Búsqueda de empleo o la nueva misión imposible

A inicios de enero todo el mundo hablaba de lo nuevo que había que tener para la búsqueda de empleo: hacer el CV, las actualizaciones de las ATS o cómo gestionar tu perfil de LinkedIn; develando lo que todo el mundo ya sabe; que la búsqueda de empleo parece la nueva misión imposible, comprobado cuando checamos que el promedio global de búsqueda de empleo es de 42%; y que en algunos países como el mío (México) ronda por el 74%.

Esto ligado a un contexto en donde la democratización de las vacantes laborales es reducida y hay un alta competitividad por los puestos; situación que se espera se alargue por muchos años más. Lo cual es normal dado que es parte intrínseca del ser humano; querer salir adelante, tener una vida satisfactoria y no acarrear deudas; situación que muchos relacionan con el emprendimiento o un buen puesto laboral.

Sin embargo, cuando muchas de nosotras nos adentramos al campo de batalla de la búsqueda de empleo, cometemos muchos errores. El primero, y el peor de todos desde mi perspectiva, es el no valorizar nuestro trabajo, experiencia o perfil. Para comprobarlo, nada mejor que vernos a nosotras mismas. ¿Cuántas veces no nos vemos en el espejo y pensamos que no tenemos nada que aportar al mundo? Algo totalmente erróneo; todo el mundo tiene conocimiento de algo; y ¿saben que es lo mejor? Que para alguien allá afuera (en algún lugar del mundo) ese conocimiento es valioso y puede tener un valor monetario. Pero ojo, bien pagado.

Y lo mencionó por mis amigas que tienen maestría y doctorado, pero por su inseguridad y miedo prefieren postularse como meseras en un café. No las culpo.

Sé que a veces los comentarios de “eres recién egresada”, “no tienes experiencia”, “nunca has trabajado”, “lo que tú haces no sirve”; nos bajan la autoestima, y atraen al “síndrome de la impostora” y el menosprecio; pero creo que nunca hay que dejar de lado que tal vez en una empresa tus saberes serán mejor aprovechados; seas empleada y/o emprendedora. 

«Se vale pedir ayuda, tomarnos un tiempo, pero no rendirnos«

A todas ellas les envió fuerzas para romper aquellos paradigmas que las atan y atreverse a dar el paso a un camino que no será sencillo y en donde tendremos que hacer uso de todas nuestras habilidades de investigación; pero chicas, si muchas de ustedes pueden encontrar el perfil de Facebook de un chico que les gusto; seguramente podrán encontrar el portal de empleo o el reclutador de la empresa en donde les encantaría trabajar.

Aunque no se me olvida que no todas partimos desde la misma posición, que unas tienen mayores privilegios que otras; y es aquí en donde debemos fortalecer nuestra resiliencia.

Nos quejaremos y gritaremos que la vida es injusta, pero no hay que olvidar que los cambios no vienen de lamentarse o embarrarse de lástima; sino de arremangarnos las mangas y ver de qué forma y con que estrategias podemos salir adelante. Se vale pedir ayuda, tomarnos un tiempo, pero no rendirnos.

Volviendo al tema central (búsqueda de empleo), no olvidar que algo imprescindible hoy en día es tener tu cuenta de LinkedIn, completa y actualizada. Eso implica tener una foto profesional, tu portafolio o un sitio web en donde puedas mostrar tu trabajo. Hoy en día, incluso puedes hacer una pequeña presentación en Canva en donde expliques quién eres y cuáles son algunos de tus trabajos más reconocidos.

Pero no basta con tener tu perfil de LinkedIn.

 

Uno de los pensamientos erróneos que muchas de nosotras tenemos es pensar que alguien nos va a descubrir, que un día van a dar con nuestro perfil y nos llamarán para ofrecernos el trabajo de nuestros sueños.

Eso nunca va a pasar.

LinkedIn no solo es una red social de profesionistas, es una herramienta muy poderosa para hacer networking; por lo tanto, después de tener nuestro perfil, lo que debemos hacer es buscar aquellas empresas y personas que son un referente en nuestro sector e invitarlas a conectar.

Especialmente aquellas en donde nos gustaría laborar; e incluso, puedes buscar a las personas de reclutamiento, conectar con ellas y mandarles un mensaje.

No siempre te contestarán; pero hay excepciones en donde te canalizan con la persona indicada o te pueden avisar si hay una vacante en la que puedas encajar.

También hay que buscar a todas aquellas personas e iniciativas que les gusta compartir vacantes laborales; especialmente los de nuestro sector.

