La insoportable levedad del liderazgo actual

Fuente: Freepik (1m recursos)

Uno de los problemas que más afecta actualmente a los/las líderes globales es el cambio en la forma de relacionarse con su personal, superiores, etc. Justamente, porque post pandemia, los trabajos en su mayoría se tornaron “híbridos”, es decir, gran parte del tiempo la gente trabaja en su casa y cada tanto se presenta a hacerlo personalmente en las oficinas de la empresa.

No hace falta ser una experta en psicología para reconocer que si antes de la pandemia los problemas en comunicación entre líderes y equipos eran graves y producían todo tipo de conflictos y malos entendidos, hoy el asunto es mucho peor, simplemente porque el liderazgo se vio afectado por las olas del tsunami pandémico y no reaccionó a tiempo, creyendo que “el mundo digital” sería el elixir perfecto para crear lo que por su propia naturaleza jamás podrá: mejores relaciones y como efecto, un liderazgo más fuerte, equipos autogestionables y resultados en alza sostenidos en el tiempo.

Una de las razones es biológica: existe una enorme resistencia a virar la mirada hacia aquello que se necesita cambiar para mejorar (en cualquier área) porque en el fondo nos aterra experimentar la catarata de malestares psicofísicos que irremediablemente atravesaremos al iniciar y sostener todo proceso de cambio.

Esto es así porque nuestro cerebro instintivo primitivo – primer estadio evolutivo – cree “protegernos” de estos malestares ya que su función primordial es preservar nuestra supervivencia, y por ende, nos “paraliza” o simplemente envía señales de “peligro” en forma de pensamientos recurrentes – casi siempre negativos – sobre el tema, para que ni se nos ocurra vislumbrar un camino posible de creación; es decir, de cambio.

«Este mundo no va a cambiar a menos que estemos dispuestos a cambiar nosotros mismos».

Rigoberta Menchú

La paradoja es que creemos que si no nos ocupamos de evolucionar, “no pasará nada”…no viviremos esta vorágine interna de emociones que nos toman por sorpresa, porque pensamos que “no hacer olas y quedarnos como estamos” nos garantizará mayor bienestar.

El problema es que la neurociencia ya comprobó hace años que permanecer en nuestra “zona de confort” no solamente nos producirá la misma – o tal vez mayor – “convulsión” emocional, sino que reducirá enormemente las oportunidades de crecimiento personal y profesional, así como el desarrollo de cualquier plan, proyecto, sueño o deseo que queramos alcanzar: La evolución es inevitable y por eso, no negociable.

Según un informe de la Consultora Gallup International, a finales de 2021, más del 60 % de la población europea sufre deterioros en su salud mental, producto de la pandemia. Ya en 2014 la Organización Panamericana de la Salud advertía que para 2020 habría un incremento del 30 % en enfermedades mentales como el bipolarismo, el alzheimer, la depresión, etc en la población Sudamericana, especialmente juvenil. Es evidente que se quedaron muy cortos con esta proyección, a la luz de lo que sucede en Europa según Gallup. Esta realidad se sumó a la incapacidad de los líderes de empatizar con su personal, siendo estas las causas principales de la “Gran Renuncia” a puestos de trabajo, fenómeno que sigue dejando perplejas a las empresas de todo el mundo.

Algunos rasgos del liderazgo femenino que vuelcan luz a estos oscuros laberintos del management “rígido” y pobre, se reflejan en su propia naturaleza, como ya comenté en mi anterior artículo en esta misma columna de Visionarias.

Hoy quiero ir más allá, y compartir otros aspectos que indudablemente apoyan este nuevo escenario de cambios inminentes y necesarios en las organizaciones, y que atañe exclusivamente a nosotras. Porque nuestra naturaleza no está reñida con esos cambios, sino que los acompaña y sostiene, muchas veces a pesar de nuestras propias “falsas creencias”, como el pensar que permanecer en nuestras zonas de confort nos “protegerá” del riesgo de decidir cambiar (sinónimo de vivir).

La Revista Harvard Business Review realizó una investigación exhaustiva en 2012, llamada ¿Las mujeres líderes son tan efectivas como los hombres? para tratar de entender por qué no hay más mujeres en puestos de liderazgo, en particular en posiciones decisorias de altos mandos.

