar a las mujeres tiene un efecto multiplicador que ayuda a promover el crecimiento económico y el desarrollo a nivel mundial. Si se alcanzara la igualdad de género en el mundo se podrían generar 28 billones de dólares, según datos de la OCDE. No solo se trata de un tema de equidad de género, sino de entender que los mercados reaccionan positivamente a este tipo de iniciativas y que la diversidad aporta valor y balance a los consejos directivos.

Un informe de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) concluye que la pandemia causó un retroceso equivalente a 15 años en lo que respecta al empleo femenino, siendo el continente americano el más afectado: 9,4% de las mujeres y 7% de los hombres perdieron sus empleos. ¿Qué medidas deben tomar empresas y gobiernos para mitigar esos efectos?

La pandemia sin dudas nos golpeó muy fuerte desde muchos lugares y el sector económico y laboral fue uno de ellos. A pesar de que la pandemia golpeó severamente a las mujeres trabajadoras, también democratizó el juego y lo emparejó, ya que hombres y mujeres nos tocó trabajar bajo las mismas circunstancias desde la casa en su gran mayoría, nos dio la oportunidad de que ambos pudiéramos hacernos cargo de responsabilidades laborales y familiares sin ningún sesgo cultural por que no habia otra opcion. Nos hizo ver una realidad diferente y ver las cosas que no estábamos viendo, hizo visible lo invisible, eso que siempre habíamos pasado por alto.

Hizo que las empresas voltearan a ver a las mujeres por las habilidades que hemos llegado a desarrollar y fortalecer durante toda nuestra vida desde niñas, como la empatía, la conciencia, la resiliencia, la integración de la comunidad, entre otras y que son importantes sobretodo en las posiciones de liderazgo.

El Covid-19 obligó que las empresas impulsaran programas de apoyo y flexibilización para mantener el trabajo remoto y equilibrar la vida profesional y personal y pienso que es por ese camino que debemos seguir avanzando para volver a afianzar nuestras economías. Ver más por las personas y no solamente por los empleados.

Un informe de Grant Thornton dice que el 78% de las empresas medianas están trabajando en crear una cultura inclusiva. Esto es así porque, lejos de implicar una carga para las empresas, la diversidad es un buen negocio.

Conozco empresas que son clientes de Intuic donde hemos implementado programas de mentorship entre hombres y mujeres; los hombres están tomando un papel muy importante en el cierre de la brecha de género y se han involucrado. Estamos haciendo programas como los llamamos de “He to She” porque ambos tenemos que aprender unos de otras.

Hay una idea completamente equivocada de que las mujeres sólo podemos liderar negocios o proyectos de baja escala o relacionados a “temas blandos”, pero estamos ampliamente capacitadas para abordar todo lo que nos propongamos. Incluso, las estadísticas demuestran que las mujeres reciben la mayor cantidad de títulos universitarios, maestrías y doctorados, que existen hoy, es decir, tienen más títulos avanzados que los hombres.

Cómo Intuic impulsa el Empoderamiento Femenino

En Intuic buscamos elevar mujeres líderes con el apoyo de nuestro estudio 100% activado por mujeres y tecnología. Somos el primer estudio digital de servicios especializados en la construcción de capital social para apoyar el posicionamiento de mujeres líderes en Iberoamérica. Nos enfocamos en amplificar su voz a través de la comunicación y la tecnología para ayudar a cerrar la brecha de género en todos los ámbitos.

Nuestro equipo multidisciplinario está conformado por profesionales especializadas en diferentes áreas, con expertise comprobada y avalada con resultados. Trabajamos de manera coordinada para generar estrategias 360° y nos volvemos parte del equipo de cada cliente para conocer las necesidades y oportunidades desde el interior. Creamos relaciones estrechas de confianza y honestidad con alcance mundial.

Nosotras “hackeamos” el sistema para empoderar, posicionar y generar una comunidad de soporte para las mujeres y especialmente para mujeres ejecutivas.

«Intuic, la herramienta para hacer de una mujer con voz un referente». ¿Cómo dar mayor visibilidad a la mujer y cómo convertirlas en referente? 

Eleanor Roosevelt dijo: “Las mujeres somos como saquitos de té. Desconocemos nuestra fuerza hasta que estamos en agua caliente”. La pandemia nos llevó a atravesar épocas muy duras, pero se vienen tiempos de consagrar nuestra fuerza. Convertirse en referente significa acompañar a otras en su crecimiento, compartir nuestra experiencia, elevar nuestra voz para que otras mujeres también se animen a alcanzar sus metas.

Mujeres ayudando a mujeres, este es el círculo virtuoso que debemos formar. Es nuestra obligación, porque si estas mujeres ya llegaron a posiciones de liderazgo, debemos compartir sus historias, compartir sus experiencias.

Poco a poco las mujeres hemos entendido que tenemos que trabajar en comunidad. Un ejemplo es que aquellas mujeres en posiciones directivas necesitan una comunidad también de soporte, alguien que crea en ellas, que crea en sus proyectos y en esta red se debe incluir al sector masculino.

En el caso de Intuic, dentro de nuestra red buscamos que las mujeres que ya llegaron a puestos directivos ayuden a otras siendo mentoras y patrocinadoras de otras mujeres, que apoyen a otras a crecer, que inspiren a otras a seguir creciendo y a trabajar por sus sueños. Esas mujeres líderes que serán el referente de las generaciones más jóvenes que están empezando a crecer.

