La lucha de Génesis: Entre la igualdad real y material     

«Cualquier momento del día o de la noche es bueno para decir basta
y poner fin a una etapa de tu vida que hubieras deseado no vivir»
Raimunda de Peñaflor

En noviembre Génesis, me pidió elevar su voz en Visionarias para que les contara su historia de vida, con el fin de que si otras mujeres sufren lo mismo, se sientan que no están solas, con miedo, mucho miedo, pues si bien ella quiere aparentar estar tranquila, su alma está en prueba, ante el sentir del uso de las instituciones que criminalizan por luchar por los Derechos de las mujeres y cumplir con su función. ¿Cuándo se penaliza a las mujeres por defender los derechos de las mujeres? El mensaje no es solo para Génesis sino para todas las Mujeres.

Ha pasado un año y lo que transformó a Génesis en víctima, hoy sigue latente, los organismos silenciaron pruebas y de manera paradójica el 25 de noviembre, día internacional de la erradicación de la violencia contra las mujeres, se convirtió en el día en  que arremeten contra ella una vez más… sin pruebas, como si fuera un capricho o un metalenguaje de que hables de los derechos de otras mujeres, pero no tan alto … Esa reflexión se la dejamos a l@s lector@s y ustedes seguro tendrán la respuesta.

Siendo así, como mariposa y disfrazando su angustia en fuerzas, Génesis, sabiendo que nada malo hizo, todo lo contrario, cumplió con su deber y lo hizo de manera correcta y ajustada, no se arrepiente de cumplir para lo que se ha formado; más bien, su vida cambió de tal manera que aun siendo objeto de mentiras, les quiere advertir a todas las mujeres que nunca se dejen vencer por el miedo y menos aún por la desidia, la violencia contra las mujeres no solo acaba sino que desdibuja  a la mujer, una mujer víctima de Estado, que castiga su lucha, muere en silencio  y es lo que no podemos permitir. Debemos juntas ser solidarias pues la violación de derechos de una es de todas.

«La violencia contra las mujeres no solo acaba sino que desdibuja a la mujer, una mujer víctima de Estado, que castiga su lucha, muere en silencio, y es lo que no podemos permitir. Debemos juntas ser solidarias pues la violación de derechos de una es de todas”

Al hablar con Génesis, la encuentro llorando, pero detrás de su lagrimas me señala: «ser acusada sin pruebas y desvirtuando lo señalado es  parte  de lo que no entiendo de la distinción entre la igualad real y material»; sin duda, su padecimiento es saber que sin existir nada que la culpe,  por cumplir la  formalidad de que sea otro ente que repare el desierto, desdibuja la justicia y la igualdad que debe ser una sola

Para diversos autores tales como Bernal Pulido (2005) la igualdad  va orientada al  establecimiento de un criterio de lo que históricamente se pretende razonable para medir la legitimidad o ilegitimidad de una desigualdad jurídica de trato entre un conjunto de la ciudadanía respecto de un criterio previamente determinado; es decir, «la igualdad sirve para determinar, de forma no arbitraria y razonablemente, qué grado de desigualdad jurídica de trato entre dos o más personas es tolerable, por lo que la igualdad es un criterio que mide el grado de desigualdad jurídicamente admisible».

Pero, como se ha señalado, la igualdad no es una realidad objetiva, sino que su construcción implica siempre un juicio de valor, un proceso de abstracción que depende de la elección de criterios o rasgos considerados como relevantes entre los que se compara. De esta manera, el concepto de igualdad es incompleto y remite siempre a un punto de vista desde el que se realizan las comparaciones, poseyendo un sentido procesal, pues abre una vía para el argumento racional en relación con qué desigualdades jurídicas de trato son tolerables, bajo qué circunstancias, por ello la distinción ente la real y la formal.

