Liderazgo femenino: Rompiendo estereotipos

Hoy el liderazgo lo podemos definir como la capacidad de inspirar, influir y guiar a individuos o grupos hacia el logro de un objetivo común. Se trata de las habilidades, cualidades y comportamientos demostrados por un individuo, el líder, quien toma la iniciativa, brinda dirección, toma decisiones y motiva a otros a trabajar juntos de manera efectiva y eficiente. El liderazgo no se limita a posiciones formales de autoridad, sino que puede surgir de cualquier nivel dentro de una organización o comunidad.

Por razones de diferenciación y con la finalidad de enfatizarlo como un tema importante y relevante, en la actualidad se habla por separado del liderazgo de las mujeres o liderazgo femenino. El enfoque en el liderazgo femenino en las discusiones de hoy se deriva de las disparidades históricas y los sesgos que han limitado el acceso de las mujeres a los puestos de liderazgo.

Al destacar específicamente el liderazgo de las mujeres, abordamos la necesidad de rectificar estos desequilibrios y crear un campo de juego más equitativo. Y nuestro rol debe ser el de reconocer las perspectivas, cualidades y experiencias únicas que las mujeres aportan a los roles de liderazgo, lo que enriquece nuestra comprensión del liderazgo en su conjunto. Además, la representación visible de mujeres en puestos de liderazgo sirve como fuente de inspiración y empoderamiento para otras mujeres y niñas, rompiendo estereotipos y animándolas a buscar oportunidades de liderazgo.

Al enfatizar el liderazgo de las mujeres, desafiamos activamente los prejuicios y estereotipos, trabajando para crear entornos inclusivos que valoren diversos estilos y enfoques de liderazgo. Sirve como catalizador para iniciativas específicas que abordan estos problemas y trabajan para crear igualdad de oportunidades para las mujeres en puestos de liderazgo.

«El liderazgo de las mujeres no se trata solo de romper techos de cristal; se trata de romper estereotipos, transformar prejuicios e inspirar una nueva era de liderazgo inclusivo y equitativo. «

Reconocer el liderazgo de femenino también refuerza la idea de que la igualdad de género no es solo un problema de mujeres, sino también de la sociedad donde los hombres debemos tener una acción muy participativa, y que exige la participación y el apoyo de todas las personas para desafiar y transformar las normas y prácticas predominantes. Al promover prácticas de liderazgo inclusivo que valoran las diversas perspectivas y experiencias, allanamos el camino para un futuro más equitativo e inclusivo donde las personas de todos los géneros puedan prosperar como líderes.

Hay muchos ejemplos de numerosas mujeres a lo largo de la historia que han derribado las barreras estereotipadas y realizado contribuciones significativas en diversos campos. Aquí hay algunos ejemplos notables:

Malala Yousafzai: Malala es una activista educativa pakistaní conocida por su defensa de la educación de las niñas. A pesar de enfrentar amenazas y un ataque selectivo por parte de los talibanes, continuó luchando por el derecho de las niñas a la educación. En 2014, se convirtió en la ganadora del Premio Nobel más joven de la historia a la edad de 17 años.

Amelia Earhart: fue una pionera de la aviación estadounidense y la primera mujer en volar sola a través del Océano Atlántico. Sus logros en la aviación desafiaron los roles de género tradicionales e inspiraron a innumerables mujeres a seguir carreras en campos dominados por hombres.

Rosa Parks: destacada activista de derechos civiles que se negó a ceder su asiento de autobús a un pasajero blanco en Montgomery, Alabama, en 1955. Su acto de desafío provocó el boicot a los autobuses de Montgomery, un evento significativo en el movimiento de derechos civiles de EE.UU., y llamó la atención sobre la cuestión de la segregación racial.

Marie Curie: fue una científica pionera y la primera mujer en ganar un Premio Nobel. Hizo contribuciones significativas al campo de la física y la química, incluida su investigación pionera sobre la radiactividad. Los logros de Curie desafiaron las normas de género de su tiempo y allanaron el camino para futuras generaciones de mujeres en la ciencia.

Serena Williams: es considerada una de las mejores tenistas de todos los tiempos. A lo largo de su carrera, ha batido numerosos récords y ha hecho añicos los estereotipos sobre el atletismo de las mujeres en los deportes. Williams también ha sido un defensor de la igualdad de género y una inspiración para muchos atletas jóvenes.

