Tu imagen habla de ti

«La belleza comienza en el momento
que decides ser tú misma»

Coco Chanel

Foto de Antoni Shkraba (Pexels)

¿Has sentido alguna vez que tu imagen no es fiel a quién tú eres?

¿Te vistes siguiendo códigos que no van contigo por miedo a fallar?

¿No te atreves con determinadas prendas o te sientes insegura cada vez que tienes que exponerte?

¿Cuántas veces has dejado de ir a un evento porque no sabes que ponerte?

¿Te vistes de colores oscuros el día que tú autoestima esta por los suelos?

Aunque te cueste creerlo…

Inevitablemente, nuestra apariencia nos define.

La imagen que tienes de ti misma influye en los resultados que obtienes fuera.

Porque la imagen es un factor determinante en nuestra comunicación, porque es la vía más rápida para que los demás se formen una imagen de ti, incluso sin haber pronunciado una sola palabra.

Siete segundos nos bastan para formarnos una idea sobre alguien, acertada o no.

La primera impresión no puede evitarse y ser consciente de la imagen que transmites es esencial para tener una mayor seguridad y autoestima en una misma.

Por eso es tan importante reconocer y aceptar a todas las mujeres que hay en ti: la emprendedora, la empresaria, la directora, la madre, la amiga, la amante…, porque todos esos roles necesitan de tu presencia con una imagen única y llena de autenticidad que la defina, para que lo que eres por dentro y lo que proyectes por fuera, hablen el mismo idioma.

En mi experiencia como coach de imagen y desarrollo del bienestar, acompañando a mujeres como tú, he podido corroborar la dificultad que existe para unir todos esos roles en una única imagen, y la sorpresa llega cuando nos ponemos a profundizar y vemos que el problema no está en la ropa, ni en el complemento, sino en la seguridad, la autoestima y confianza en una misma.

Coco Chanel, lo resumió a la perfección en una frase muy sencilla que encierra una gran sabiduría: «La belleza comienza en el momento que decides ser tú misma».

Foto de Shvets Pexels

La imagen va mucho más allá de la vestimenta, no es algo frívolo y sin importancia, por eso cuando queremos hacer un cambio de imagen que perdure en el tiempo, no podemos quedarnos solo con los consejos sobre lo que nos favorece o lo que está de moda, se debe de trabajar desde dentro hacia afuera, desde el autoconocimiento, para que tu imagen y tú seáis una sola.

La realidad es que nuestra vidas están en una constante evolución con un sinfín de cambios, y nuestra imagen no lo es menos, en la actualidad los antiguos clichés ya no valen: el trabajo para toda la vida ya no existe, el traje de chaqueta para la oficina se ha quedado obsoleto y hoy existen mil formas y medios para presentarte al mundo y demostrar tu valía.

Las mujeres estamos rompiendo con los estereotipos y vamos hacia una representación de nosotras mismas, sabiendo el porqué, el para qué y para quién hacemos lo que hacemos realzando nuestra personalidad y autenticidad, buscando una plenitud más real.

¿Pero, qué ocurre cuando de repente, un diagnostico nos desestabiliza el alma?…

Nos quedamos paralizadas…

Nos diagnostican un cáncer de mama.

¿Porque a mí?

Además…

Cuando el cáncer incluye la extirpación de la mama, suele generar un impacto muy importante en la autoimagen de la mujer, puesto que es un órgano muy relacionado con la feminidad, la maternidad y la estética.

Por supuesto, que la salud es lo más importante…, pero cuando te enfrentas a un cáncer, los cambios en tu imagen merman mucho la autoestima de cualquier mujer.

Y tampoco tenemos un interruptor que nos permita desconectar de nuestras emociones. Estos aspectos son fundamentales: el cómo abordar la enfermedad por parte de los médicos especialistas, y el cómo cuidar el aspecto emocional para poder adaptarse a un proceso que va a suponer un gran desgaste para todo el núcleo familiar.

Añadir y complementar todo el proceso con la Oncología Integrativa, para conseguir un tratamiento integral (nutrición, gestión emocional, ejercicio, meditación, imagen) y lograr una curación completa o vivir el proceso de una forma menos traumática.

