No hace falta que haya armas de fuego apuntando directamente a la víctima para que se produzca el desenlace final. A veces, solo se necesita un rumor en los pasillos de la empresa. Un mail masivo. O simplemente unas fotografías o un vídeo. Eso se convertirá en el...