Oprah Winfrey: Oprah es una magnate de los medios, filántropa e influyente presentadora de programas de entrevistas. A pesar de enfrentar adversidades y desafíos tempranos en su vida, saltó a la fama y se convirtió en una de las mujeres más influyentes y exitosas en la industria del entretenimiento. Winfrey ha utilizado su plataforma para abordar importantes problemas sociales y empoderar a otros.

Estos son solo algunos ejemplos de grandes mujeres que desafiaron el estatus quo; por supuesto que hay muchas otras mujeres que han roto las barreras estereotipadas en varios campos, desafiando desde las normas sociales, hasta defender sus propios derechos, lo cual ha allanado el camino para las generaciones futuras de mujeres que se inspiran en ellas. Sus logros sirven como inspiración y un recordatorio de la importancia de la igualdad y las oportunidades para todos.

Las mujeres y a menudo las líderes del mundo exhiben una serie de excelentes atributos y cualidades como empatía, inclusión, resiliencia y excelentes habilidades de comunicación. Traen diversidad de pensamiento, promueven la equidad y fomentan entornos donde se valoran las contribuciones de todos.

El liderazgo femenino destaca la importancia de la representación y se esfuerza por crear igualdad de oportunidades y representación para las mujeres en todos los niveles de liderazgo. Entre los atributos que contribuyen a su eficacia como líderes tenemos, la colaboración y el trabajo en equipo; la creación de entornos inclusivos; la comunicación efectiva; y, la resiliencia.

En este último, las mujeres han demostrado que al navegar a través de las barreras sociales y superar los desafíos basados en el género, las hace más expertas en manejar la adversidad, adaptarse al cambio y recuperarse de los contratiempos, que son cualidades esenciales para un liderazgo exitoso.

«El que las sociedades se enfoquen en generar y desarrollar más mujeres líderes va a requerir un enfoque más holístico que aborde las barreras y los desafíos sistémicos subyacentes que enfrentan las mujeres. ¿Se podrá logar? Si lo hacemos de una forma consciente, la respuesta es sí.. «

Al hablar de las cualidades únicas que a menudo se asocian con las mujeres, podemos destacar varios aspectos:

  • Inteligencia emocional: Las mujeres son frecuentemente reconocidas por su capacidad para comprender y empatizar con las emociones de los demás. Esta inteligencia emocional puede contribuir a su naturaleza de apoyo y crianza, lo que los convierte en excelentes cuidadores, oyentes y amigos.
  • Empatía: las mujeres tienen naturalmente altos niveles de empatía. Esto les permite comprender y conectarse con las emociones, preocupaciones y necesidades de los miembros de su equipo. La empatía permite una comunicación eficaz, la resolución de problemas y el fomento de relaciones positivas en el lugar de trabajo.
  • Multitasking: las mujeres a menudo muestran habilidades excepcionales para realizar múltiples tareas. Esta habilidad les permite manejar múltiples responsabilidades simultáneamente, como administrar las tareas del hogar, seguir una carrera y cuidar a los miembros de la familia.
  • Intuición: Las mujeres poseen un agudo sentido de la intuición. Esta intuición puede guiarlos en la toma de decisiones, la resolución de problemas y el reconocimiento de emociones subyacentes o dinámicas sociales. A menudo sirve como un activo valioso en varios contextos personales y profesionales.
  • Colaboración: se ha demostrado que las mujeres poseen un enfoque colaborativo de las interacciones. Tienden a priorizar la creación de conexiones, el fomento del trabajo en equipo y la consideración de las perspectivas de los demás. Este enfoque inclusivo puede ser fundamental para crear entornos armoniosos y de apoyo.
  • Resiliencia: Las mujeres a menudo demuestran una notable resiliencia frente a los desafíos. Navegan por las expectativas sociales y superan los obstáculos para lograr objetivos personales y profesionales, reforzando su determinación y perseverancia.
  • Creatividad e innovación: las mujeres contribuyen significativamente al mundo de las artes, el diseño, las ciencias, el espíritu empresarial y otros campos. Sus diversas perspectivas y su pensamiento imaginativo a menudo conducen a ideas y soluciones innovadoras.

En las mujeres, obviamente estas cualidades son diferentes y se enfocan desde distintas perspectivas, lo que puede enriquecer a la sociedad al promover la inclusión y permitir una amplia gama de perspectivas y contribuciones. Pero obviamente no todo es así de sencillo. Sabemos que lamentablemente las mujeres enfrentan diversas barreras y desafíos que pueden tener un impacto en su vida personal, profesional y social.

