Empleo Femenino y Covid: Radiografía en Cifras

Laura Ingino, RE_Empleo Femenino y Covid, Reporte Especial

Escrito por Laura Ingino

A continuación reflejamos algunas cifras de cómo la pandemia ha afectado al empleo femenino en América Latina, El Caribe y el Mundo.

En 2020, la pérdida de empleo de las mujeres se situó en un 5%, frente a un 3,9% en el caso de los hombres. En otras palabras, 64 millones de mujeres perdieron su empleo durante la pandemia (OIT).

Ámbito Laboral de la Mujer en América Latina, El Caribe y El Mundo

  • Las mujeres están perdiendo sus empleos a un ritmo mucho mayor que los hombres. La tasa de desocupación de las mujeres llegó al 12% en 2020, porcentaje que se eleva al 22,2% si se asume la misma tasa de participación laboral de las mujeres de 2019  (CEPAL).
  • Los efectos de la crisis sanitaria han afectado el empleo de las mujeres de todo el mundo, sin embargo las mujeres en América Latina y el Caribe son las que sufrieron la mayor pérdida de empleo registrando una contracción del 18% frente al 14% del empleo masculino, entre el primer y segundo trimestre de 2020 (Maurizio, 2021a). (Informe OIT – Serie Panorama Laboral en América Latina y el Caribe 2022).
  • Según cifras de la CEPAL, la pobreza en el presente año se incrementará 37,3% y alcanzará a 231 millones de personas, de las cuales  alrededor de 118 millones de ellas mujeres.
  • La reducción de la actividad económica afecta en primera instancia a las trabajadoras informales  (ONU Mujeres).
  • La pandemia ha exacerbando diversas formas de desigualdad, desde la intensificación de las desigualdades de género hasta la ampliación de la brecha digital. Los cambios en la composición de las relaciones de trabajo –como la dependencia del empleo informal por cuenta propia para ganarse la vida, el aumento del trabajo a distancia y las diversas tendencias en materia de trabajo temporal– podrían deteriorar la calidad de las condiciones de trabajo. (Según informe de la OIT, Perspectivas sociales y del empleo en el mundo, Tendencias 2022).
  • Más de la mitad de las mujeres trabaja en sectores de alto riesgo de ser afectados por la contracción económica: comercio, trabajo doméstico, manufacturas, turismo, servicios administrativos, actividad inmobiliaria y el sector salud (ONU Mujeres).
  • Las mujeres representan una inmensa mayoría de los puestos de trabajo en sectores de servicio de baja remuneración, que han cerrado sus puertas debido a las medidas de confinamiento por Covid. Las estimaciones porcentuales de la participación de la mujer por estas causas, son las siguientes: A nivel Mundial: **61% en el sector de las actividades artísticas, de entretenimiento y servicios conexos; **54% en los servicios de alojamiento y alimentación. En Europa, por pérdida de ingreso causada por despido y reducción de jornada laboral: **Mujeres: -8,1%; **Hombres: -5,4%. En República de Corea (Período enero-abril 2020): Mujeres perdieron 14% de sus horas de trabajo semanales y los hombres 12% de sus horas de trabajo semanales. (OIT).
  • Según estimaciones de la Organización Internacional de Trabajadores (OIT), el 70,4% de las trabajadoras domésticas han estado afectadas por las medidas de la cuarentena, por disminución de la actividad económica, desempleo, reducción de las horas o pérdidas de salarios. NOTA: El trabajo doméstico supone entre el 14,3% y el 10,5% del empleo de las mujeres en la región y más del 77,5% operan en la informalidad.
  • En el impacto de la crisis por la pandemia, las mujeres rurales, indígenas y afrodescendientes se enfrentan a obstáculos para acceder a recursos productivos como el agua, la tierra, insumos agrícolas, financiamiento, seguros, capacitación, entre otros; a esto se suman diversas barreras que les dificultan comercializar sus productos en los mercados. 6 millones de mujeres rurales de la región corren el riesgo de caer en la pobreza extrema (ONU Mujeres).
  • 7 de cada 10 trabajadores fueron mujeres, dedicadas a la atención de la salud y el trabajo del cuidado, como actividades más esenciales de las que han dependido todas las demás durante la pandemia. Estudio que se evidenció en 147 de los 189 países de la OCDE.
  • Las mujeres, que representan la mayor parte del personal sanitario de todo el mundo, se enfrentan a mayores riesgos para la salud en su trabajo diario, debido a la exposición a la infección por COVID-19 y al aumento de la ansiedad, la depresión y el insomnio como consecuencia del estrés laboral. En China se constató que padecían depresión (50 por ciento), ansiedad (45 por ciento) e insomnio (34 por ciento). En Italia, los problemas de salud mental serían especialmente graves entre el personal sanitario femenino joven. En Portugal, las encuestas indicaron que el 15 por ciento de los profesionales de la salud consideraban que sufrían niveles moderados o importantes de depresión y el 57 por ciento respondió que dormía «mal» o «muy mal». (Consejo Internacional de Enfermería).
  • La sobrecarga de trabajo no remunerado es un obstáculo en el empoderamiento económico de las mujeres y su autonomía, afecta principalmente a las mujeres en los hogares más pobres – hasta 39% más del tiempo. A causa del cierre de escuelas, centros educativos y guarderías por causa de la pandemia, las mujeres han asumido gran parte del trabajo no remunerado adicional en el hogar. Antes de la pandemia, las mujeres de la región dedicaban más del triple de tiempo al trabajo no pago que los hombres, en promedio 6 horas más que los hombres al cuidado no remunerado de niños, semanalmente. Durante COVID-19 esta situación se ha agravado. Las mujeres han asumido una participación aún mayor y ahora dedican 7.7 más horas a la semana al cuidado no remunerado de los niños que los hombres. Este «segundo turno» equivale a 31.5 horas por semana, casi un trabajo extra de tiempo completo  (ONU Mujeres).

