Sobre la búsqueda de la felicidad y otras quimeras…

Dícese de la felicidad que es “el estado de ánimo de una persona que se siente plenamente satisfecha por gozar de lo que desea, o por disfrutar de algo bueno (tangible o no) en su vida”.

Podríamos debatir horas sobre cómo cada quien interpreta qué es ser feliz, o qué significa puntualmente la felicidad, pero en este artículo voy a dejar los debates para otro momento.

El asunto es que a nosotras las mujeres, la felicidad así definida suele “asaltarnos” de maneras inesperadas, variopintas, y en general, demasiado breves para nuestro gusto…

Breves porque, en parte, la misma esencia de ser feliz es inasible, fugaz y atemporal, e inesperadas porque no siempre nos reconocemos felices, aunque en esencia tengamos muchos motivos para serlo: es que nuestro pequeño monstruo interno y su vocecita implacable, se encargan de que no le prestemos atención a esa “perorata” sobre la felicidad, ni a todas las diminutas “partecitas” que la componen…

”Pequeñeces” cotidianas que podrían surgir, como si tal cosa, y manifestarse con mucha claridad para corrernos el “velo” de nuestra ceguera, bailándonos en la cara una danza colorida y alegre, con arabescos y tintinear de cascabeles, de manera que podamos reconocer inmediatamente…”Oh, oh…parece que después de todo, esto era ser feliz nomás”.

Porque sí, señoras, cuesta a veces reconocerlo, pero la felicidad no es una búsqueda, sino un hallazgo.

Me animo a aseverar que estos, nuestros “olvidos”, están asociados en primer lugar a la forma frenética de vivir instaurada en la cultura occidental – hagamos lo que hagamos con un tesón digno de titanes – y que encarnamos todos los días de nuestra existencia, dicho sea de paso, no garantizados para nadie en esta bendita Tierra.

En segundo lugar, olvidar esas cotidianeidades que damos por sentado, implica mantener en estado “anestesiado” a nuestro Ser, que va siguiendo “el curso de las cosas”, aletargado y mustio, opacado por la asfixia que le provoca “el qué dirán”, lo que “se espera” de nosotras, la “entrega total” de esfuerzos, tiempo, energía y pseudo voluntades para complacer a otros, más mil y una cuestiones desabridas que no le dan el espacio que merece, para cada una de nosotras, único.

He descubierto que cuanto más loca la vida se vuelve, tanto más necesitamos ese espacio simplemente para cuidarnos, para que la pausa nos aleje de vorágines “ruidosas” y podamos fundirnos con nuestro silencioso universo femenino para honrarlo y mimarlo, de la forma que sintamos.

Y si nos atenemos a las fechas que se avecinan, no está de más que sumemos nuestra eterna catarata de corridas: cerrar el año abriendo la agenda para programar el próximo, “cumplir” con demasiados compromisos autoimpuestos, reunirnos con amigas, ir a o convocar festejos, concurrir a eventos, hacer las compras navideñas, porque bueno, en general se espera que las hagamos nosotras (tarea que si bien nos gusta, nos agota), etc.

Bueno, esta lista no es muy extensa, pero aún así genera stress de tan solo leerla, aunque sigamos apostando a que somos “todopoderosas”, lo cual sabemos muy bien que también es obviamente, una quimera…

Al igual que lo son las insípidas e inevitables negociaciones familiares que quisiéramos coordinar con tiempo suficiente para saber con quién/es pasar las Fiestas, no vaya a ser cosa que a último momento y después del desgaste con el trajín previo, todos, menos nosotras, estén enterados de los lugares de reunión (que por supuesto, siempre pueden cambiar… también a último momento…).

Todo esto y mucho más metido a presión en el lapso de apenas un mes…Locura total.

Pero volviendo al Ser… sobre el que mucho se ha dicho, se escribió y se sigue hablando y escribiendo. Ejemplos: que es una “porción elevada y pulida” del alma; nuestro “Yo Superior”; una “chispa” de la “sopa cuántica”; un “soplo del Espíritu” (dependiendo de la cultura, del Espíritu Santo, del Gran Espíritu, de la Fuente Sagrada Universal, etc.).

Sea lo que sea, es innegable que lo descubrimos cada vez con más fuerza, especialmente cuando al encontrarnos con nosotras mismas (finalmente, ¡Aleluya!), reconocemos su enorme poder de vivificarnos, infundirnos paz y devolvernos la alegría en formas simples, pero clarísimas.

Tampoco voy a explayarme aquí sobre el Ser. Hay tanto material disponible en artículos – inclusive científicos – y videos en internet, que bien vale la pena indagar por cuenta propia.

Para muestra, baste este “botón”: “La revolución de la física cuántica” – María Victoria Fonseca – 2023 (Ver vídeo)

Lo que sí haré, es contarles desde mi experiencia qué puede ayudarlas a sentirse un poco más felices, en particular en las próximas semanas.

