Invertir en el talento femenino es un tema de negocios y también de productividad

Escrito por Marita Seara

Claudia  Calvin es mexicana, Internacionalista y consultora en temas tan importantes como igualdad o liderazgo. Ha sido considerada como una de las 100 mujeres más poderosas de México según Forbes México en 2016 y 2017 y entre las 20 Voices de Linkedin en dicho país en 2020. Fue Directora General de Actividades Internacionales y Género en la Presidencia de México (hasta 2006) y la primera mexicana finalista del Premio GEM Tech Awards en 2014, otorgado por vez primera por la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT) y ONU Mujeres.

Claudia es fundadora de una red que cuenta con más de 50.000 mujeres que buscan dar voz a través del Blog, como lo es Mujeres Construyendo y es mentora de mujeres líderes a través de Claudia Calvin Online.

 

Claudia es una referente y una visionaria. Porque quiso dar voz a las mujeres cuando apenas teníamos representación como blogueras en español, a través de Mujeres Construyendo y porque con su trabajo arduo y su pasión por apoyar e impulsar a las mujeres, se ha convertido en una de las grandes voces de México y América Latina.

Para Claudia Calvin, las mujeres no debemos esperar que nos den un lugar en la mesa. Debemos jalar la silla y ya. Sentarnos. Pero sobre todo, debemos aprender a valorar lo que somos. Valorar que tenemos una vivencia, que tenemos una trayectoria, diferente, pero no menos importante. Claudia esta profundamente orgullosa de la edad que tiene y, como ella misma dice, ha renacido a los 50. Su trayectoria no ha sido lineal (como la de los hombres) pero ha sido poderosa. Es una de esas mujeres de las que siempre tienes algo que aprender. Una mujer cuya lucha ha sido dar voz a mujeres e impulsar su liderazgo.

Para Claudia, las mujeres tenemos que aprender a desaprender. “Desaprender el lenguaje, darle un contenido diferente a las palabras y construir la realidad que queremos”.

«Si no ocupamos nosotras nuestro espacio, nos lo van a ganar…por eso hay que llevar nuestro banquito, nuestra silla donde vayamos porque si no nos quieren poner un lugar, pues nos ponemos, nos sentamos en la mesa en el lugar que nos corresponde».

VISIONARIAS: Voy a comenzar la entrevista con una frase tuya muy poderosa. ¿No está tu lugar en la mesa? Jala una silla y siéntate. Háblame de esta frase. ¿Cómo lograr el cambio si no estamos donde debemos estar?

CLAUDIA CALVIN: Con el paso de los años, las mujeres tomamos dos caminos. Pensamos que, porque tenemos edad nuestro valor disminuye; y esto porque existe una cultura generalizada que nos dice “mientras más vieja menos valiosa”. Ves las revistas y parece que belleza es sinónimo de tener 20 años, no tener vida, no tener experiencia, estar callada y solo posar bien. Y ya. ¿Y qué haces con la experiencia? Es como si ser bella fuera sinónimo de tienes que estar calladitacalladita te ves más bonita, no tengas arrugas, no le muestres a la vida que has vivido. No le demuestres al mundo que tienes una historia.

Pero están las otras mujeres, las que de repente han dicho: a ver, no, mi vida es mi vida, he caminado lo que me ha costado.

Las trayectorias de vida de las mujeres son zigzagueantes. Unas optan por la materinidad, trabajan, dejan de trabajar… Nos comparamos con las trayectorias de los hombres, que son lineales. Y por no ser las nuestras lineales, pensamos que este recorrido no es valioso. Y es hora de reivindicarlas.

Me encanta llegar a los 50. Hoy tengo 55, pero a partir de que llegué a los 50, sentí que había renacido. Creo que el activo más valioso que hoy tengo en mi vida es mi experiencia. Y esto es una invitación a las mujeres que te escuchan, a las mujeres que están en tu revista: que valoren y validen su propia experiencia. Nadie tiene mi camino. Nadie tiene mi recorrido. Nadie tiene mi experiencia. Sólo yo. Y eso es suficientemente importante y valioso para abrir la boca, para opinar, para pensar, para crear, para innovar, para atreverme.