Las mujeres han asumido una participación aún mayor y ahora dedican 7.7 más horas a la semana al cuidado no remunerado de los niños que los hombres. Este «segundo turno» equivale a 31.5 horas por semana, casi un trabajo extra de tiempo completo. 

(ONU Mujeres)

Foto de Gob.Pe (Impacto Coronavirus en el Trabajo de las Mujeres)

Los efectos de la crisis sanitaria han afectado el empleo de las mujeres de todo el mundo, sin embargo, las mujeres en América Latina y el Caribe son las que sufrieron la mayor pérdida de empleo registrando una contracción del 18% frente al 14% del empleo masculino, entre el primer y segundo trimestre de 2020. (Informe OIT – Serie Panorama Laboral en América Latina y el Caribe 2022)

Participación Laboral y Desempleo

  • En 2019, 260 millones de personas «teletrabajaban». La pandemia de COVID-19 revirtió este patrón. De hecho, la OIT estima que, en 2020, cerca de 560 millones de personas han trabajado desde su casa durante el pico de la pandemia.
  • El empleo de las mujeres en las Américas descendió entre 2019 y 2020 un 9,4% por los efectos de la COVID-19 – frente al 7,0% en el caso de los hombres- lo que supuso a nivel global el mayor descenso de todas las regiones, perturbando el progreso alcanzado en los últimos años y haciendo aumentar las brechas de género en el mercado laboral de la región de manera histórica (OIT, 2021a). (Informe OIT – Serie Panorama Laboral en América Latina y el Caribe 2022).
  • En 2020, la pérdida de empleo de las mujeres se situó en un 5%, frente a un 3,9% en el caso de los hombres. En otras palabras, 64 millones de mujeres perdieron su empleo durante la pandemia (OIT).
  • A nivel internacional, los empleos femeninos son 1,8 veces más vulnerables a esta crisis que los empleos de los hombres: según datos de McKinsey. Aunque las mujeres solo representan el 39% del empleo, el 54% de la pérdida total de empleos han sido empleos femeninos – (BID).
  • En todos los países las mujeres han perdido empleo a un mayor ritmo que los hombres (en promedio, la tasa de pérdida de empleo femenino es del 6%, mientras que la de los hombres es del 3%). En Argentina, Costa Rica, Colombia y República Dominicana, los diferenciales entre hombres y mujeres superan los 5 puntos porcentuales. A pesar de que las mujeres constituían solo el 42% de la población ocupada antes de la pandemia, concentran el 58,5% de pérdidas de empleo. Estas diferencias están impactando en la capacidad de los países para recuperar los niveles de empleo agregado (Observatorio Laboral Covid-19 del BID).
  • En América Latina Y El Caribe, la tasa de participación laboral de las mujeres se situó en 46% en 2020, mientras que la de los hombres en 69% (CEPAL).
  • En 2020, se registró una contundente salida de mujeres de la fuerza laboral, quienes, por tener que atender las demandas de cuidados en sus hogares, no retomaron la búsqueda de empleo. Un 56,9% de las mujeres en América Latina y un 54,3% en el Caribe se encuentran ocupadas en sectores en los que se prevé un mayor efecto negativo en términos del empleo y los ingresos por causa de la pandemia (CEPAL).
  • Debido a la pandemia, el progreso de las mujeres en el trabajo vuelve a los niveles de 2017 para fines de 2021 – (Women in Work Index de PWC).
  • Chile es el país de la OCDE que tiene la tercera tasa de desempleo femenino más alta (11,81%), sólo superada por Grecia (20,5%) y España (18,4%). Retrocede 13% en indicadores laborales femeninos, quedando en la posición 31 de 33 naciones. El puntaje total alcanzado lo deja en un nivel equivalente al obtenido en 2011. Mientras que la tasa de participación femenina en la fuerza laboral llega al 44,9%, lejos del 58% logrado hace apenas un año atrás.
