Vanessa Marcano: «Quiero explorar qué está pasando con los hombres en nuestra sociedad»

Para Vanessa Marcano, los hombres deben ser nuestros grandes aliados. A partir de su experiencia como  empresaria, consultora y defensora de la igualdad de género, publicó “Manual del Buen Aliado por la Igualdad” herramienta dinámica y reveladora diseñada específicamente para hombres que buscan comprender y contribuir a la igualdad de género. Este libro no solo es informativo, sino también interactivo y accesible, con un enfoque práctico que lo hace único y valioso.

Vanessa compartió con Visionarias sus experiencias y reflexiones sobre los desafíos que enfrentan las mujeres en el ámbito empresarial y en la sociedad en general, haciendo énfasis en temas como la lucha contra los sesgos de género, la importancia crucial de la formación continua y el impacto transformador del feminismo en la sociedad. A través de sus vivencias personales y su compromiso en proyectos de consultoría e investigación, ofreció una perspectiva única sobre el camino hacia la equidad de género y la imperativa necesidad de involucrar tanto a mujeres como a hombres en este continuo proceso de cambio.

“Creo firmemente que hay muchos hombres que están dispuestos a respaldar nuestro camino hacia la igualdad”

P: En tu libro hablas del buen aliado. Sabemos muy bien, que para conseguir la igualdad, necesitamos aliados y que esos aliados tienen que ser los hombres para poder crecer, romper barreras y llegar a donde queremos llegar. Sin embargo, un estudio reciente publicado en España, señala que el 44.1% de los hombres encuestados está “muy” o “bastante de acuerdo” con que “se ha llegado tan lejos en la promoción de las mujeres” que ahora ellos se sienten discriminados. ¿Crees que ellos están dispuestos a apoyar las mujeres en este camino?

Vanessa Marcano: Definitivamente sí. A pesar de los resultados del estudio que señalas y gracias a esos resultados, yo creo que es importantísimo seguir promoviendo la idea de que es necesario abordar las desigualdades desde todos los elementos que componen la sociedad. Viendo esos números, veo que es importante sensibilizar a hombres y mujeres sobre lo importante que es para ellos y ellas lograr una igualdad sustantiva. Yo doy talleres sobre el tema y hace tres semanas un hombre me preguntó, casi argumentó, que si el feminismo no era lo contrario al machismo. Precisamente por este tipo de preguntas logro identificar que todavía hay muchas ideas y conceptos que debemos aclarar y definir entre todos. Es por eso que surge el libro “El Buen Aliado por la Igualdad”.

Creo firmemente que hay muchos hombres que están dispuestos a respaldar nuestro camino hacia la igualdad. Es esencial sensibilizar a toda la sociedad sobre la necesidad de alcanzar una igualdad real, ya que el concepto de feminismo a menudo se tergiversa como una guerra entre hombres y mujeres. Debemos desmitificar este concepto.

Volviendo al tema de los resultados de la encuesta –acotó Vanessa-, creo que es crucial analizar los datos del estudio considerando la edad y la generación de los participantes, para entender y analizar los resultados para abordar estos temas desde sus raíces.

«Los agentes de socialización, como la familia y la educación, desempeñan un papel fundamental en la formación de actitudes hacia el género. Por ello, me dedico a impartir formaciones que promuevan la perspectiva de género y la igualdad de derechos, destacando que el feminismo es una lucha que beneficia a todos, incluidos los hombres que desean tener la libertad de ejercer una paternidad activa sin ser criticados o juzgados o decidan trabajar medio tiempo porque quieren pasar más tiempo con la familia y que esos no sean temas exclusivos de las mujeres.

P: También hablas de las 100 preguntas más frecuentes que se hacen los hombres para ser aliados.  ¿De dónde surgen estas preguntas? ¿Hiciste algún estudio? ¿Cómo llegas a ellas?