El resultado: las mujeres eran tan efectivas como los hombres al momento de liderar. Más recientemente, en 2019, la revista volvió a realizar la misma investigación y se demostró que las mujeres obtuvieron mejores puntajes que los hombres en 17 de los 19 rasgos de liderazgo propuestos por la encuesta.

«Para abrir nuevos caminos hay que inventar, experimentar, crecer, correr riesgos, romper las reglas, equivocarse…y también divertirse».

Mary Lou Cook , actriz estadounidense.

Rasgos que incluyen características netamente femeninas como la inteligencia emocional – que incluye la empatía – la perseverancia, la sabiduría de sus silencios, la ambición con propósito, la posibilidad de alinearnos de acuerdo a nuestras fortalezas y una visión mucho más holística (integral – abarcativa) del impacto de nuestro nivel de comunicación y de nuestras acciones.

La perspectiva de una mujer líder es diferente porque la ciencia confirma que somos más mesuradas – equilibradas – e inclusive más neutrales que los varones en el mundo de los negocios, aunque se haya desparramado una idea totalmente diferente, como por ejemplo que nos “dejamos llevar por las emociones” en instancias de poder, y por eso NO somos “fiables”, ya que los negocios exigen personalidades “altamente racionales” (o como dice la letra de una canción de rock en mi país: “jugo de tomate frío, en las venas deberás tener”).

Pero esto, obviamente, es falso. En su reciente libro: “Dare to Lead like a Girl: How to Survive and Thrive in the Corporate Jungle”, Dalia Feldheim – ex directora de marketing en McKinsey Global- sostiene que los ejecutivos y líderes de todos los rangos, sin importar su género, pueden combatir los estragos que dejó la pandemia (altos índices de stress, confusión, hartazgo, miedos exagerados, etc), simplemente adoptando rasgos de liderazgo convencionalmente femeninos.

En un reciente artículo Dalia escribió: “La razón por la que me sentí impulsada a escribir el libro es mi propia experiencia. Durante 17 años, estuve en un estado de flujo y sentí lo que se siente trabajar con una empresa que realmente te aprecia como ser humano. Pero luego debí trabajar con un jefe que era extremadamente controlador y denigrante, y vi cómo mi desempeño disminuía porque estaba muy ocupada defendiéndome. Lamentablemente, lo que me pasó a mí es demasiado frecuente en los lugares de trabajo de hoy”.

Otro rasgo que nos distingue es que amamos la tecnología, sin permitir que el mundo digital paute nuestra vida, porque lo ponemos al servicio de mejorar nuestro networking y lo utilizamos a favor del crecimiento y la auto exploración para mejorar continuamente. Esta capacidad femenina de alinearse a una mentalidad de crecimiento sostenido, incluye el hecho de que contamos con mayores niveles de tolerancia al fracaso y al error, e integramos esto sin problema en la cultura de la que formamos parte.

También sabemos mantener la actitud positiva, esa manía de sonreír siempre (no burlonamente, sino desde las entrañas), e integramos instancias de humor en el trabajo, lo cual contagia, alegra y torna más suave la convivencia. Esto no implica que vayamos por la vida con una sonrisa de cotillón puesta cual calcomanía, o recitando frases positivas estilo mantra por acá y por allá, ni mucho menos que somos felices a tiempo completo.

Se refiere más bien a que reconocemos que cualquier obstáculo – en especial los que surgen de las interacciones diarias con el personal – se sobrelleva mejor cuando la positividad es la actitud elegida. Y también se trata de permitirnos y permitir a los demás demostrar nuestra humanidad: que las emociones surjan, que la empatía sea moneda corriente, que se genere un clima de confianza expansivo, para lo cual se requiere una cuota de coraje del que las mujeres sabemos, y mucho. De esa forma, fomentamos relaciones más duraderas y profundas

Fuente: Freepik

“La vida se reduce o se expande en proporción directa a nuestro coraje.” 

Anais Nin

Grandes y exitosos líderes, como Richard Branson (CEO de Virgin Group, entre otras empresas) actúan lo que predican e incluyen el humor en su gestión: “Los clientes no son lo primero. Lo primero son tus empleados. Si cuidas de tus empleados, ellos cuidarán de tus clientes”. Estas personas no tienen ningún problema en hacer realidad lo que manifiestan, y además, demostrar los enormes beneficios que inspira en su gente un líder con buen humor. Para muestra, basta esta foto, donde se disfrazó de azafata y trabajó como tal junto a su tripulación en un avión de su aerolínea.

