Navegando aguas emocionales: El arte de tener conversaciones difíciles

En la travesía de la vida, nos encontramos con innumerables conversaciones difíciles. Son esas interacciones cargadas de emociones, donde el corazón late con fuerza y las palabras se sienten como nudos en la garganta. Desde el ámbito laboral hasta el personal, estas conversaciones sensibles pueden ser desafiantes de abordar, pero también ofrecen oportunidades para el crecimiento y la conexión humana.

Recuerdo una de esas conversaciones en mi carrera profesional que resonó profundamente. Era la típica reunión de retroalimentación anual, donde uno de los directores estaba preparándose para evaluar el desempeño de su equipo. El ambiente laboral estaba cargado de nerviosismo y expectativa, porque los resultados del negocio no habían sido los esperados, mientras cada colaborador esperaba ansiosamente su reunión para recibir comentarios y retroalimentación sobre su trabajo.

En una de esas reuniones, observé cómo un líder evitaba abordar los aspectos críticos del desempeño de uno de sus reportes. A pesar de los protocolos establecidos y las herramientas de retroalimentación disponibles, su enfoque se centraba en resaltar lo positivo. Era evidente que le costaba señalar áreas de mejora o errores, quizás por miedo a generar conflictos, herir sentimientos o dañar la relación laboral.

La retroalimentación correctiva se diluía entre elogios superficiales, lo que limitaba el aprendizaje y el desarrollo de esta persona en particular, que, por cierto, bastante que necesitaba mejorar su actitud y desempeño. Los colaboradores de este director, aunque agradecidos por los elogios, luego se me acercaron y comentaron que anhelaban una retroalimentación honesta y constructiva que les permitiera crecer y mejorar en sus roles.

En mi trabajo como coach, también he presenciado cómo las conversaciones difíciles afectan muchísimo nuestras vidas personales. La evasión de enfrentar conflictos emocionales puede crear patrones tóxicos que persisten durante años. Recuerdo a una clienta que evitaba el confrontar un patrón de comportamiento de su mamá, porque era un tema doloroso que había causado fricciones en su relación durante años.

«La evasión de enfrentar conflictos emocionales puede crear patrones tóxicos que persisten durante años.»

El miedo a abrir viejas heridas la paralizaba, y también la mantenía atrapada en un ciclo de dolor y resentimiento. Su silencio prolongado solo alimentaba la brecha entre ellas, llevándola a cuestionar su propia valía y la fuerza de su relación.  En el proceso de coaching la ayude a conocerse mejor y empoderarla para que tuviera estas conversaciones difíciles con su mamá. Lograron sanar esas heridas que las mantenían distanciadas por muchos años.

Es por ello que he aprendido que el arte de afrontar estas conversaciones difíciles es una habilidad invaluable para la vida.  No se trata solo de resolver conflictos, o de dar una retroalimentación correctiva, sino de construir relaciones más auténticas y significativas, de sanar nuestras heridas más profundas. Es como navegar en aguas turbulentas: requiere autoconocimiento, valentía, empatía y una brújula interna de valores.

Un modelo que he encontrado especialmente efectivo es el de Fred Kofman, basado en el concepto de «conversaciones esenciales». Este enfoque nos invita a explorar cuatro pasos fundamentales:

Paso 1.- Observación objetiva: Recuerda una conversación difícil que hayas enfrentado en el trabajo. ¿Cómo describirías los hechos de manera imparcial y objetiva? Separar los hechos de las interpretaciones subjetivas es clave para iniciar el diálogo con claridad y equidad.

Por ejemplo, imagina una situación en la que tu equipo no cumplió con una fecha límite importante para un proyecto. En lugar de atribuir la demora a la incompetencia o la falta de compromiso, podrías describir los hechos de manera objetiva, señalando la fecha límite acordada y el momento real de entrega.

Paso 2.- Sentimientos: Piensa en una situación donde tus emociones estaban a flor de piel. ¿Cómo expresaste tus sentimientos de manera honesta y abierta? Comunicar nuestras emociones de manera auténtica fomenta la conexión y el entendimiento mutuo.

Por ejemplo, recuerda una vez en la que te sentiste frustrado por la falta de reconocimiento en el trabajo. En lugar de reprimir tus emociones o quejándote, podrías compartir abiertamente con tu jefe cómo te hizo sentir la falta de reconocimiento, explicando cómo afectó tu motivación y tu compromiso con el trabajo.