Vanessa Marcano: En mi libro, «El Buen Aliado por la Igualdad», me sumerjo en las 100 preguntas más comunes que los hombres plantean sobre cómo pueden convertirse en aliados efectivos en la lucha por la igualdad de género. Estas preguntas se originaron a partir de mi experiencia como consultora en temas de género, así como de mi observación directa de las interacciones en los talleres y formaciones que he impartido a lo largo de los años.

Desde hace más de quince años, vengo trabajando el tema del género.  Junto con mi socia Susana Reina, en la consultora FemData Consultoria.com estudiamos temas de género.  Esta trayectoria profesional nace de una profunda convicción personal y de una necesidad percibida en el ámbito empresarial y social. A lo largo de más de una década trabajando con mujeres en diferentes contextos, desde mi primer emprendimiento, Pollito Inglés, hasta MomsData, he sido testigo de las diversas dificultades y barreras que enfrentan las mujeres en su vida laboral y personal –agregó la entrevistada.

«En este camino, he escuchado innumerables testimonios de mujeres que han tenido que abandonar sus empleos debido a la maternidad y que luego han enfrentado dificultades para reincorporarse al mercado laboral. Estas experiencias me llevaron a profundizar mis conocimientos en igualdad de género, no solo para transmitir mensajes positivos y de empoderamiento en mi comunidad, sino también para abordar los desafíos estructurales que perpetúan la desigualdad.

«Al observar la reacción de los participantes en los talleres de formación que hemos impartido, he notado una amplia gama de respuestas, desde la resistencia hasta la curiosidad genuina. Muchos hombres expresaron su deseo de ser parte del cambio y de contribuir al movimiento feminista, pero se sentían perdidos sobre cómo hacerlo de manera efectiva. Esta falta de orientación me impulsó a recopilar estas preguntas y respuestas en un formato accesible y práctico».

Mi objetivo con este libro –precisó Vanessa Marcano– es proporcionar una guía clara y concisa para aquellos que desean ser aliados en la lucha por la igualdad de género. Creo firmemente que todos los miembros de la sociedad, independientemente de su género, tienen un papel que desempeñar en la construcción de un mundo más justo y equitativo. Por eso, me motiva ofrecer herramientas tangibles que permitan a cada individuo contribuir desde su posición, ya sea en el hogar, en el trabajo o en sus relaciones personales, hacia un cambio positivo y duradero.

¿Privilegios en riesgo?

P: Cuando las mujeres comenzamos a enfrentar los retos y dificultades al momento de emprender un negocio, cuando nos percatamos que a pesar de estar capacitadas para posiciones de liderazgo no podemos acceder a ellas, surgen miles de preguntas y cuestionamientos. Por tu experiencia, ¿Qué ocurre del lado de los hombres frente al tema de la igualdad de género?

Vanessa Marcano: Desde luego, es interesante observar cómo tanto hombres como mujeres pueden cuestionarse y reflexionar sobre la desigualdad de género. Mi libro surgió precisamente de la necesidad de abordar las preguntas que surgen en torno a este tema. Inicialmente, traté de ofrecer respuestas breves y concisas, comencé con la idea de un manual eBook de 10 páginas.

Pero ocurre que durante el  proceso creativo el proyecto va creciendo pues quieres argumentar, incluir conceptos claves. Conforme profundizaba en las preguntas, me di cuenta de la importancia de ahondar en ciertosaspectos. Es por eso que incluí secciones dedicadas a clarificar estos términos y a estandarizar distinciones para que los lectores se sintieran más orientados. Es un libro interactivo que permite actualizarlo constantemente.

Mi interés en el tema de las masculinidades y su impacto en las relaciones de género surgió de manera natural durante este proceso. Durante mis talleres he podido observar reacciones por parte de los hombres de lo más variadas, con muchísima resistencia, en muchos casos rechazo, en otros una gran incomodidad.