Por eso, en estos momentos, es vital que la imagen se cuide de dentro hacia fuera para ayudar a trabajar la aceptación y poder llegar a una mayor autoestima y recuperar la seguridad perdida.

Puedes pensar que la imagen es algo frívolo, o algo sin importancia durante una enfermedad tan dura como es el cáncer, ¡¡nada más lejos de la realidad!! Piensa que se trata de cuidarse, de mimarse, quererse, de reconectar de nuevo contigo misma, de reflejar cómo eres y cómo te sientes.

Uno de mis objetivos es ayudarte a conseguir que te mires con nuevos ojos. Sé lo difícil que se hace sobrellevar la enfermedad y todos sus efectos, por eso quiero que cuando te mires al espejo, lo hagamos juntas desde la aceptación y la generosidad identificando a la gran mujer que eres, comprometiéndote a realizar los cambios necesarios para sentirte bien de nuevo contigo. Si tú te gustas, gustaras a los demás.

“La vida es un equilibrio entre mantener y dejar ir”. Rumi, poeta místico.

Celia Rivero

A Celia Rivero le avala una experiencia profesional de más de 25 años trabajando en la gestión y desarrollo personal en el área ejecutiva de diferentes multinacionales.

Curiosa por naturaleza y amante del autoconocimiento, dio un giro a su carrera profesional cuando accedió a un programa Superior de Coaching Ejecutivo y empezó a estudiar y entender en profundidad a las personas, saber el porqué y el para qué de sus comportamientos y decisiones de su vida y cómo influye esto en su imagen.
Su lema: «Vive y deja vivir».

Certificada por Aecop como Coaching Ejecutivo, se ha formado en disciplinas como Coaching Sistémico, PNL, Asesoría de Imagen, Fisiognomía, Coaching de Imagen personal y corporativa, Máster en Psicología Aplicada a la Imagen.
En la actualidad es CEO en Celia Rivero, trabajando el bienestar e imagen personal.

La honestidad, el compromiso, la ética y la confidencialidad son sus valores, lo que le permite conocer a sus clientes y aportar todas las herramientas necesarias para que puedan cambiar, crecer, y evolucionar consiguiendo una mayor seguridad y autenticidad.

Su misión es que descubras el gran potencial que hay en ti, alineando tu autenticidad, tus valores y tu esencia a través de una imagen y estilo de vida coherente con la que te sientas cómoda y segura.

Es coach, formadora, mentora, consultora, asesora de imagen y marca personal; imparte charlas y talleres sobre el proceso y las diferentes fases de la imagen a través del autoconocimiento. Trabaja a nivel individual, con grupos o empresas que desean ser más coherentes y auténticos que tienen el convencimiento de que la imagen que proyectan, es parte del éxito.

Colabora con diferentes fundaciones y asociaciones, Endesa, Lo que realmente Importa, Proyecto Mariposa.

Últimos Artículos

Teta ausente

"...Sabes que ya no son sus pechosSino lo épico tatuado en sus almasLo que de ellas te atrae." Toda humana existencia vino de un parto adolorido El crío no nace limpio de traumas ¿Acaso sentir el sufrimiento de la madre naturaleza al pujar para parir Con su placenta...

leer más

El cuerpo siempre avisa

Foto de María Gabriela BermúdezEl cuerpo siempre avisa. El de mama fue mi segundo. Me dolía constantemente el seno derecho, resolví hacerme una mamografía. Mi madre acababa de morir de cáncer de pulmón con metástasis en la cabeza. Y a pesar de la dolorosa pérdida, yo...

leer más

Otros Artículos

Otros

Violencias Invisibles

Foto de Kristina Flour (Unsplash)Te quiero contar una historia... “Érase una vez una rana que estaba nadando dentro de una cazuela llena de agua. Aunque ella no lo sabía, la cazuela se estaba calentando a fuego lento. Al cabo de un rato, el agua estaba tibia. A la...

leer más

El mundo está patas arriba

El mundo está patas arriba. Presente... Y pasó la pandemia, y salimos de casa asustados y, a la vez, esperanzados. Y llegó la crisis de los contenedores, la de la logística y la de la escasez de las materias primas. Y pareció que la guerra solo sería un momento. Y que...

leer más