Esta idea de que si no hay un lugar en la mesa, jala una silla y siéntate, es lo que nos toca hacer. Porque ha sido una lucha de las mujeres y de las feministas, una lucha que ha generado este espacio político para que exista paridad horizontal y vertical en distintos congresos. Hoy el congreso mexicano es un congreso paritario, lo cual nos enorgullece muchísimo, pero es el producto de la lucha por décadas de las mujeres, de la reforma de 2014 que permite que hoy por ejemplo tenga que haber un congreso paritario.

A lo que voy, señoras, nuestro lugar en la mesa está puesto.  Tenemos que tomarlo porque finalmente nuestra presencia es una presencia política porque lo político se refiere a decidir participar en el poder para tomar decisiones y si nos quedamos calladas, estamos perdiendo espacios. En política los espacios se ocupan. Y si no ocupamos nosotras nuestro espacio, nos lo van a ganar…por eso hay que llevar nuestro banquito, nuestra silla donde vayamos porque si no nos quieren poner un lugar, pues nos ponemos, nos sentamos en la mesa en el lugar que nos corresponde.  

VISIONARIAS: Como una vez comentaste, esa necesidad de pasar de ese espacio de lo privado al espacio de lo público. A nosotras las mujeres nos cuesta muchísimo hablar de ese yo experta

CLAUDIA: Claro Marita. Es que creo que el gran reto de nosotras en pleno 2021 y de aquí hacia adelante, es aprender a desaprender. Y lo que tenemos que desaprender es todo esto que nos han dicho. Las mujeres valiosas son las que están calladitas, en un rincón, que no hablan de sus éxitos. Los adjetivos que para un hombre son atributos, para una mujer son adjetivos descalificativos. Si un hombre es “agresivo”, que bárbaro, es super agresivo en los negocios, siempre dice lo que quiere y va para adelante. Si una mujer es “agresiva”, no trabajes con ella, seguro está en sus días o está menopáusica. Lo vemos en el lenguaje. “Mujer pública” sinónimo de prostituta. Hombre público, hombre que participa en los foros públicos. Tenemos que desaprender el lenguaje, darle un contenido diferente a las palabras y construir la realidad que queremos.

VISIONARIAS: La necesidad del lenguaje y de nombrarnos en el lenguaje.

CLAUDIA: Y de decir esta soy yo. Este es mi éxito. Reconozcamos que tenemos una vocecita adentro que es una voz que si la dejamos salir va a ser una voz de una lideresa, que es una voz que tiene historia, que siente, que piensa, que construye, que innova, que camina y que avanza y todas las llevamos por dentro.

Debemos entender, según nos comenta Claudia, que el liderazgo es la capacidad de incidir, influir, afectar y ayudar a otras personas no a tener una poderosa tarjeta de presentación o una “corner office” en la empresa. El liderazgo lo puede tener cualquier persona, se construye “No nacemos con el ADN de líder” y es aquí cuando las mujeres decimos, “pues llegamos tarde al reparto de liderazgo, le tocó a los señores o a esa mujer porque es muy suertuda. No, eso es algo que llevamos por dentro y que nos permite cambiar nuestra vida y transformar el mundo. Y lo que el mundo y el planeta necesitan hoy, es que el 50% de la población del planeta dejemos de pensar que somos minoría, y que nuestra voz, nuestra existencia, lo que nos duele, lo que nos gusta, es importante hacerlo visible”.

LA CULTURA DE LA IGUALDAD EN LAS
EMPRESAS MEXICANAS

“Invertir en el desarrollo de las mujeres no solo es un tema de derechos humanos, de crecimiento y desarrollos incluyentes, es un tema de negocios y también de productividad. Es inteligente invertir en el desarrollo del talento femenino»

«Hay un estudio en la Universidad de Leeds en el Reino Unido que dice que cuando una empresa incluye a una mujer en el Board, en el Consejo de su Empresa, las posibilidades de que la empresa se vaya a bancarota se reducen en un 20%.

