El reto de buscar empleo a los 50

A medida que envejecemos. los seres humanos nos enfrentamos a constantes desafíos, entre ellos, uno de los que más dolores de cabeza puede ocasionar es el desempleo.

En mi caso, mujer con 50 años a punto de cumplir 51 en diciembre, cierro mi negocio tras 23 años como autónoma porque evidentemente no me estaba forrando y el Estado me abandona por completo sin ningún tipo de subsidio, encontrándome de un día para otro en el limbo total.

La mente colapsa, aparece la angustia absoluta y te dices a ti misma que vas a poder con esto.

Desafíos de la búsqueda de empleo a los 50

⇒La discriminación por edad

Uno de los principales desafíos a los que nos enfrentamos las personas mayores de 50 años es la discriminación por edad. Algunos empleadores, no digo que todos, pueden tener prejuicios basados en la idea errónea de que los trabajadores más jóvenes son más productivos. Pero… ¿Qué hay de la experiencia y de las ganas de seguir aportando? ¿Quizá el exceso de formación se puede convertir en un problema? En mi caso ha resultado que sí, que sabía demasiado para ocupar un puesto inferior.

Y mi pregunta es…¿tendría entonces que obviar parte de mi formación por ser «demasiado» para determinados puestos?

«Sólo hay que esperar a que alguien con una mirada diferente y más profunda vea en ti el potencial que tienes y para que eso ocurra hay que tocar muchas puertas, nadie dijo que fuera fácil».

⇒Cambios en el mercado laboral

El mercado laboral está en constante evolución, con nuevas tecnologías y métodos de trabajo. Con 50 años puedes sentirte abrumado por los cambios, pero todos independientemente de la edad hemos tenido que adaptarnos a estos cambios si queríamos seguir creciendo a nivel profesional y evidentemente con 50 años también, o al menos ese es mi caso.

Creo fundamental adaptarse y aprender nuevas habilidades para mantenerse competitivos; de hecho, actualmente estoy matriculada en varios cursos aprovechando el tiempo, aunque posiblemente no pueda ponerlos en mi currículum por saber «demasiado«.

 ⇒ Habilidades y experiecia

No cabe la menor duda de que una persona con una amplia experiencia laboral tiene una serie de capacidades y habilidades que ha ido forjando a lo largo de su carrera y con esto no quiero que se me malinterprete, no digo que una persona recién salida de su carrera, de 20 años, no tenga capacidades y habilidades para resolver lo que un puesto laboral requiera. Lo que quiero decir es que se nos tenga en cuenta por igual independientemente de la edad y del sexo, seamos mujeres, hombres, o elles.

Cómo enfrentarnos con 50 años a los desafíos

⇒Reevaluación de habilidades

Está claro que hay que tomarse un tiempo para evaluar nuestras habilidades y conocimientos y así poder optar a los empleos más adecuados a nuestro perfil,; del mismo modo, identificar nuestras fortalezas y debilidades para determinar cómo poder aplicar nuestra experiencia en el entorno laboral actual es crucial.

Actualización de conocimientos

 Aprovechar el tiempo en la realización de cursos online, talleres o programas de formación para mantenerse actualizado es importante. La educación continua debería ser un punto clave que deberían valorar los empleadores ya que eso demuestra que se está comprometido en mejorar y aprender nuevas habilidades.

En este país, saber de muchas cosas se considera “falta de foco” o la típica frase “quien mucho abarca poco aprieta”. ¿Qué me estás contando? La ignorancia sí que es un lastre, pero imagino que se prefiere un país lleno de ignorantes para que no nos quejemos demasiado y seguir manipulándonos a su antojo.

⇒Networking

 El networking es fundamental para encontrar oportunidades laborales. Conectarse con antiguos colegas, amigos y asistir a eventos puede abrir puertas inesperadas, pero….

¿Qué ocurre cuando esto falla?

Que te vuela la cabeza, literal. Crees que nunca vas a encontrar nada que te haga feliz y que tu vida se ha acabado. ¿Dramático? Sí, la verdad es que sií, muy dramático e irreal porque en realidad nada se ha acabado y todo está por comenzar, pero nuestra mente se asusta y te cuenta historias más terroríficas que los cuentos de Edgar Allan Poe.

Aquí es cuando llega el momento de mirar hacia dentro, y si es necesario pedir ayuda profesional; y sí, me refiero a ayuda psicológica. Gestionar una pérdida de empleo con 50 años no es lo mismo que con 20. A los 50 creemos que el tiempo se agota y esto genera ansiedad.

¿Sabes lo que pienso a veces? “No saben la suerte que tendrían en contratarme” porque tengo tantas ganas de aportar y sumar que me dejaría la piel. Sólo espero a alguien que sepa valorarlo. Confío en el universo; bueno, confieso que a veces pierdo la confianza jjjj.

Estrategias a destacar

Aquí ya nos topamos de frente con la persona que tenemos delante y que nos pregunta la típica frase de ¿que puedes aportar a la empresa?

Demostrar adaptabilidad

Mostrar tu disposición para aprender y adaptarte a nuevas situaciones, al igual que la flexibilidad, me parecen cualidades valiosas. Saber adaptarse a los nuevos retos.

¿Qué con 50 años tú no has tenido retos en tu vida? Eso es mentira; ya con 50 años te aseguro que has superado muchos retos. Siéntate con tranquilidad y piensa que seguro que se te ocurren más de tres.

