Confía, coño

En 2017,cuando  Luisa Castañeda se dijo a sí misma ”confía, coño”, seguramente no se podría imaginar que sería el mensaje (con polémica incluida)  elegido por Irene Montero para dejar su cartera del Ministerio de Igualdad del Gobierno de España (El País, nov 2023). En ese año, culmen del movimiento feminista español y de popularidad de la entonces diputada de Podemos, esta empresaria canaria se propuso ahorrar y ser disciplinada. Casi 7 años después, la creadora de “Confía, Coño” explica en Visionarias cómo ha conseguido transformarse ella y transformar su mantra en toda una inspiración para otras personas a través de un negocio sostenible, responsable y, sobre todo, rentable.

Confía, coño

Cómo el mantra de una emprendedora acabó cerrando el ciclo de Irene Montero en el Gobierno de España

¿Qué ha cambiado desde que Irene Montero se puso vuestra camiseta el día del traspaso de su cartera a la nueva ministra de Igualdad?

Luisa Castañeda: Muchas cosas. Hasta ahora éramos una marca bastante conocida en Canarias, pero gracias a este impulso nuestra comunidad ha crecido sustancialmente y también nuestra visibilidad en la península.  Me siento, además, mucho más rica en afecto, mucha gente nos ha felicitado y se ha alegrado por este impacto.

¿ Sabías algo antes?

Luisa Castañeda: No, lo único que sabíamos es que se había comprado la camiseta como cualquier otro hijo de vecino. Teníamos la esperanza de que saliese en alguna publicación, pero desde luego nos sorprendió muchísimo que lo hiciera para el intercambio de carteras del Ministerio, y dando ese discurso.

→¿Qué mensaje crees que quiso dar con vuestra camiseta?

Luisa Castañeda: Creo que tiene varias lecturas. Creo que por una parte le estaba diciendo a la sociedad que todo puede ir a mejor, pero por otra, puede que se tratase de un mensaje de protesta, una llamada de atención con la palabra “coño” hacia sí misma y hacia el Gobierno que la estaba, como ella dijo, “echando”.

→¿Cómo nace “Confía Coño” y cómo acaba siendo el lema de la ministra saliente?

Luisa Castañeda: El mensaje surge espontáneamente en julio de 2017 y llegó para cambiarme la vida, sin yo esperar que luego fuera un proyecto empresarial. Me cambió porque en ese momento yo tenía escasa confianza en mí y en mi manera de trabajar. Ese mensaje apareció para darme disciplina, para focalizarme en mis propósitos.

Un día me hice una camiseta casera, me la puse para ir a un evento, la publiqué y la gente se interesó, empezó a atraer miradas e  interés. Junto con otras dos amigas hicimos un pequeño pedido y empezamos a mover la marca, tuvo una buena aceptación y así hemos ido creciendo.

Desde 2017 hasta 2021 el crecimiento fue orgánico, muy suave, porque yo tengo otra actividad principal, que es la de diseño de interiores. Tras unos años decidimos separar caminos y me quedé yo con la marca. En ese momento empiezo a darle un poquito más de de caña y de intención al proyecto, haciendo sesiones de fotos un poco más profesionales y ya en 2021 empecé a trabajar con una directora de arte para que me dirigiera las campañas.

El “hachazo” yo creo que llega el año pasado , cuando decido solicitar una estrategia empresarial a través de un asesor financiero que me dice cuáles son los movimientos que podemos dar para potenciar el proyecto. Abrimos la tienda física, nos fuimos a producir a Portugal y fortalecimos la estrategia de marketing.

 «Me siento mucho más rica y más empoderada desde que puse en marcha este proyecto que nace, precisamente, de mi falta de confianza».

 «Casi todo el mundo que ha comprado algún artículo de “Confía Coño” tiene alguna historia bonita que contar«.

¿Fue siempre un mensaje feminista?

Luisa Castañeda: El mensaje es claramente feminista, pero confieso que no surge con esa intención. La palabra “coño” actúa como interjección para dar más ímpetu y énfasis a la palabra “confía”. Esas dos palabras juntas no pueden no ser feministas, porque yo soy feminista y quise aprovechar esa oportunidad vital de poder contribuir de esta manera a la causa.

¿Te ha cambiado interiormente este mensaje y este emprendimiento?

Luisa Castañeda: Sí, me siento muy fortalecida. Para mí el mensaje fluctúa, a veces significa disciplina; otras veces significa libertad, cuando no me quiero dejar llevar por las apariencias; otras, simplemente significa que incomodar es legítimo. Yo me siento muy distinta, no solamente por esta interpretación que hago del propio mensaje, sino también por su influencia. El público que me ha acompañado, ha elevado mis estándares a nivel social, a nivel político, a nivel espiritual. Me siento mucho más rica y más empoderada desde que puse en marcha este proyecto que nace, precisamente, de mi falta de confianza.

¿Has notado alguna reticencia con respecto al mensaje?