«Tenemos que repensar todo. En México las mujeres trabajan 40 horas de trabajo no remunerado extras versus 7 horas de los hombres. Aparte de las horas de trabajo, hay 40 más de cuidar el perro, la viejita, la mamá, la abuelita, el vecino…organizar todo. Y los señores no.

«Tenemos que desaprender a ver como normal el mundo de antes. Es lamentable que el talento de las mujeres esté dando marcha atrás como consecuencia de la pandemia. El gap del WEF hace 2 años decía que íbamos a tardar 83 años en lograr la igualdad. Después de la pandemia, nos va a llevar más de 130 años».

VISIONARIAS: ¿Qué están haciendo las empresas mexicanas en pro de la igualdad? ¿Ves algún movimiento?

CLAUDIA: Hay un movimiento enorme en todos los países de nuestra región. Están pasando dos cosas. El movimiento de la mujer ha sido tan tan, pero tan fuerte, que las empresas se están dando cuenta de que no pueden quedarse atrás. Yo observo dos tendencias. Por un lado está el marco normativo, pero en el país tenemos un gobierno que ha recortado los recursos para ejercer, desarrollar e implementar los programas a favor de la igualdad. Los programas clientelares para comprar votos los “metió en el Anexo 13” y ha reducido el presupuesto a instituciones encargadas de promover programas de igualdad. Un gobierno que no respeta nuestros derechos y ha declarado a las feministas enemigas número 1 del Estado. Nos encontramos con eso versus un movimiento muy fuerte de las empresas y  de grupos de mujeres dentro de éstas, grupos de igualdad, etc que han presionado para que, primero, se acabe con la Brecha Salarial (que no ha acabado), pero sobre todo con la violencia y acoso laboral.

Claudia Calvin nos comenta que muchas empresas mexicanas están comprometiéndose con las políticas y demandas de grupos en favor de ellas, “pero muchas veces este compromiso está nada más para obtener el Sello de Empresas Socialmente Responsables”. No basta, como afirma, con que las empresas tengan un área o departamento de inclusión y las direcciones y juntas no estén constituidas equitativamente por hombres y mujeres. “Pero también hay grupos que están apoyando a las empresas a crear una cultura de igualdad, a construir espacios seguros”.

«Hay un movimiento de Naciones Unidas que está trabajando en México con el sector privado mexicano por el Pacto Global por la Igualdad para trabajar con empresas del sector privado y el gobierno y construir políticas y rescatar mejores prácticas.

«Hay empresas que tienen conciencia, pero principalmente son las empresas grandes, sobre todo trasnacionales. Se han comprometido más porque tienen esas políticas en sus headquarters, pero como prevalece la regla nacional, no es obligatorio pero prevalece lo políticamente incorrecto que no lo hagan.

«Si ha habido avances pero no en las empresas medianas y pequeñas. Ha habido más avances en las zonas urbanas grandes como en Ciudad de México, Guadalajara y Monterrey. Pero sí hay esta conciencia de que hay que hacer este cambio».

 

Claudia Calvin con Phumzile Mlambo-Ngcuka,
Directora Ejecutiva de ONU Mujeres (2014). Foto de Claudia Calvin

TEJIENDO REDES DE SORORIDAD

VISIONARIAS: Veo muchos movimientos de mujeres, de mujeres emprendedoras que buscan el liderazgo, epoderarse y acuden muchísimo a comunidades de mujeres, networking (el tuyo es el heartworking). Qué está pasando. Veo a las mujeres con muchas ganas de hacer cosas…mucha esfervecencia

CLAUDIA: Creo que esa es la palabra Marita, esfervecencia. Yo también he visto un cambio enorme desde que comencé Mujeres Construyendo en 2008 – 2009 a la fecha. De empezar a recorrer un camino muy en solitario, hoy se van sumando mujeres. Como que el ver que las mujeres se sumen y se tomen codo con codo con otras mujeres, ya no es algo extraño. Existe esta conciencia y esta frase me encanta: solas llegamos más rápido, pero juntas más lejos. Estoy absolutamente convencida de que tejer redes por temas, por intereses, por regiones, por lo que sea nos ayuda porque primero nos hace reconocernos de que no estamos solas, que lo que vivimos no se vive en solitario.