En palabras llanas ser una mujer referente es esta mujer a la que escuchas hablar o que escuchas la historia detrás de sus éxitos y sus fracasos y te identificas con ella, que incluso te hace pensar que “mujer tan brillante”, pero sobre todo te hace pensar “si ella pudo yo también puedo” se genera en ti una referencia de “yo puedo ser como ella” o “yo quiero ser como ella”.

Ser mujer referente es ser una mujer real que comparte la historia de sus caídas y fracasos en el camino al éxito pero que sobre todo ayuda a otras a evitar caer en los mismos errores que cometió para así ahorrarle algunas raspaduras y compartir los aprendizajes.

Una mujer referente

Silvina Moschini es esa mujer referente para mí. Como acabo de mencionar ella me inspira a mi al igual que a miles de mujeres actualmente. Ella ha transitado un camino de muchos retos y gracias a su incansable trabajo hoy es la primera mujer latinoamericana en dirigir una empresa unicornio.

Silvina ha logrado doblar sin romper las reglas en un mundo masculinizado, pero lo más importante es que ella sigue compartiendo con otras mujeres e inspirándolas para seguir doblando las reglas, cambiando las reglas para que sean más equitativas para todos. Ha ayudado con hechos y no solo con teoría a democratizar oportunidades laborales, oportunidades de inversión y de levantamiento de capital.

Tengo la gran fortuna de aprender directamente de ella y cuando la veo en acción la imagen que se genera en mi cabeza es que con cada paso que ella da se van construyendo puentes a sus pies y ella misma invita a otras mujeres a caminar sobre esos puentes que se han construido gracias a su esfuerzo y trabajo.

Todos los días aprendo de ella y de todo el equipo de mujeres que trabajamos con ella. Algo que Silvina siempre nos dice es que hacer el bien siempre es un buen negocio y eso para mi es una inspiración diaria, el poder dejar el mundo un poquito mejor de como lo encontramos para todas las generaciones que vienen detrás de nosotros.

La admiro desde hace tiempo y ahora que tengo la fortuna de trabajar con ella, la admiro más porque es una gran empresaria pero sobre todo es una gran persona.

«Solamente agradecerte por esta maravillosa entrevista y por el tiempo que disfruté muchísimo. Y recordarles a todos los líderes hombres y mujeres que quieran o necesiten posicionarse y que en paralelo quieran ayudar a cerrar la brecha de género e inspirar a las nuevas generaciones, que Intuic es su mejor aliado y que estaremos encantadas de ayudarlos a crecer».

«Para contactarnos pueden entrar a nuestra página»

www.intuic.com

Correo: laura@wheresheworks.com

MARITA SEARA

Marita es Socia Fundadora y Directora Editorial de Visionarias. Es Periodista, Editora y Consultora Comunicacional con Perspectiva de Género con una experiencia de más de 25 años. Fue Directora de Comunicaciones de VenAmCham, Gerente de Comunicaciones de Conapri y Editora de Business Venezuela. Hace años creó su propio blog, Voces Visibles, para escribir sobre los derechos de mujeres y niñas en el mundo. Ama hacer entrevistas y escribir sobre Emprendimiento Rural, sobre Viajes y, sobre la situación de las mujeres en diferentes ámbitos. De hecho, publicó en Amazon La Mujer. Una Voz que se extiende , además de realizar una serie de entrevistas a mujeres líderes en diferentes sectores y cuyo resultado se puede ver en su EBook: 6 Mujeres por la Igualdad.  Marita apoya y asesora a mujeres +50 a visibilizar sus emprendimientos.

Últimos Artículos

El poder de lo verbal…y no verbal

Teresa Baró es imparable. Un día dijo hasta aquí. Con 38 años, dos niños pequeños y divorciada “era un problema con patas”. Nada la detuvo y decidió romper con todos los estereotipos que su generación y las anteriores le heredaron. Dejó su trabajo y después de darse...

leer más

Más allá del «purple washing»

Alice Rodríguez es psicóloga clínica, abogada, socia fundadora de Resilio Consultores, voz visionaria y conductora del programa de radio “Género y Acción” que se transmite en una emisora mexicana. Tiene muchas trincheras desde la cuales su principal consigna es luchar...

leer más

Otros Artículos

Otros

El poder de lo verbal…y no verbal

Teresa Baró es imparable. Un día dijo hasta aquí. Con 38 años, dos niños pequeños y divorciada “era un problema con patas”. Nada la detuvo y decidió romper con todos los estereotipos que su generación y las anteriores le heredaron. Dejó su trabajo y después de darse...

leer más

Más allá del «purple washing»

Alice Rodríguez es psicóloga clínica, abogada, socia fundadora de Resilio Consultores, voz visionaria y conductora del programa de radio “Género y Acción” que se transmite en una emisora mexicana. Tiene muchas trincheras desde la cuales su principal consigna es luchar...

leer más

Sororidad

El #8M se conmemoró el Día Internacional de la Mujer, una fecha propicia siempre para reflexionar, para darnos cuenta de lo que hemos logrado, pero también de los pasos que debemos seguir. La pandemia inevitablemente nos ha hecho dar unos pasos atrás, pero las mujeres...

leer más