Luisa Castañeda: Claro, que la palabra “coño” esté en el mensaje hace que desde el principio haya una parte del público a la que no le intereses, porque pensará que es una vulgaridad. Pero eso define mejor cuál es nuestro target y no pasa nada. El mensaje feminista puede resultar incómodo, pero no me importa perder a esa parte de la audiencia. En cambio, en comparación con el emprendimiento que yo ya tenía, centrado en diseño de interiores, he notado muchísimo más  feedback por parte de la gente, y esto es algo precioso. Casi todo el mundo que ha comprado algún artículo de “Confía Coño” tiene alguna historia bonita que contar detrás, es algo que me llena mucho. Hay gente que se pone la camiseta para ir a votar, para ir a manifestaciones… es un mensaje que ha calado.

¿Se le exige más responsabilidad social a una empresa con un mensaje como el vuestro?

Luisa Castañeda: Sí, y creo que así debe ser. Desde que tú demuestras cierta conciencia, obviamente vas a querer ser coherente con ella. Nosotros procuramos ser lo más sostenibles posible, fabricamos en Portugal porque no nos queremos ir a Bangladesh. Aunque nos salga mucho más barato queremos tener un producto más amable con la tierra y más amable con la sociedad. Creo que desde que te desmarcas un poco de la normalidad, te van a exigir, pero creo que en general, aunque tu mensaje no sea como el nuestro, no queda otra que sumarse al carro de la sostenibilidad.

¿Este tipo de emprendimiento sería posible hace 10 años?

Luisa Castañeda: Probablemente no; de hecho, cuando empezamos hubo mucha gente que creo que no entendía nuestro mensaje, lo veían simplemente como una provocación. Con los años fuimos adaptándonos poco a poco, haciendo productos en los que el mensaje está presente, pero quizás no de una forma tan evidente.

Empezamos a hacer una colección en la que el logotipo estuviera en el mismo color que las prendas. Es precisamente la camiseta blanca que llevó Irene Montero ese día, lo que, para mí, fue un acierto total, ya que le dio un tono un poco más sosegado. Desde que nosotros empezamos, hasta ahora, hemos visto un cambio de actitud, sobre todo desde el momento en que abrimos la tienda física. Ahí empezó a leerse el proyecto como una apuesta un poco más seria.

Creo que ahora la gente nos ve como un proyecto empresarial más y no solamente como una expresión reivindicativa. Creo que ahora se entiende que nuestra idea es transmitir confianza en uno mismo. La gente ha ido asimilando que la palabra “coño” no está mal. Creo que unir la palabra “coño” a la palabra “confía” ha hecho que ambas palabras se hayan hecho bien la una a la otra.

«Me sigo sorprendiendo cuando una persona externa me dice que lo estoy haciendo bien»

¿El emprendimiento puede ser una fuente de autoestima para las mujeres?

Luisa Castañeda: Sí, pero depende mucho de las características personales de cada una. Yo, como muchas otras, tengo el síndrome de la impostora metido en la cabeza y en la agenda; me cuesta mucho reconocer que en lo que yo hago hay crecimiento y valor. Me sigo sorprendiendo cuando una persona externa me dice que lo estoy haciendo bien y ojalá llegue un punto en el que no me haga falta que nadie me aplauda para sentir que estoy haciendo bien las cosas.

Estoy aprendiendo a poner en valor lo que yo sé hacer sin vergüenza ni pudor de decirlo y sin creer que soy egoísta por hacerlo. Creo que en eso no estoy sola y, aunque haya muchas mujeres haciendo cosas y emprendiendo, nos cuesta bastante, porque creo que hay más porcentaje de mujeres que se sienten impostoras que aquellas que se sienten capaces, valiosas, contentas y satisfechas con lo que hacen.

«Confía, coño» es una marca de ropa y accesorios. «Ha crecido y evolucionado hacia el respeto por el medio ambiente. Partió con una sencilla camiseta blanca de algodón fabricada en China, con el logo serigrafiado en negro y se ha ido desarrollando hacia el uso de tejidos sostenibles, el marcaje de las prendas con técnicas no agresivas para el media ambiente, la diversificación de las prendas hacia otros tipos de textiles y modelos, y de fabricación europea». ⇒ https://confiacono.com/sobre-confia-cono/

Fuente de las Fotos: Las fotos han sido suministradas por Luisa Castañeda (Confía Coño)

Marta Castro González

Periodista con experiencia en gestión de redes sociales y comunicación en el ámbito empresarial y hospitalario. Tras cursar un Máster en Desarrollo de Software y Negocio Digital que le ha permitido conocer desde el interior las particularidades del sector TIC gallego, en la actualidad amplía su formación con el Grado en Sociología. Le encanta aprender sobre transformación digital, emprendimiento, salud y medio ambiente para después poder contarlo a diferentes públicos y adaptarlo a múltiples formatos.

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

+ Sobre tratamiento de datos de los comentarios

RESPONSABLE TRATAMIENTO: VISIONARIAS, S.C.

FINALIDAD:  Publicar el comentario en relación a la noticia.

LEGITIMACIÓN: Consentimiento del interesado.

CESIONES: No se prevén cesiones, excepto por obligación legal o requerimiento judicial.

DERECHOS: Acceso, rectificación, supresión, oposición, limitación, portabilidad, revocación del consentimiento. Si considera que el tratamiento de sus datos no se ajusta a la normativa, puede acudir a la Autoridad de Control (www.aepd.es).

INFORMACIÓN ADICIONAL: política de privacidad