Contra viento y marea, ellas emprenden

La capacidad para desarrollar una idea hasta verla llevada a la práctica es admirable. Pero si además esa idea te da dinero y puedes vivir de ella, es doble, triplemente entusiasmante. Hay que tener mucho empeño y valentía para renunciar a un trabajo estable y arriesgar dinero, tiempo, relaciones y todo tipo de recursos para ponerse a perseguir un sueño.

En el caso de las mujeres, quizá por aquello de conciliar familia y trabajo y tener que generar más ingresos familiares, fundar una empresa parece una salida ideal, ya que no requiere atarse a horarios ni jefes. Impone otros sacrificios, pero da la opción de flexibilidad horaria y agenda propia, aspiración de muchas.

Hay abundante bibliografía llena de lecciones sobre competencias claves para emprender, con casos de éxito documentados y teorías recientes acerca de la gerencia del emprendimiento. Cada vez hay más freelancers (trabajadores independientes) que no quieren empleo sino trabajo por cuenta propia.  Aumentan los franquiciados a nivel mundial. Todo parece indicar que por aquí van los tiros en cuanto a fuerza laboral presente y futura se refiere.

Según una publicación de The Boston Consulting Group y MassChallenge, las startups fundadas por mujeres generan el doble de rentabilidad que las de los hombres, a pesar de recibir menos apoyo financiero. Para la investigadora Katie Abouzahr, coautora del estudio, “es realmente sorprendente la efectividad de las startups fundadas o cofundadas por mujeres, que pueden convertir un dólar de financiación en un dólar de ingresos”.

Otros reportes no son tan alentadores, por lo menos en Iberoamérica. En algunos órganos especializados en la materia leemos que las mujeres crean empresas, pero no las consolidan, muchos bancos no las toman en serio y algunas tienen no pocos tropiezos para llevar adelante sus emprendimientos.

«De acuerdo con estudios del Banco Mundial, la productividad en América Latina y el Caribe podría aumentar un 25% y la pobreza extrema reducirse en un 30% si se impulsara la capacidad emprendedora de las mujeres. Vale la pena apostar a ello».

susana reina te empoderarás con<br />
dolor

Según un informe del Instituto de Innovación Social sobre el impacto de los microcréditos en España, los datos han demostrado que “a pesar de que el perfil de las mujeres emprendedoras es similar al del hombre emprendedor, existen algunas diferencias en lo relativo a las características de las empresas puestas en marcha por unos y otros. Así, las empresas creadas por mujeres emprendedoras suelen ser de menor tamaño y potencial de crecimiento que las creadas por hombres, con un menor potencial de internacionalización, y se sitúan de manera más frecuente en el sector de servicios y en el comercio”.

Además, las mujeres emprendedoras proceden en mayor porcentaje de una situación previa de paro, lo cual explica por qué las mujeres suelen emprender más por necesidad que por oportunidad, como es el caso de los hombres. Las mujeres latinoamericanas, en especial las mayores de 55 años, inician estos emprendimientos para subsistir ante la falta de seguridad social y las pocas oportunidades para emplearse. La Fundación Microfinanzas BBVA en América Latina ha indicado que, del más de un millón de emprendedoras a las que apoya, 11% tiene más de 60 años y 78% tienen personas dependientes a su cargo.

Estudios de la OCDE revelaron que en Estados Unidos 40% de las mujeres emprendedoras lo hacen precisamente para conciliar sus actividades laborales y familiares. Según un reciente estudio mexicano, más mujeres que hombres inician un negocio por necesidad: “Existe una relación aparente entre falta de empleo o niveles bajos de remuneración económica y el inicio de una empresa por parte de las mujeres, entendiendo que las mujeres en los estratos más pobres son las más afectadas por la desigualdad de género y la discriminación en el acceso al empleo, diferenciales de salarios y posibilidad de un desarrollo empresarial exitoso, por lo que la vía de convertirse en empresaria es vista como una alternativa ante la falta de oportunidades para obtener un salario igual al del hombre o desarrollar una carrera en una empresa, como lo hacen los hombres”. (Camarena, 2015).

Aunque esto es un poco descorazonador, quiero creer que tenemos una puerta abierta para probar si por esta vía tenemos más chance de alcanzar la paridad que en la empresa tradicional. Si bien seguimos haciendo todo lo necesario por romper el techo de cristal en las empresas, esta opción más abierta y novedosa, aún en construcción, puede representar un espacio conquistable con lo que ya hemos aprendido en otros terrenos.

De acuerdo con estudios del Banco Mundial, la productividad en América Latina y el Caribe podría aumentar un 25% y la pobreza extrema reducirse en un 30% si se impulsara la capacidad emprendedora de las mujeres. Vale la pena apostar a ello.

A las emprendedoras les aconsejo usar todas las fuentes de ayuda que tengan a la mano para avanzar y solidificar sus emprendimientos, unirse a redes de mujeres emprendedoras, capacitarse en negocios, averiguar sobre fondos que financien nuevas empresas, pedir crédito a los bancos y estudiar casos de éxito, entre otras estrategias de empoderamiento.

Estoy segura de que las nuevas generaciones de mujeres vienen equipadas con lo que se necesita para lograrlo y están aprendiendo de las veteranas y veteranos en estas lides.

 

Susana Reina es Psicóloga y Feminista venezolana. Directora Fundadora de Feminismoinc y Presidenta de la Alianza Venezolana Empresarial por el Liderazgo de las Mujeres (AVEM). Vicepresidenta de Desarrollo Corporativo del Grupo Multinacional de Seguros. Socia fundadora de FemData México.

Master en Gerencia de Empresas y Mercadeo. Especialista en Políticas Públicas con enfoque de género. Coach Ontológico Empresarial.

Columnista de Efecto Cocuyo.

Susana Reina es Consultora Visionaria. Visita su espacio haciendo click aquí ⇒⇒

No queremos depender

En este momento, millones de mujeres son proveedoras económicas tanto en países desarrollados como subdesarrollados, como producto de su esfuerzo laboral y sus emprendimientos. Pero a pesar de generar dinero, en su mayoría viven en la pobreza, la desigualdad, la...

leer más

Por una economía más amable con las mujeres

La economía, como cualquier ciencia, es una construcción social, y como toda construcción social bajo el patriarcado, actúa para el privilegio masculino. La vida económica está profundamente influida por historias, estructuras sociales, normas, prácticas culturales,...

leer más

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

+ Sobre tratamiento de datos de los comentarios

RESPONSABLE TRATAMIENTO: VISIONARIAS, S.C.

FINALIDAD:  Publicar el comentario en relación a la noticia.

LEGITIMACIÓN: Consentimiento del interesado.

CESIONES: No se prevén cesiones, excepto por obligación legal o requerimiento judicial.

DERECHOS: Acceso, rectificación, supresión, oposición, limitación, portabilidad, revocación del consentimiento. Si considera que el tratamiento de sus datos no se ajusta a la normativa, puede acudir a la Autoridad de Control (www.aepd.es).

INFORMACIÓN ADICIONAL: política de privacidad