Emprender es pasión, ilusión y entender que tenemos un negocio entre manos

Foto de Anete Lusina (Pexels)

Por unos minutos deja lo que estás haciendo y recuerda cómo te sentías cuando tomaste la decisión de emprender.

Emprender, palabra con encanto que debe ir asociada sin remedio a motivación. Tener un motivo y llevarlo a la acción. Sin un motivo claro, real y que esté basado en tus ideales y valores, te cansarás a mitad de camino y dejarás de tomar acción de forma constante, perseverante y comprometida.

El emprender conlleva además de aprendizaje continuo, creatividad, pasión, constancia, perseverancia, responsabilidad y compromiso… Conlleva tener un objetivo claro. Si no sabes qué quieres conseguir, no tendrás claro el camino y por lo tanto te perderás entre piedras, pedruscos y socavones.

La mayoría de las veces nos lanzamos a emprender porque nos encanta nuestra profesión y vocación y queremos hacer las cosas a nuestra manera. Queremos aportar, queremos ser diferentes a lo que ya hay. Queremos innovar el mundo que ya existe.

Queremos ayudar, disfrutar de aquello que hacemos de maravilla y sentimos que de alguna forma nuestro deber es compartirlo con los demás, sabemos que podemos cambiar en algo la vida de las personas.

¿Recuerdas la ilusión qué tenías cuando emprendiste?

Estoy segura que tus ojos tenían un brillo especial, que nunca se borraba la sonrisa de tu cara y el cansancio no existía, a pesar de las mil gestiones, decisiones y vueltas que tuviste que dar.

Te sentías pletórica de tener por fin tu negocio de estética, de poder trabajar con maravillosos clientes, de tener lo mejor en aparatología y en cosméticos, para ofrecer lo mejor de lo mejor.

¿Cómo te sientes después de todo este tiempo? ¿Tienes el negocio que tanto soñabas?¿Has conseguido la vida que tanto deseabas?

Puede ser que si, o puede ser que no.

Emprender necesita mucha pasión, porque es nuestro motor para seguir, para continuar creciendo y saliendo de mil obstáculos que las emprendedoras debemos afrontar. Sin embargo, la pasión no es suficiente para conseguir un negocio de estética rentable y que crezca año tras año. Se necesitan más puntos clave.

«A veces pensamos que ya somos afortunadas por trabajar en lo que nos apasiona y nos olvidamos que tenemos entre manos un negocio y no un hobby»

A veces pensamos  que ya somos afortunadas por trabajar en lo que nos apasiona y nos olvidamos que tenemos entre manos un negocio y no un hobby. ERROR.

Además sin olvidarnos que en muchos casos somos emprendedoras, madres, hijas, esposas, también ex esposas (me incluyo y con dos hijos) y hasta presidentas de la comunidad. Y nos ocupamos de todo, absolutamente de todo.

A veces los malabares que tenemos que hacer día tras día, no están reflejados en lo que conseguimos a final de mes, tú me entiendes.

Nos equivocamos en la forma de hacer las cosas, nos creemos que tenemos que llegar a todo y cuando no tenemos los resultados esperados en nuestro negocio de estética, encontramos mil excusas para no ver la realidad. Por ejemplo, – yo tengo mucha suerte en trabajar en lo que me gusta -.

No, esto no es válido, esto no es lo justo, ni lo correcto, ni debes conformarte. Empecemos por cambiar esos pensamientos y entender que hay otra realidad para ti.

Lo primero es entender lo básico sobre tu negocio.

Un negocio necesita que sus números funcionen, que las ventas se realicen de forma constante, que las estrategias se implementen de forma automática y que la mentalidad sea nuestro mayor aliado.

¿Cuál es el problema?

Que en la mayoría de los negocios, está parte falla. ¿Por qué?

Porque a ninguna o a pocas esteticistas nos enseñan a emprender, nadie nos dice cómo funciona un negocio, nadie nos apoya en los principios de un negocio. Y creemos que con pasión e ilusión todo saldrá bien.

Es cierto que a veces sucede, existe la suerte, pero no entiendes cómo funciona tu negocio y por lo tanto no sabes qué hacer cuando los resultados no son los esperados.

4 pilares básicos para rentabilizar y crecer en tu negocio de estética

Emprendemos por un motivo, aportar, ayudar y solucionar en la medida de lo posible la vida de nuestros clientes. Sin embargo, es complicado conseguir este objetivo cuando no somos capaces de ayudarnos a nosotros mismos a conseguir una vida plena.

 ¿Cómo vas a estar enfocada en aportar a tu cliente lo que necesite, si estás pensando en cómo pagar o llegar a final de mes? ¿Cómo vas a tener claridad para crear promociones si solo piensas en tus gastos? ¿Cómo vas a estar enfocada en tus clientes si solo piensas en tu propia situación?