Paso 3.- Necesidades: Reflexiona sobre una conversación difícil en tu vida personal. ¿Cuáles eran las necesidades subyacentes en juego? Identificar nuestras necesidades y las de los demás es el primer paso hacia una solución mutuamente beneficiosa.

Por ejemplo, considera una discusión que hayas tenido con un ser querido sobre la distribución de responsabilidades en el hogar. En lugar de centrarte en los detalles específicos de quién hace qué, podrías explorar las necesidades más profundas detrás de la discusión, como el deseo de sentirse valorado y apoyado en la relación. Cuando sacamos a flote nuestras necesidades mas profundas, se crea una magia en la conversación, porque se descubre lo que de verdad nos importa.

Paso 4.- Solicitudes claras: Imagina una conversación difícil que estés postergando. ¿Qué solicitud específica podrías hacer para avanzar hacia una resolución constructiva? Las solicitudes claras deben ser realistas y orientadas hacia acciones concretas que puedan llevarse a cabo para satisfacer las necesidades identificadas anteriormente.

Por ejemplo, si estás luchando con la comunicación en tu equipo de trabajo, podrías hacer una solicitud clara para establecer reuniones regulares de seguimiento y discusión de problemas. Esto no solo proporcionaría un espacio para abordar preocupaciones, sino que también fomentaría el diálogo, la colaboración y la resolución de problemas en equipo.

Este modelo de Kofman, nos invita a abrazar la vulnerabilidad y la autenticidad en nuestras conversaciones difíciles, transformándolas en oportunidades para el crecimiento personal y profesional. Así que la próxima vez que te encuentres ante una conversación incómoda, recuerda que estás navegando hacia aguas más profundas, donde la verdadera conexión y el entendimiento aguardan.

 

Al final, las conversaciones difíciles son como faros en la oscuridad, guiándonos hacia una mayor comprensión de quienes somos, de saber lo que de verdad nos importa y mostrar el aprecio por los demás. Así que no temas adentrarte en estas aguas emocionales; encontrarás que, en última instancia, son un recurso para sanar nuestras heridas e ir hacia una vida más plena y significativa construyendo relaciones de confianza.

Te invito a abrazar tus propias conversaciones difíciles con valentía y compasión.

¡Que la magia de la comunicación auténtica ilumine tu camino!

Soy una Experta en Desarrollo de Liderazgo, Facilitadora, Coach de Liderazgo Certificada y Mentora de Carrera, comprometida a empoderar a personas y organizaciones de alto desempeño a alcanzar sus resultados más rápido a través de definir una estrategia clara y remover sus barreras internas para que lleguen al éxito personal y de negocios que desean.

Mi misión es potenciar su éxito y confianza como líderes auténticos, fomentando una mayor autoconciencia y autoaceptación para que logren resultados extraordinarios. Mi trabajo con mis clientes lo hago en inglés, español y portugués.

Mi carrera abarca más de dos décadas en el ámbito corporativo como Ejecutiva de Recursos Humanos para América Latina y el Caribe en diversas empresas Fortune 500, donde he acumulado una amplia experiencia apoyando y asesorando a niveles ejecutivos y de alta dirección en el desarrollo de estrategias de talento que optimizan los resultados empresariales.

Me formé como Licenciada en Relaciones Industriales y soy una apasionada por el aprendizaje contínuo, lo que me ha llevado a lograr además de un MBA en Gerencia General, una certificación de Associated Certified Coach (ACC) por la ICF, una certificación de Change Management Practitioner, Certificación como Instructora de Yoga Terapéutico y Restaurativo y Coach Ontológico.

Soy una “nerd” por el crecimiento y por eso mi pasión se extiende más allá de mi vida profesional, disfrutando de  otras actividades que nutren mi Ser como hacer ejercicio, practicar yoga, meditar, viajar, leer,  y hacer pasatiempos que fomenten mi autoconciencia y desarrollo personal.

Página web: Ivett Casanova

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

+ Sobre tratamiento de datos de los comentarios

RESPONSABLE TRATAMIENTO: VISIONARIAS, S.C.

FINALIDAD:  Publicar el comentario en relación a la noticia.

LEGITIMACIÓN: Consentimiento del interesado.

CESIONES: No se prevén cesiones, excepto por obligación legal o requerimiento judicial.

DERECHOS: Acceso, rectificación, supresión, oposición, limitación, portabilidad, revocación del consentimiento. Si considera que el tratamiento de sus datos no se ajusta a la normativa, puede acudir a la Autoridad de Control (www.aepd.es).

INFORMACIÓN ADICIONAL: política de privacidad