Descubrí que muchos hombres se sienten amenazados por el cambio hacia la igualdad de género, principalmente debido al temor a renunciar a los privilegios que históricamente han disfrutado. La obra del sociólogo Michael Kimmel, en especial su libro «Hombres blancos cabreados», fue una revelación para mí en este sentido –destacó Vanessa Marcano-. Incorporar el concepto de privilegios invisibles en nuestros talleres ha sido fundamental para promover una reflexión honesta y profunda, tanto en hombres como en mujeres, sobre la naturaleza de estos privilegios y cómo afectan nuestras vidas y relaciones.

Ofrezco en mi libro un instrumento práctico para reconocer estos privilegios, no con el fin de generar culpa, sino de fomentar la conciencia y el apoyo hacia aquellos que son más vulnerables en nuestra sociedad. Es esencial entender que estos privilegios no son asignados por nosotros mismos, sino por la sociedad en la que vivimos. Reconocerlos nos permite no solo comprender nuestras propias ventajas, sino también trabajar para construir un mundo más justo y equitativo para todos y todas.

“Uno de los aspectos clave es la participación masculina en cuestiones relacionadas con el cuidado familiar. A menudo, los hombres no aprovechan plenamente los permisos remunerados por cuidado familiar, lo que perpetúa desequilibrios de género en el hogar y en el lugar de trabajo..”

Masculinidades

«El tema de las masculinidades es relativamente nuevo para mí. Estoy leyendo un libro sobre masculinidades, donde se aborda este tema desde diversas perspectivas históricas. Es fascinante ver cómo la transformación de las masculinidades puede impactar el proceso que las mujeres hemos estado liderando durante 300 años. Esta transformación está estrechamente vinculada al machismo, la violencia y las dinámicas de poder en el hogar. Es interesante ver qué impacto pueda tener en unos 20 años, visibilizar esta transformación en las masculinidades que están muy ligadas a ejercer relaciones de poder por ser  el proveedor del dinero en la casa y desgranar esas relaciones de poder  vinculadas al dinero».

Empresas en igualdad

P: ¿Qué deben hacer las empresas, qué acciones y campañas deben llevar a cabo, por un lado, para que los hombres no se sientan amenazados y,  por el otro, para que comprendan la necesidad y la importancia de la inclusión de las mujeres, particularmente en América Latina donde sabemos que el machismo tiene una fuerte influencia.

Venessa Marcano: Las empresas juegan un papel crucial en la promoción de la igualdad de género en el entorno laboral. Es fundamental que gestionen la incomodidad y la amenaza que algunos hombres puedan experimentar ante los cambios que promueven la inclusión y la diversidad. Para ello, es necesario contar con políticas corporativas claras y escritas que respalden estos principios de igualdad y diversidad. Además, deben establecer canales de denuncia efectivos para abordar cualquier caso de acoso o discriminación, tanto hacia hombres como hacia mujeres.

La formación constante es otro aspecto clave. No se trata solo de ofrecer talleres esporádicos, sino de integrar la sensibilización sobre género y diversidad en la cultura organizacional. Todos los empleados, independientemente de su género, deben recibir formación continua sobre estos temas para promover una mayor comprensión y respeto mutuo en el lugar de trabajo.

A partir de la de la publicación de este libro, hemos observado un aumento en el interés de las empresas por abordar estos temas de manera más sistemática. Muchas están adoptando programas de formación específicos para hombres, dirigidos a promover la igualdad de género y el papel de los aliados en este proceso. Este cambio indica un progreso significativo en la sensibilización sobre la importancia de estas conversaciones en el ámbito laboral y en la sociedad en general.

P: El tema de los cuidados es un aspecto clave que cruza transversalmente los avances en las luchas de las mujeres. ¿Cuál es tu perspectiva sobre la implementación de políticas de igualdad en las empresas, considerando la creciente demanda por inclusión, especialmente entre la generación más joven? ¿Cómo ves el panorama actual y las tendencias futuras en este ámbito, especialmente en relación con los cuidados y la inclusión financiera?