¿Qué conlleva este estado mental? Hacer promociones de bajo precio, no ser consciente de tus beneficios, de actuar por conseguir dinero rápido sin entender que eso es pan para hoy y hambre para mañana.

Acciones que solo conllevan perdida de dinero y tiempo. Y a la larga esto significa perdidas en general  y en ocasiones bajar la persiana para siempre.

Hoy quiero compartir contigo los 4 pilares principales, para que tu negocio sea rentable y comiences a darle lo que necesita para crecer y que se convierta en un gran negocio.

Los 4 pilares básicos de todo negocio de estética son:

  • Entender los números de tu negocio, gastos fijos, gastos variables, inversiones, tarifas, rentabilidad y beneficios.
  • Saber comunicar de forma persuasiva y consciente para ofrecer con confianza y seguridad tus servicios y productos y vender más.
  • Saber crear estrategias diferentes y lanzarlas de forma continua, para captar y fidelizar a tus clientes.
  • Mentalidad adecuada, para afrontar, superar y conseguir el negocio que te hará vivir que quieres.

Estos son los 4 principios básicos, si los tienes claros y comienzas a desarrollarlos, poco a poco tu negocio se consolidará y podrás ir creciendo poco a poco. Emprender es un carrera de largo recorrido. Por lo que tus bases deben estar bien cimentadas para que tu crecimiento no sufra grietas ni desperfectos irremediables o de gran coste.

Un negocio es la herramienta para conseguir vivir la vida que tú quieras. Un negocio no es para sufrir y sentirse fracasada. Un negocio es para disfrutar del aprendizaje continuo, de retos, metas y de tu propio crecimiento personal.

Porque si quieres crecer a nivel empresarial, primero debes hacerlo de forma personal. No lograras salir del momento en el que estás, sino cambias de forma de pensar. Si quieres cambiar los resultados de tu negocio, debes empezar por cambiar la perspectiva del problema.

Recuerda, emprendiste por un sueño, por una vida mejor, por aportar y ayudar, sino consigues crecer y sentirte plena y feliz con tu negocio, tampoco podrás hacer lo mismo por tus clientes. La vida es equilibrio, debes encontrar la forma de hacer lo que quieres obteniendo lo que deseas.

Si tu negocio crece, más posibilidades tendrás de poder ayudar, aportar y hacer la vida más feliz a los demás. ¿No te parece maravilloso?

¿Qué vas hacer hoy mismo para conseguir el centro de estética de tus sueños y la vida que siempre has soñado?

Dominica Soria

Soy esteticista desde hace tantos años que ya ni me acuerdo, siempre me ha gustado el mundo de la belleza, la imagen, el bienestar y en realidad todo lo que tenga que ver con sentirte bien, segura y feliz.

Sin embargo, tengo que confesarte que antes de ser esteticista, fui vendedora.

Sabes cuando no tienes muy claro a qué dedicarte y comienzas a probar en diferentes trabajos… Ese fue mi caso.

Me gustaban tantas cosas que no sabía qué elegir y además quería ganar dinero, por lo que, fui probando y mientras estudiaba, trabajaba vendiendo.

Siempre he vendido igual, escuchando con atención y comprendiendo qué necesitan y quieren mis clientes. Y es la única fórmula para conseguir que te escuchen. Si te escuchan ya tienes un paso ganado para vender.

Estudie estética y me lance a emprender con 20 años. Y entre tú y yo, cometí todos los errores que se pueden cometer.

Experiencia vital dicen. Para mí fracaso total. Mi primer negocio duro 5 años.

He trabajado en peluquerías, centros de estética y en una distribuidora de cosmética y aparatología.

Me he formado en gestión empresarial, ventas, copywrting, hablar en público, en crecimiento personal, coaching para la motivación y procesos de cambio, coaching con Eneagrama, Mindfulness y desde luego con los mejores, para aprender no hay que escatimar a quién elijes.

Mi propósito hoy en día enseñarte a vivir muy bien de tu negocio de estética, para que tengas la vida que siempre has querido. 

Web: Dominica Soria

Últimos Artículos

No se encontraron resultados

La página solicitada no pudo encontrarse. Trate de perfeccionar su búsqueda o utilice la navegación para localizar la entrada.

Otros Artículos

Otros

Violencias Invisibles

Foto de Kristina Flour (Unsplash)Te quiero contar una historia... “Érase una vez una rana que estaba nadando dentro de una cazuela llena de agua. Aunque ella no lo sabía, la cazuela se estaba calentando a fuego lento. Al cabo de un rato, el agua estaba tibia. A la...

leer más

El mundo está patas arriba

El mundo está patas arriba. Presente... Y pasó la pandemia, y salimos de casa asustados y, a la vez, esperanzados. Y llegó la crisis de los contenedores, la de la logística y la de la escasez de las materias primas. Y pareció que la guerra solo sería un momento. Y que...

leer más