Hace un tiempo me entrevistaron en un programa radial cuya audiencia es en su mayoría del mundo emprendedor, y me preguntaron qué podía decirle a los líderes que estaban escuchando y que, seguramente debido a su falta de tiempo, no podían considerar o poner en práctica las sugerencias que yo había dado unos instantes atrás sobre, por ejemplo, que  deben estar al servicio de su personal, acercarse a cada miembro del equipo con humildad, inspirarlos a crecer, escucharlos atentamente, estar atentos a sus necesidades, conocerlos más, aprender sobre la realidad de sus vidas, ambiciones personales, sueños, composición familiar, gustos, etc ,

Le respondí que ese es justamente uno de los motivos que impiden el cambio de paradigma; la enorme resistencia – plasmada en excusas para reconocer la propia ineficiencia – a barajar y dar de nuevo, y aprender nuevas formas de liderar que siguen probando ser exitosas, como los modelos instaurados por líderes mujeres.

Por otro lado, muchos esgrimen que practicar la empatía con el personal – que no solo implica ponerse en lugar de los demás, sino hacerlo con genuina curiosidad de saber en qué podemos ayudar – puede “desdibujar” la autoridad del líder, porque al mostrarse vulnerable pueden verlo como alguien “débil” para cumplir su rol. Pues esto también es falso.

Innumerables estudios, entre ellos los que llevó adelante Brené Brown, socióloga y escritora estadounidense, lo desmiente rotundamente, afirmando que abrazar la imperfección y la vulnerabilidad son rasgos de gran dignidad de parte de los líderes, y que sin ellos no será posible poner en práctica una dinámica relacional sana, valiosa e inclusiva: así lo sostiene en sus dos libros imperdibles: “Dare to lead: Brave work. Tough conversations. Whole Hearts” y “El poder de ser vulnerable” en idioma Español.

En definitiva, estamos ante un punto crítico y de inflexión, donde las preguntas surgen y golpean, pero la oportunidad no puede dejarse pasar, ya que dependemos todos de que aprendamos a hacer las cosas un poco mejor cada día. Suena naif, lo sé, pero es tan real como la mismísima realidad que hoy por hoy no nos da respiro.

Si el mundo del management global se toma en serio esta oleada de renuncias masivas y el impacto que dejó la pandemia en la salud mental, realiza un insight profundo y comienza a asimilar aprendizajes que mejoren su performance. Las mujeres líderes podemos señalar el camino y de hecho, debemos hacerlo. Creando instancias que apoyen a quienes sean responsables de personal en cualquier parte del mundo, capacitando y enseñando que “lo femenino” en los negocios es hoy más que nunca no solamente necesario, sino absolutamente imprescindible.

Porque después de todo, como decía Anais Nin, escritora franco norteamericana (1903 – 1977) “La vida se reduce o se expande en proporción directa a nuestro coraje” 

Mónica Arias

Hola! Soy Mónica Arias, madre de dos seres humanos geniales, Consultora y entrenadora en Comunicación de Excelencia para empresas, NeuroCoach ejecutiva con visión holística, Disertante internacional bilingue y Profesora de Oratoria Creativa.

Poseo más de 20 años de experiencia corporativa, y fue a raíz de las falencias en comunicación que observé durante ese tiempo que decidí comenzar mi camino emprendedor hace ya varios años.

Me encanta ayudar a transformar positivamente la calidad en la comunicación y en las relaciones – Cultura – dentro de las organizaciones. Enseñar, en especial a las mujeres líderes, a brillar como disertantes, y acompañar a las personas en su crecimiento y transformación para evolucionar en su vida cotidiana y su trabajo.

Mi lema es: «Nada cambia si nada cambia»

Últimos Artículos

Otros Artículos

Otros

Un modelo de Turismo Generativo

Fuente: Freepik (PCH Vector)Mi nombre es Isabel Sánchez Tejado y mi trabajo consiste en ayudar a los responsables de los territorios rurales que están en riesgo de despoblación, a transformarlos en destinos turísticos sostenibles, mediante el Método de Turismo...

leer más

Percepción de la vejez en los jóvenes

Foto de Killarn Peralta en Unsplash La juventud se retroalimenta de juventud. La juventud, a quien ya desde su infancia le han llegado mensajes pregonando que la juventud es la mejor época de la vida, a la que le han injertado desde los medios de comunicación que la...

leer más