Lo primero es agregarnos a nosotras mismas a la lista de actividades que armemos, esto es, obligarnos a tomar un tiempo para relajarnos, conectar con nuestros cuerpos y mundo interno y disfrutar de un “desenchufe” cotidiano, a como de lugar.

He descubierto que cuanto más loca la vida se vuelve, tanto más necesitamos ese espacio simplemente para cuidarnos, para que la pausa nos aleje de vorágines “ruidosas” y podamos fundirnos con nuestro silencioso universo femenino para honrarlo y mimarlo, de la forma que sintamos.

Ese cuidado personal es un tiempo o una actividad que nos fortalece y renueva en lugar de robarnos la energía. Es una forma natural de centrar la unidad cuerpo-mente-espíritu cuando nos sentimos sobrecargadas y abrumadas, y nos reúne con eso que no conocemos mucho y que solemos llamar nuestro Ser.

Está comprobado que cuando estamos constantemente enfocadas en lo que “tenemos que hacer” en el mundo exterior, es muy difícil reconocer nuestros verdaderos valores, puntos de poder y de amor (que como bien sabemos, no podemos compartir a menos que lo hayamos cultivado dentro de nosotras primero).

Seamos francas: ¿Cuántas de nosotras nos ponemos en el listado de prioridades que armamos en esta época (o en todas las épocas)? No muchas. La mayoría repetimos cual mantra: “Cuando tenga tiempo, me ocuparé de mí”. Y si bien es cierto que hacernos cargo de cuidar nuestra vida es para nosotras bastante difícil de lograr en cualquier momento del año, cada Diciembre se hace prácticamente impensable, debido a que todo sucede a una velocidad increíble.

⇒ ¿De qué manera encontrar tiempo para una misma?

Simplemente comprometiéndote a estas 3 cosas:

  1. NO programar ni hacer más de lo que puedas
  2. Decir NO más seguido en esta época
  3. Agendarte cada día entre las prioridades en tu agenda.

¿Y qué podemos hacer una vez que nos tomamos ese tiempo?

Para cada quien la respuesta será distinta, aunque lo seguro es el primer paso: abrazar la incertidumbre y rendirnos ante lo que no podemos controlar (lo cual descarta inmediatamente cargas mentales innecesarias).

Y luego practicar cualquier cosa activa o pasiva que nos ayude tanto a calmar la mente como a centrarnos, y nos ofrezca la oportunidad de conectarnos con nuestra intimidad, “lugar» desde el que siempre deberíamos vivir.

Algunos ejemplos conocidos: respirar consciente y profundamente, caminar, pasar tiempo con mascotas, realizar ejercicios de meditación guiada y/o mindfulness, practicar alguna disciplina oriental para regular tu energía vital (yoga, qigong, tai chi, etc), andar en bici, caminar descalza sobre el pasto o la playa (grounding), conducir fuera de la ciudad, leer, escribir, detenerse a tomar algo en tu cafetería preferida, bailar, buscar formas de reírte a carcajadas, crear algo con tus manos, tomar un largo y burbujeante baño de inmersión, en fin, todas aquellas cosas que te guste hacer, te brinden mayor plenitud psico-física y por ende te hagan sentir renovada, rejuvenecida…feliz.

Pero hay dos ingredientes necesarios para reconocernos felices que no puedo soslayar, y que todas debemos incluir para que el velo no vuelva a taparnos la vista de lo más importante: nuestro amor propio. Ellos son: la gratitud y la generosidad.

Sobre la primera, las invito a leer un artículo que escribí en mi blog en 2021, donde comento su enorme importancia, en particular si tienen personal a cargo (artículo completo aquí).

Digo allí: Según un estudio que llevó a cabo el Institute of Heart Math (USA) las personas agradecidas mejoran el funcionamiento de su corazón, tienden a enfermar menos y son, en general, más felices, productivas y generosas. Además, se ha comprobado que difícilmente dan cabida a pensamientos y sentimientos negativos como el resentimiento o la envidia.  En síntesis: Son capaces de sentir genuina gratitud, precisamente porque eligen ver lo mejor de sí mismas y de cada persona, disculpan con facilidad e interactúan siempre desde esa visión interna”.

Está comprobado que la gratitud profunda y genuina emerge cuando abrazamos ambos lados de un individuo, experiencia u objetivo: aquél que nos gusta y el que no. De otra forma, vivimos en la fantasía de creer que los demás – y nosotras mismas – somos de una sola manera (siempre positiva, amable, alegre, etc) y esto es falaz. Aunque no lo queramos reconocer, podemos lastimar a otros, y aunque resistamos, no siempre demostramos empatía ni contamos con el mejor de los humores…y así sucede con los demás ¿les “suena”?

Pero esto no es novedad, para nada… es un concepto implícito en el símbolo milenario Chino del Ying-Yang. Existe oscuridad en la luz, y luz en la oscuridad. En todo y en todos. Sin embargo, el equilibrio que surge del movimiento de ese círculo dividido en luz y sombra, encarna un balance saludable: abrazar los opuestos sin juzgar ni juzgarnos genera un sentimiento de gratitud que se queda con nosotros para continuar creciendo.