Empoderar a las mujeres implica crear un entorno en el que tengan igualdad de oportunidades, derechos e influencia en varios aspectos de la vida.

Aquí hay algunas maneras con las que podemos empoderar a un mayor número de mujeres:

  • A través de una mejor educación.
  • Con mayor empoderamiento económico.
  • Incluyendo leyes y políticas en pro de la igualdad de oportunidades.
  • Priorizando la salud y el bienestar de las mujeres.
  • Promoviendo la representación de las mujeres en puestos de liderazgo.
  • Abordando y cuestionando las normas sociales y las actitudes culturales. 
  • Fomentando representaciones diversas y positivas de las mujeres en los medios, la ciencia, las artes y el entretenimiento, rompiendo con los estereotipos dañinos y promoviendo modelos a seguir que inspiren a las mujeres y las niñas.

 A continuación les presento algunas estrategias que pueden ayudar en este importante tema:

⇒ Promover la igualdad de oportunidades: Crear políticas e iniciativas que garanticen el acceso equitativo a la educación, el desarrollo profesional y los programas de liderazgo para las mujeres. Fomentar prácticas de contratación diversas y trabajar para eliminar la discriminación por motivos de género.

Fomentar la tutoría y el patrocinio: establecer programas de tutoría que conecten a las mujeres con líderes con experiencia en sus campos. Los programas de patrocinio también pueden desempeñar un papel crucial en la defensa del avance de las mujeres al brindar oportunidades, visibilidad y apoyo.

Empoderar a las mujeres a través de la capacitación y el desarrollo: Ofrecer programas de capacitación y desarrollo de liderazgo específicamente adaptados a las necesidades de las mujeres. Esto puede incluir el desarrollo de habilidades como la negociación, la comunicación y la autodefensa, así como abordar la brecha de confianza que a menudo afecta a las mujeres.

Desafiar los sesgos y estereotipos de género: crear conciencia sobre los sesgos inconscientes y los estereotipos de género que obstaculizan el progreso de las mujeres. Implementar programas e iniciativas de capacitación en diversidad para crear culturas de trabajo inclusivas donde las mujeres puedan prosperar.

Apoyar el equilibrio entre la vida laboral y personal y las políticas de licencia por paternidad: Asegúrese de que las políticas en el lugar de trabajo respalden un equilibrio saludable entre la vida laboral y personal y brinde opciones de licencia por paternidad tanto para mujeres como para hombres. Esto ayuda a reducir la carga sobre las mujeres y fomenta una mayor participación en roles de liderazgo.

Involucrar a los hombres como aliados: promover la participación de los hombres como aliados activos en el avance de la igualdad de género. Anime a los hombres a defender el liderazgo de las mujeres, desafiar los sesgos y participar en programas de tutoría y patrocinio.

Promover la visibilidad y representación de las mujeres: buscar activamente aumentar la representación de las mujeres en puestos de liderazgo en diversas industrias y sectores. Destacar los logros y las historias de éxito de mujeres líderes para inspirar y motivar a otras.

Abordar la interseccionalidad de la discriminación: reconocer los desafíos únicos que enfrentan las mujeres de diversos orígenes, incluidas las mujeres de color o las mujeres con discapacidades. Implemente estrategias que aborden estas barreras interseccionales y aseguren la inclusión.

Crear políticas y prácticas de apoyo: Desarrollar políticas como arreglos laborales flexibles, medidas contra el acoso y la discriminación, y prácticas de equidad salarial que apoyen el liderazgo de las mujeres y creen un entorno inclusivo.

Debemos recordar que el permitir que más mujeres sean líderes requiere compromiso y colaboración a largo plazo, pero que es clave para continuar generando las oportunidades para que más y más mujeres sean lideres y ejemplos para las futuras generaciones. Por ende es necesario involucrarnos todos y traer a todas las partes interesadas (individuos, organizaciones, gobiernos y la sociedad en su conjunto) para que juntos logremos impulsar un cambio más significativo.

Como conclusión puedo decir que el liderazgo femenino en el contexto actual se refiere al papel y el impacto de las mujeres en posiciones de liderazgo e influencia en los diferentes sectores de la economía.

Ello incluye conocer y analizar las cualidades, experiencias y perspectivas únicas que las mujeres aportan a los roles de liderazgo.