  • En EE.UU., la tasa de desempleo femenino aumentó bruscamente del 4% en marzo de 2020 al 16% en abril de 2020. La tasa de desempleo femenino se mantuvo alta durante el resto de 2020, terminando el año en diciembre de 2020 en 6.7%, 3 puntos porcentuales más que en diciembre de 2019 (OCDE).
  • En el Reino Unido, el impacto total de la pérdida de empleos por COVID-19 aún no se ha materializado debido a los esquemas de retención de empleo, pero los datos de permisos muestran que las mujeres tienen un mayor riesgo de perder sus empleos cuando estos esquemas lleguen a su fin (OCDE).
  • Durante nueve años, los países de la OCDE lograron avances consistentes en el empoderamiento económico de las mujeres. Sin embargo, debido a la pandemia, esta tendencia ahora podría revertirse y se estima que el Índice caerá 2.1 puntos entre 2019 y 2021, según el análisis realizado para el Women in Work Index anual de PwC. Dicho índice no comenzará a sobreponerse hasta 2022, donde debería recuperar 0.8 puntos – (PWC).
  • La pandemia ha aumentado la distribución desigual de las tareas de cuidado que soporta el talento femenino, provocando que más mujeres que hombres abandonen el mercado laboral durante la pandemia. Cuanto más dure esta disparidad para las mujeres, un mayor número de ellas abandonará el mercado laboral de forma permanente, revirtiendo no solo el progreso hacia la igualdad de género, sino también el crecimiento económico – (Women in Work Index de PWC).
  • Si bien algunas mujeres pueden optar por dejar la fuerza laboral temporalmente, con la intención de regresar después de la pandemia, las investigaciones muestran que las interrupciones en la carrera tienen un impacto a largo plazo en las perspectivas del mercado laboral del talento femenino, y las mujeres podrían retomar empleos en posiciones menos calificadas – (PWC).

Acciones para revertir o minimizar las consecuencias

Foto de Drobotdean (Freepick)

Si bien algunas mujeres pueden optar por dejar la fuerza laboral temporalmente, con la intención de regresar después de la pandemia, las investigaciones muestran que las interrupciones en la carrera tienen un impacto a largo plazo en las perspectivas del mercado laboral del talento femenino, y las mujeres podrían retomar empleos en posiciones menos calificadas (PWC).

El empleo de las mujeres en las Américas descendió entre 2019 y 2020 un 9,4% por los efectos de la COVID-19 – frente al 7,0% en el caso de los hombres- lo que supuso a nivel global el mayor descenso de todas las regiones, perturbando el progreso alcanzado en los últimos años y haciendo aumentar las brechas de género en el mercado laboral de la región de manera histórica. (Informe OIT)

ONU Mujeres

Los sistemas de cuidados como motor para la recuperación económica de América Latina y el Caribe …….Hacia una reactivación inclusiva que garantice los derechos de las mujeres y promueva la igualdad de género para una recuperación sostenible, la región requiere:
Avanzar hacia un pacto fiscal y de género que tome en cuenta las necesidades de las mujeres para mitigar la emergencia e impulsar una reactivación sostenible y justa.
• Reforzar el financiamiento de políticas con foco en las mujeres durante y después de la pandemia: servicios integrales de atención en violencia de género, salud sexual y reproductiva y cuidados y garantizar un ingreso básico de emergencia a mujeres en situación de pobreza.
• Invertir en la economía del cuidado como dinamizador para una reactivación económica con igualdad incluyendo la formalización, remuneración y seguridad social de trabajadora/es.
• Redistribuir las responsabilidades del cuidado, avanzar en la transformación de los mercados laborales y lograr mayor corresponsabilidad entre el Estado, los hogares, el mercado y las comunidades.
• Expandir cobertura de programas de empleo y protección social para garantizar los derechos de las mujeres migrantes, afrodescendientes, indígenas, rurales, de comunidades de base y mujeres con discapacidad.
”.