Además, fisiológicamente, la gratitud provoca que sangre, glucosa y oxígeno lleguen rápidamente a la corteza cerebral, lo cual activa los lóbulos prefrontales o parte del cerebro que nos brinda la capacidad de reflexionar y pensar antes de hablar o contestar, entre otras maravillosas cosas, fruto de su capacidad llamada Neuroplasticidad (flexibilidad de las neuronas de cambiar y adaptarse durante toda nuestra vida).

Por otro lado, van cuatro insights y efectos no definitivos pero comprobados de una investigación realizada en el Greater Good Science Center (USA) sobre los beneficios psicológicos “entre bambalinas” sobre la gratitud.

La gratitud nos libera de emociones no deseadas y pensamientos nocivos, obsesivos o tóxicos.
Ser agradecidos nos ayuda aún si no lo creemos así, o no compartimos el agradecimiento.
Los beneficios de la gratitud toman tiempo en establecerse: Lo que hacemos hoy con gratitud y generosidad, quizá no tenga “resultados” a la vista en lo inmediato, pero estos siempre, indefectiblemente, llegarán.
La gratitud tiene efectos positivos prolongados en nuestro cerebro, mente y cuerpo.

En cuanto a practicar la generosidad, los neurocientíficos coinciden en señalar que hay varios efectos positivos y recompensas “neuronales” por la acción de dar y la de sentir gratitud al hacerlo.

De hecho, a través de investigaciones y testeos realizados por la Dra Christina Karns, Ph.D. y su equipo, (investigadora en la Universidad de Oregon, USA, quien trabaja en la intersección de emociones, neurociencia social, atención y neuroplasticidad en el Greater Good Science Center) comprobaron que las personas más agradecidas suelen ser las más altruistas, llegando a determinar con estadísticas, la medida en la que el altruísmo puede predecirse dado el nivel de gratitud demostrado, y viceversa: cuando somos generosos, recibimos gratitud de los demás, y esto amplía nuestra capacidad de repetir las experiencias y transforma cualquier embotamiento neuronal en un oasis mental.

En síntesis: Los caminos que recorremos no están pavimentados con rosas, ni somos paladinas de la “buena onda” todo el tiempo, y lo sabemos.

Pero como dije antes: la felicidad es un hallazgo, debemos por todos los medios evitar ser arrastradas por el tiempo que nos pega latigazos en esta época, y hacernos responsables de nosotras, como más nos guste y con la mayor frecuencia posible.

Para que Diciembre y lo que hagamos en el mes deje de ser una tortura, y lo podamos vivir plenamente como si incorporáramos las imágenes brillantes de un calidoscopio a cielo abierto…siempre movedizo, colorido, diferente y atrapante.

¡Muy Felices Fiestas!

Mónica Arias

Hola! Soy Mónica Arias, madre de dos seres humanos geniales, Consultora y entrenadora en Comunicación de Excelencia para empresas, NeuroCoach ejecutiva con visión holística, Disertante internacional bilingue y Profesora de Oratoria Creativa.

Poseo más de 20 años de experiencia corporativa, y fue a raíz de las falencias en comunicación que observé durante ese tiempo que decidí comenzar mi camino emprendedor hace ya varios años.

Me encanta ayudar a transformar positivamente la calidad en la comunicación y en las relaciones – Cultura – dentro de las organizaciones. Enseñar, en especial a las mujeres líderes, a brillar como disertantes, y acompañar a las personas en su crecimiento y transformación para evolucionar en su vida cotidiana y su trabajo.

Mi lema es: «Nada cambia si nada cambia»

La «maestría femenina» en Liderazgo se demuestra andando

Liderar cambios con maestría no requiere de super poderes ni de fórmulas extrañas. Se trata de aceptar que para iniciarlos hace falta mucho coraje, y que para sostenerlos se debe demostrar el ejercicio de esa maestría en dos niveles. Las mujeres líderes intuitivamente...

Márgenes versus evolución: reivindicando el universo femenino

Fuente: FreepikMucho antes de que los griegos (mejor dicho, las griegas) dieran a luz figuras insignes como Platón, Aristóteles o Sócrates, existió un tiempo en que los pueblos se organizaban en tribus lideradas por mujeres. Ellas establecían las leyes, administraban...

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

+ Sobre tratamiento de datos de los comentarios

RESPONSABLE TRATAMIENTO: VISIONARIAS, S.C.

FINALIDAD:  Publicar el comentario en relación a la noticia.

LEGITIMACIÓN: Consentimiento del interesado.

CESIONES: No se prevén cesiones, excepto por obligación legal o requerimiento judicial.

DERECHOS: Acceso, rectificación, supresión, oposición, limitación, portabilidad, revocación del consentimiento. Si considera que el tratamiento de sus datos no se ajusta a la normativa, puede acudir a la Autoridad de Control (www.aepd.es).

INFORMACIÓN ADICIONAL: política de privacidad