Ser proactivo

No espero a que las oportunidades lleguen a mi; investigo empresas y envío solicitudes de empleo de manera proactiva, con video incorporado si la plataforma me lo permite y carta de presentación (ahí van todas las armas), y cuando ves que te han descartado, piensas…«¿por qué?» A veces ocurre que ni te descartan y la candidatura sigue ahí meses y meses sin moverse y en ti se crea un halo de esperanza en que quizá la han dejado porque les has gustado, pero ni flores; lo que ha sucedido es que han pasado de ti y ya está. Cuanto más sincera seas contigo misma, mejor.  Cuéntate la verdad siempre aunque duela.

Otra opción es salir a la calle con tu mejor sonrisa a llevar currículum puerta a puerta como se hacía antes. Ese día te levantas con buen humor, te arreglas, y sales ahí fuera a ponerte el mundo por montera. A la primera no pasa nada. A la segunda, se ve que el encargado o encargada no tenía un buen día. A la tercera no te ha mirado apenas porque te veía tan guapa que quizá le daba vergüenza (esto me lo invento). A la cuarta ya la cosa se va poniendo mas fea, frases lapidarias como «sólo cogemos personal de máximo 25 años»«no vamos a necesitar nadie con lo cual ni dejes el currículum», consiguen que decidas dejarlo, y te vuelves a casa. Por hoy ha sido bastante.

No pasa nada, el universo está buscando a la persona adecuada que sepa valorarte.

Conclusión

La búsqueda de empleo a los 50 años es un gran desafío, pero creo firmemente que, con la actitud adecuada, la adaptabilidad y el esfuerzo, es posible encontrar a personas que sepan ver en ti lo que otras no han sabido ver. No todo el mundo sabe reconocer el talento. La experiencia y la madurez deberían ser activos muy valiosos en el mundo laboral actual.

Te cuento una historia

Uno de los mejores violinistas del mundo Joshua Bell tocó durante casi una hora en el metro de Nueva York ante los viandantes y casi nadie se detuvo; la gente no se paraba y marchaban de forma autómata sin saber que estaban escuchando piezas magistrales de Bach y Schubert con un Stradivarius “Gibson Ex Huberman” único en el mundo. Tan sólo una mujer se detuvo a escuchar y supo quién era.

Sólo hay que esperar a que alguien con una mirada diferente y más profunda vea en ti el potencial que tienes y para que eso ocurra hay que tocar muchas puertas. Nadie dijo que fuera fácil.

Que tengas un maravilloso día.

Te dejo mi correo por si tú eres esa persona que ando buscando: hola@vickymoraleda.es

Hola soy Vicky Moraleda, apasionada de la comunicación a la que llevo dedicándome, por suerte, desde hace más de dos décadas en el área formativa empresarial y en el mundo de la belleza.

A lo largo de los años, he aprendido una valiosa lección y es que para hacer crecer un negocio y adaptarse a las cambiantes necesidades del sector, es necesario adquirir conocimientos sobre el mundo empresarial.

Hace años decidí dar un paso más allá y formarme en diversas disciplinas como Marca Personal, finanzas, creación de contenido, email marketing, gestión de redes sociales, copywriting, planificación, entre otros.

Tras más de 20 años formando a profesionales en el mundo de la belleza en enero del 2020 me embarqué en un nuevo proyecto enfocado a emprendedores.

Desde entonces ofrezco varios servicios como:
● Creación de contenido para RRSS
● Consultoría en Marca Personal a negocios
● Formaciones específicas a empresas

Poder guiar y empoderar a otros emprendedores es algo que me encanta y me llena de alegría ver cómo se van cumpliendo sus metas.

Mis conocimientos en el mundo de la empresa junto a la Certificación como Coach por Asesco, han sido determinantes para obtener resultados satisfactorios.

Estoy aquí para ayudarte a potenciar tus habilidades, desafiar tus límites y que logres alcanzar tus metas haciendo que tu negocio venda más.

Te invito a que explores mi web y descubras las diferentes opciones que tengo preparadas para ti.

https://vickymoraleda.es/

hola@vickymoraleda.es

Por una Estética Profesional más sana y sin postureo

En un mundo donde la estética y la imagen personal juegan un papel crucial en la percepción de uno mismo y la interacción con los demás, es esencial explorar cómo podemos abrazar una estética profesional más auténtica y saludable, alejada de las trampas del postureo...

leer más

Una historia de superación personal…

Lo que crees, creas. Que gran frase. La primera vez que la escuché pensé en la gran cantidad de veces que me había propuesto algo y se había hecho realidad. Vengo de una familia humilde. Ya de muy pequeña sentía que no era suficiente. No me preguntes por qué, pero era...

leer más

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

+ Sobre tratamiento de datos de los comentarios

RESPONSABLE TRATAMIENTO: VISIONARIAS, S.C.

FINALIDAD:  Publicar el comentario en relación a la noticia.

LEGITIMACIÓN: Consentimiento del interesado.

CESIONES: No se prevén cesiones, excepto por obligación legal o requerimiento judicial.

DERECHOS: Acceso, rectificación, supresión, oposición, limitación, portabilidad, revocación del consentimiento. Si considera que el tratamiento de sus datos no se ajusta a la normativa, puede acudir a la Autoridad de Control (www.aepd.es).

INFORMACIÓN ADICIONAL: política de privacidad