Ya conocemos que los aspectos clave del liderazgo femenino incluyen el que las mujeres líderes priorizan la promoción de la equidad de género, abordando los sesgos y creando entornos inclusivos; que las mujeres líderes a menudo exhiben niveles más altos de empatía e inteligencia emocional que los hombres, fomentando las relaciones y fomentando las culturas de trabajo; que enfrentan el desafío de equilibrar las responsabilidades de liderazgo con los roles familiares o de cuidado, abogando por el equilibrio entre el trabajo y la vida; que valoran la autenticidad, aceptan sus perspectivas únicas y lideran con integridad. Y, donde las mujeres líderes demuestran resiliencia, persistencia y determinación para sortear obstáculos y prejuicios.

Todas estas ideas están respaldadas por investigaciones, publicaciones e iniciativas centradas en el liderazgo de las mujeres, la igualdad de género y las prácticas de liderazgo inclusivo.

Entre las investigaciones sobre Género y Liderazgo puedo mencionar a Alice Eagly, Linda L. Carli y Deborah Tannen quienes han contribuido ampliamente a la comprensión de las dinámicas de género y liderazgo.

Y adicionalmente hay excelentes informes y publicaciones de organizaciones como Catalyst, McKinsey & Company, el World Economic Forum y la ONU. Es importante tener en cuenta que, si bien estos aspectos se asocian comúnmente con el liderazgo femenino, no son exclusivos de las mujeres, y los hombres también pueden exhibir estas cualidades y contribuir a la igualdad de género y el liderazgo inclusivo.

Para finalizar, todos los avances en pro del liderazgo femenino representan un progreso hacia la igualdad de género y necesariamente para la humanidad en general.

Todos los avances otorgan una mayor representación y reconocimiento de las contribuciones únicas de las mujeres en puestos de liderazgo.

Por supuesto que falta mucho por mejorar y por alcanzar en esta importante materia, por lo que invito a todos a que seamos parte de estos logros y avances y seamos promotores de la mujer y del liderazgo femenino.

REFERENCIAS

  • Mujeres publican informes y artículos que destacan la importancia del liderazgo de las mujeres.
  • Iniciativas de liderazgo de mujeres: varias organizaciones e iniciativas se enfocan en promover el liderazgo de las mujeres y brindan recursos, capacitación y oportunidades de tutoría para mujeres líderes aspirantes. Los ejemplos incluyen la organización Lean In, los Programas de Desarrollo de Liderazgo de Mujeres en escuelas de negocios y redes de liderazgo de mujeres dentro de asociaciones profesionales.

 

Luis Vicente García es coach de rendimiento empresarial, conferencista internacional, autor de dos libros en materia de Franquicias y co-autor de 15 libros best-sellers internacionales junto con personalidades de la talla de Brian Tracy, Marshall Goldsmith, Jack Canfield y Joe Vitale, entre otros.

Es economista graduado de Georgetown University, con un MBA y especializaciones en Gerencia, Finanzas, Liderazgo Organizacional y Psicología Positiva. Es profesor en la UNIMET desde 2014, dictando clases de gerencia y liderazgo en los Diplomados de Gerencia Integral de Franquicias y Gerencia de Empresas de Servicios, y es profesor invitado en la UCAB y la Universidad Rafael Urdaneta.

Fue presidente de la Junta Directiva de Profranquicias (2017-2019). Es articulista para Visionarias, Inspirulina y El Nacional, creador de #MOTITUD y hoy se desempeña como embajador de Buena Voluntad de Goodwill Venezuela, editor en jefe de la revista Business Venezuela y Gerente General de Venamcham.

Los hombres “sí” podemos ser feministas

Los hombres “sí” podemos ser feministas

Ser feminista hoy significa defender la igualdad de género en todos los aspectos de la vida, así como luchar por la igualdad de derechos, oportunidades y trato para personas de todos los géneros. El feminismo abarca una amplia gama de temas que van desde los derechos...

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

+ Sobre tratamiento de datos de los comentarios

RESPONSABLE TRATAMIENTO: VISIONARIAS, S.C.

FINALIDAD:  Publicar el comentario en relación a la noticia.

LEGITIMACIÓN: Consentimiento del interesado.

CESIONES: No se prevén cesiones, excepto por obligación legal o requerimiento judicial.

DERECHOS: Acceso, rectificación, supresión, oposición, limitación, portabilidad, revocación del consentimiento. Si considera que el tratamiento de sus datos no se ajusta a la normativa, puede acudir a la Autoridad de Control (www.aepd.es).

INFORMACIÓN ADICIONAL: política de privacidad