Por lo tanto, la igualdad es un concepto relacional que muestra la identidad que existe entre dos o más personas, cosas o hechos en relación tan sólo con algunos aspectos o elementos, reconociendo las diferencias sustanciales que existen en el resto de los aspectos , ello sin obviar la óptica jurídica donde esta  igualdad entre las personas implica estrictamente que la identidad que existe en que todos y todas, sin excepción, son titulares de los mismos derechos y obligaciones, por lo que la igualdad jurídica es la idéntica titularidad y garantía de los mismos derechos fundamentales, independientemente del hecho, e incluso precisamente por el hecho, de que los titulares son entre sí diferentes.

Es preciso entender que la igualdad no es identidad. Por el mito de que todas las personas deben ser tratadas exactamente de la misma forma o diferenciación en todo, no se puede concebir que eso es la igualdad, ya que ello excluye diferencias de trato social y jurídico a favor de ciertos colectivos sociales que responde a la desventaja en la que se encuentran dichos grupos. Génesis es ejemplo de ello.

Siguiendo con el autor referido, la igualdad formal son manifestaciones que se originan desde el propio principio de igualdad de trato, es decir, en la ley, ante la ley, en la aplicación de la ley, en el contenido de la ley y el mandato de no discriminación .

Ello nos lleva a tener que precisar cuando estamos en presencia de la igualdad en la ley, que va orientada al legislador, de cómo regula situaciones varias, sin hacer discriminaciones. Pero ello nos lleva a la igualdad ante la ley, que consiste en una orden dirigida y que lo aplican los órganos judiciales, pretendiendo el trato de la misma manera a todas las personas que se encuentran en idéntica situación, pero también saber cuándo ese trato se dirige a las personas que se hallan en situaciones distintas, por lo que las consecuencias que se derivan de la igualdad formal, es la misma a la capacidad jurídica de todos los ciudadanos(as)y la exigencia de la generalidad de la ley.

Es decir, que tal principio es un mandato dirigido a los órganos del Estado, (judicial ejecutivo), encargados de aplicar el derecho, mediante el cual se les exige no interpretar y aplicar la norma de manera distinta en casos en que sean sustancialmente iguales. Génesis perseguida de nuevo el día internacional de la no violencia.

La igualdad real en la práctica se orienta en la exigencia a los poderes públicos para combatir los obstáculos ante las diferencias, por lo tanto, puede llegar a pretender la implantación de algunas medidas que compensen diversas divergencias negativas, encontrando su punto de partida en la propia ley cuya ejecución se deba basar en la justicia.

Es necesario pues recordar la Teoría de la Justicia de John Rawls, para el cual los dos principios desde los que debe de iniciarse el proceso para alcanzar una sociedad justa y equitativa son, en primer lugar, el que cada persona ha de tener un derecho igual al esquema más extenso de las libertades básicas que sea compatible con una estructura semejante de libertades para los demás y, en segundo lugar, que las igualdades sociales y económicas habrán de ser conformadas, de modo tal que, a la vez, se espere que razonablemente, sean ventajosas para todas las personas sin discriminación. A partir de estos principios es factible la construcción del mandato de igualdad en los derechos mientras y la esencia de la igualdad que se compone de real y material como una sola.

El lector se puede preguntar ¿qué igualdad se le garantizó a  Génesis y si el órgano agresor tomó en cuenta las acciones afirmativas?

Estas acciones afirmativas están destinadas a combatir las discriminaciones directas que sancionan y corrigen las discriminaciones directas pasadas y suponen, eventualmente, estrategias voluntarias adoptadas libremente para remediar las discriminaciones directas actuales. Ya ustedes tienen la respuesta; no se tomó en cuenta, se obvió las medidas que tienen el fin de conseguir una mayor igualdad real entre grupos sociales con problemas de discriminación o de desigualdad de oportunidades.

Lo antes descrito genera que no obviemos la discriminación positiva, que lingüísticamente supone una contradicción terminológica, puesto que si se utiliza discriminación con su acepción negativa o peyorativa es contradictorio el adjetivo de positivo, dado que de inicio se supone un desfavor o desventaja.