Este tejido de redes, yo estoy absolutamente convencida, de que es necesario porque se pueden tejer redes, de abonar, de apoyar, de constuir. Me hablabas del networking (que yo le llamo hearthworwing: networking con corazón). Hasta la forma de hacer networking entre nosotras, puede cambiar. Y esa es mi apuesta.

En la Escuela Online de Claudia, ella llama a conectar desde lo que pueda cada una aportar. “Quitémosle al networking esa imagen tan utilitaria, de que me conecto contigo para que me des tu tarjeta y ver que te saco. Las mujeres vamos tejiendo redes desde otra perspectiva, nos escuchamos y a lo mejor lo que yo hago en mi trabajo no te sirve, pero mi experiencia de vida sí te puede ayudar para decirte no te quedes ahí, sigue avanzando…es aprender a tejer esas redes de sororidad.

Marcela Lagarde dice: La sororidad es un pacto político entre mujeres con miras a alcanzar objetivos comunes. Y esto le quita mucha paja a la historia. Nos hemos tragado este discurso machista de que mujeres juntas ni difuntas…y la peor enemiga de una mujer es otra mujer…Si alguien te friega, como decimos en México, no lo hace por ser mujer. Te fastidia porque es una persona que tiene broncas. A mi me han fastidiado muchos hombres en mi carrera y también me han fastidiado mujeres.

Un consejo para mujeres que emprenden

 «Primero que respiren muy fuerte y profundo y que empiecen por alguna parte. Las mujeres queremos ser perfectas. Si no tenemos todo el Business Plan…si no tengo mi página diseñada no puedo empezar.

 ¡Señoras, empecemos por cualquier lugar, pero empecemos!

Te vas a equivocar, pero aprendes. Algo muy importante. Busca personas que hayan hecho algo en el área que tú quieres hacer y contáctalas y pregúntales. Y acortas el tiempo.

Así que, yo le diría tres cosas: respiren profundo y empiecen. Empieza con lo que quieres emprender y abre un blog para comenzar a hablar sobre eso, para comenzar a construir tu reputación de marca y empieza a asesorar, a dar mentorías.

El tema es empezar. Y que tu agenda refleje lo que tú quieres.

CLAUDIA CALVIN

MARITA SEARA

Marita es Socia Fundadora y Directora Editorial de Visionarias. Es Periodista, Editora y Consultora Comunicacional con Perspectiva de Género con una experiencia de más de 25 años. Fue Directora de Comunicaciones de VenAmCham, Gerente de Comunicaciones de Conapri y Editora de Business Venezuela. Hace años creó su propio blog, Voces Visibles, para escribir sobre los derechos de mujeres y niñas en el mundo. Ama hacer entrevistas y escribir sobre Emprendimiento Rural, sobre Viajes y, sobre la situación de las mujeres en diferentes ámbitos. De hecho, publicó en Amazon La Mujer. Una Voz que se extiende , además de realizar una serie de entrevistas a mujeres líderes en diferentes sectores y cuyo resultado se puede ver en su EBook: 6 Mujeres por la Igualdad.  Marita apoya y asesora a mujeres +50 a visibilizar sus emprendimientos.

Últimos Artículos

¿Por qué necesitamos mujeres inversionistas?

La escasa presencia femenina en el mundo inversionista también explica la falta de acceso de capital. Una mayor presencia femenina en esta industria es vital para que más mujeres encuentren un respaldo financiero para sus negocios. Se estima que en el mundo solo 2%...

leer más

Otros Artículos

Otros

¿Por qué necesitamos mujeres inversionistas?

La escasa presencia femenina en el mundo inversionista también explica la falta de acceso de capital. Una mayor presencia femenina en esta industria es vital para que más mujeres encuentren un respaldo financiero para sus negocios. Se estima que en el mundo solo 2%...

leer más