CEPAL

CEPAL…..Recalca que es imprescindible avanzar en la implementación de políticas que contribuyan a una recuperación sostenible con igualdad de género en América Latina y el Caribe.
• Políticas para una reactivación económica sostenible y con igualdad de género
• Efectos de la pandemia en el empleo y los ingresos de las mujeres
• Acelerar el uso de plataformas digitales.
• Pacto fiscal para la recuperación con igualdad de género.
• Acciones para la igualdad de género en la recuperación.

BID

Para el Observatorio Laboral Covid-19 del BID, la labor se enfoca en tres áreas:
• Apoyar a las empresas y fomentar el emprendimiento femenino,
• Desarrollar las habilidades de los trabajadores de la región, y
• Promover regulaciones que permitan mejorar el funcionamiento de nuestros mercados laborales. La meta es tener mercados de trabajo más productivos, resilientes e inclusivos, que estén adaptados a las necesidades de la nueva normalidad, cerrando las brechas de género e impulsando la recuperación económica de la región.

CAF / BID

iniciativas del Programa de Gestión Integral de Fronteras de CAF –banco de desarrollo de América Latina-, con el que se pretende contribuir a ampliar el acceso a mercados globales a través de la integración regional y ayudar a fomentar mejores flujos intrarregionales que propicien encadenamientos productivos y desarrollo local.
• Cerrar la brecha de género y promover la reactivación post pandemia: Mejorar la baja productividad estructural en las zonas de frontera mediante el apoyo para la formulación de planes de negocio de pequeños productores y pequeñas y medianas empresas (pymes), con énfasis en asistir a poblaciones vulnerables como mujeres y jóvenes.
• Generar nuevo mercados y productos: Las fronteras son clave para promover el comercio y el encadenamiento entre empresas. El apoyo a los emprendimientos impulsa el desarrollo local a través de la formulación de planes de negocio para pequeñas empresas promovido por CAF, al igual que junta a productores y emprendedores para facilitar el acceso al financiamiento.

LAURA INGINO

Abogada con más de 30 años de experiencia en el ámbito corporativo. Su trayectoria profesional se ha centrado en la dirección, coordinación y consultoría en los sectores comercial, promoción de inversiones y comercio, gremial y empresarial. 

Ha sido Directora Ejecutiva de la Cámara de Comercio e Industria Venezolano Mexicana (Cavemex) y Coordinadora Comercial de la Cámara de Comercio e Industria Venezolano Americana (Venamcham).

Ha estado también al frente del World Trade Center Association (Caracas). Actualmente es Consultora Empresarial. Laura se encargará de mantener informada a nuestra comunidad sobre ferias comerciales, convenciones, oportunidades de negocios e inversión, etc. Vive en Venezuela.

Laura  lidera el Trade Center de Visionarias

Últimos Artículos

Radiografía de la Desigualdad de Género

Indicadores sobre la desigualdad de Género en el mundo del trabajo: Brechas, Obstáculos, Barreras Brechas de Género: Salarial, Mundial, Política, Económica, Educación y Salud:  La brecha de género en lo Salarial, muestran que las mujeres en todo el mundo ganan...

leer más

Otros artículos del Reporte Especial

Reporte Especial

La diversidad es un tema clave para las inversiones

Hanoi Morillo, confía que con el tiempo tendremos más mujeres inversionistas. Algo obvio para ella, ya que basta con ver que hay muchas más mujeres hoy día que se están capacitando, preparándose, generando capital para ellas mismas, lo que, naturalmente, llevará a...

leer más

No hay un solo camino para volverse inversora

Para Susana García-Robles no hay un solo camino para volverse inversora y lo dice desde su propia experiencia. Su trabajo comenzó con las non-profits, fundaciones que promovían el liderazgo de niñas, adolescentes y mujeres, participando en temas de desarrollo y...

leer más