Sin embargo, las discriminaciones positivas se establecen para situaciones muy concretas en el caso que nos atañe que son discriminaciones directas, donde es notable la desigualdad existente entre mujeres y hombres, lo cual guarda estrecha relación con el lenguaje que, al verlo como un instrumento fundamental, nos permite comunicar el sistema de valores, comportamientos y papeles que distinguen a las personas y a los grupos en referencia a sus funciones sociales, y a pesar de su efecto gregario y convencional, también es una de las vías principales para emitir y reproducir prejuicios y estereotipos discriminatorios.

Aquí la dominación patriarcal emerge de forma central, mientras que lo femenino sigue como marginal, siendo la consecuencia el sexismo; es decir, la discriminación de un sexo por considerarlo inferior al otro y, en este sentido, es evidente que las mujeres han sido históricamente discriminadas y “neutralizadas” en todos los factores de la vida cotidiana, y, por supuesto, en el ámbito jurídico, bajo el argumento de que sus características biológicas y fisiológicas, íntimamente relacionadas con la menstruación, gestación, parto y lactancia, las vincula estrechamente y las sujeta a las leyes de la naturaleza, mientras que los hombres se encuentran, erróneamente, más cercanos a la creación de cultura y a las leyes del pensamiento.

Sobre esta premisa el sexismo ha negado múltiples derechos a las mujeres en todos los ámbitos de las relaciones humanas, reflejándose en expresiones que las invisibiliza.

Por lo tanto, es de comprender a Génesis y todas mujeres que padecen esta situación, que la lucha por los derechos de las mujeres nunca ha sido fácil y aun continúa; no solo es problemas de normas, es que los operadores que la aplican la desconocen y tal omisión se convierte en una violación de derechos humanos.

De todas está no dejar más tiempo sola a TODAS LA GENESIS.

María Alejandra Mancebo

Con experiencia en la Administración de Justicia por 25 años como Juez, Defensora Pública de Responsabilidad Penal del Adolescente y Fiscal Nacional y Regional (Legitimación de capitales y Delitos financieros, Anti-Extorsión y Secuestro, Drogas, Violencia de Genero, Fase intermedia y juicio y Corrupción) y por tres años Directora de Postgrado de la Universidad Yacambu
Área Académica.

Docente de pre y postgrado desde hace 24 años en Universidades Nacionales. Conferencista Nacional e Internacional, Articulista nacional e internacional, miembro invitado de LEXCRIM (España), miembro invitado de Unversitas y Catedra Jorge Rosell, miembro activo de Académica Multijurídica Miembro del Consejo Consultivo de la Revista LEXITUM e integrante y una de las creadoras de Cata Jurídica con tacones con la Dra. Esther Alfonzo Rivera. Articulista y Conferencista Nacional e Internacional

Actualmente
Defensora de los Derechos de la Mujer
Consultora en el área penal de Destilerías Unidas (Empresa Trasnacional)
Asesora externa de la Universidad Yacambú
Feminista y cofundadora de Cata Jurídica con Tacones
Miembro de Capitulo Venezuela del Colegio Internacional de Estudios Jurídicos de Excelencia Ejecutiva / CIDEJ

Mi mejor título ser Mamá

Las Mujeres que somos

Estar con ustedes todos los meses en una columna, "Las Mujeres que somos" es un sueño y un compromiso. En ella, reflexionaremos sobre la esencia de la Mujer, quiénes somos y como el hombre forma parte también de nuestra historia. Sí mis querid@s lectores, se trata de...

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

+ Sobre tratamiento de datos de los comentarios

RESPONSABLE TRATAMIENTO: VISIONARIAS, S.C.

FINALIDAD:  Publicar el comentario en relación a la noticia.

LEGITIMACIÓN: Consentimiento del interesado.

CESIONES: No se prevén cesiones, excepto por obligación legal o requerimiento judicial.

DERECHOS: Acceso, rectificación, supresión, oposición, limitación, portabilidad, revocación del consentimiento. Si considera que el tratamiento de sus datos no se ajusta a la normativa, puede acudir a la Autoridad de Control (www.aepd.es).

INFORMACIÓN ADICIONAL: política de privacidad