Dejo algunos ejemplos:

una más una

Diana J.

Tribu creativa

Vacantes Digitales

Nicolás Tupaz

 

Y claro, Gestora, en donde te atenderé de primera mano.

 

Otro recurso que no podemos dejar de lado son los grupos. Hay desde muy generales hasta especializados en la búsqueda de empleo. En los que puedes encontrar desde trabajos remotos, voluntariados e incluso grupos con tus mismas afinidades (por ejemplo, yo estoy en uno de sostenibilidad y en otro de trabajadores de museos). El chiste (como decimos aquí en México) es buscarle; y claro, respetar las reglas de los grupos (tal como en los de Facebook). 

Otra súper recomendación de LinkedIn es buscar los newsletters sobre estrategias de búsqueda de empleo y posicionamiento de CV (mi favorita El lado humano del Talento). De igual manera, no dejar de lado los pódcast que llevan a cabo reclutadores reconocidos y con una amplia experiencia. En ellos hablan desde cómo plantear tu CV para pasar las ATS, consejos para entrevistas de trabajo o cómo preparar una autopostulación. Entre los que tengo en mi playlist están: Jhonny Cabral Ramírez o Luis Prado (este último también cuenta con un newsletter).

No te preocupes si no escogí alguno de tu país; hay de todas las nacionalidades. En este caso debes escoger el que sea afín a tu perfil o área de experiencia: incluso puedes mandarles mensajes o dejarle comentarios en sus publicaciones. En la mayoría de los casos responden, como Betania Scarponetti a quien le debo mucho consejo y asesoría en mis años de neófita laboral.

Por último, no dejes de lado las relaciones humanas; estas siempre serán imprescindibles, no importando cuanta prioridad se le dé a la tecnología e inteligencias artificiales.

Porque siempre se ha necesitado y se necesitará una mano humana, literalmente.

Alma Delia Miranda Flores

Licenciada en Estudios e Historia de las Artes, con orientación en Gestión Cultural, por parte de la Universidad del Claustro de Sor Juana (UCSJ).

Ha formado parte del voluntariado del Antiguo Colegio de San Ildefonso (museo) como mediadora y co-creadora del estudio de públicos en la misma área (2018- 2019).También, se ha desempeñado como asistente de curaduría e investigación, en la exposición Devoción (2018) de Katia Mandoki, realizada en la Celda de Sor Juana.
De igual manera, y por iniciativa propia, desarrolló un pequeño programa de radio titulado Tengo una pregunta (2019), en Radio C.
En 2020, colaboró con Mercarte como auxiliar e investigadora de Branding Art; al mismo tiempo que escribió la Guía de Reapertura para su espacio de exhibición.

Posteriormente se desarrolló en el área de redacción en Corima Online (webzine de arte y cultura) entre el 2020 y el 2022. De igual manera que como networker con Mirada Be (un espacio de difusión para artistas emergentes de América Latina).

Ha incursionado en la docencia con Art change makers y mediación cultural en el Museo Nacional de la Vivienda (Munavi).

Actualmente se desempeña como colaboradora en el área de edición de Antidogma. Revista de Arte y Cultura; así como Agente de captación de vacantes de Gestora (plataforma de servicios de empleabilidad para profesionales culturales y creativos en Latinoamérica, ubicada en Linkedin).

Tú eres la autora de tu destino

Hola, me llamo Alma Delia Miranda Flores. Y no, no soy una súper woman, no vengo del espacio, ni tengo el coeficiente intelectual de un genio; y mucho menos, soy famosa, social, cotizada o millonaria. Soy una adulta con dos gatos, amante del café, que todos los días...

leer más

Crónicas de una analfabeta financiera

En las entregas pasadas de Visionarias se habló mucho de la importancia de la autonomía financiera y hasta se compartió una serie de estudios con perspectiva de género al respecto.   En ellos no solo nos dimos cuenta de la importancia de saber manejar los gastos; sino...

leer más

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

+ Sobre tratamiento de datos de los comentarios

RESPONSABLE TRATAMIENTO: VISIONARIAS, S.C.

FINALIDAD:  Publicar el comentario en relación a la noticia.

LEGITIMACIÓN: Consentimiento del interesado.

CESIONES: No se prevén cesiones, excepto por obligación legal o requerimiento judicial.

DERECHOS: Acceso, rectificación, supresión, oposición, limitación, portabilidad, revocación del consentimiento. Si considera que el tratamiento de sus datos no se ajusta a la normativa, puede acudir a la Autoridad de Control (www.aepd.es).

INFORMACIÓN ADICIONAL: política de privacidad