Quizás te levantes por las mañanas con dolor de espalda o cuello. O quizás se vaya acumulando a lo largo del día. Quizás ya has probado de todo durante años y sigues sufriendo dolor de espalda. O quizás eres de las que se conforman y aceptan que ese dolor les acompañe...