Vanessa Marcano: A veces me siento frustrada, impotente porque no vemos cambios inmediatos., otros amanezco más esperanzada. Cuando leí que el Foro Económico Mundial este año señaló  que faltaban 300 años para lograr la igualdad, ese día estaba cabizbaja, preguntándome si lo que estoy haciendo tendría algún impacto –comentó con algo de tristeza-. Pero realmente entiendo que  lo que queremos es acortar esos tiempos a conciencia de que es un proceso, que a lo mejor tardará  200 años, pero estoy segura que mi hija Julieta verá un panorama mucho más positivo. Casualmente este mes estamos cumpliendo 50 años en los que por primera vez una mujer pudo  tener una tarjeta de crédito sin la firma del esposo. Tenemos tres siglos de luchas feministas, pero eso no debe quitarnos las ganas de seguir trabajando.

En la actualidad, estamos siendo testigos de un cambio significativo en la mentalidad empresarial en lo que respecta a la igualdad de género. Cada vez más empresas están reconociendo la importancia de implementar políticas y prácticas que fomenten la equidad entre hombres y mujeres en el ámbito laboral. Esto se evidencia, por ejemplo, en la adopción de políticas obligatorias de igualdad en países como España que tú mencionaste,  así como en la creciente participación de empresas latinoamericanas en iniciativas como los Principios de Empoderamiento de las Mujeres.

Sin embargo, a pesar de estos avances, todavía nos enfrentamos a desafíos significativos. Uno de los aspectos clave es la participación masculina en cuestiones relacionadas con el cuidado familiar. A menudo, los hombres no aprovechan plenamente los permisos remunerados por cuidado familiar, lo que perpetúa desequilibrios de género en el hogar y en el lugar de trabajo. Por ejemplo, en países como México, que es admirable por el sistema de leyes que tiene, tenemos una cultura machista muy arraigada. Tenemos 11 feminicidios diarios en el país y aunque tengamos un sistema legal claro, falta mucho por permear hacia la sociedad. Hay muchísima impunidad, machismo en la estructura jurídica y judicial, así como en toda la sociedad.

El tema de los cuidados sigue siendo fundamental. Es esencial seguir trabajando en la sensibilización y la formación tanto de hombres como de mujeres en las empresas. Necesitamos promover una cultura organizacional que valore y respalde la participación activa de ambos géneros en todas las facetas de la vida laboral y familiar. Esto implica no solo la implementación de políticas formales de igualdad, sino también la creación de entornos de trabajo inclusivos y el fomento de una mentalidad de colaboración y respeto mutuo.

A pesar de los desafíos, debemos mantener la esperanza y la determinación en nuestro trabajo hacia un futuro donde la igualdad de género sea una realidad palpable en todos los aspectos de la sociedad. Cada paso que damos nos acerca un poco más a ese objetivo, y es fundamental seguir perseverando en nuestro compromiso con la equidad y la justicia para todos –afirmó de manera enfática.

Invertir con enfoque de género

 P: ¿Por qué es tan difícil para las mujeres emprendedoras acceder a financiamiento en Latinoamérica?

Vanessa Marcano: Es una realidad que enfrentamos constantemente en el mundo empresarial. Cuando una mujer busca financiamiento para su proyecto, se enfrenta a una serie de barreras y prejuicios que los hombres rara vez experimentan –explicó la entrevistada-. Mi experiencia personal en eventos de pitch y búsqueda de financiamiento ha sido reveladora en este aspecto. En el pasado, al presentar mi proyecto «Pollito inglés» WAYRA Venezuela en el 2012 (el brazo de Telefónica que invierte en Startups de base tecnológica), me encontré en la situación de tener que convencer a un panel compuesto exclusivamente por hombres sobre la viabilidad y relevancia de un proyecto centrado en mujeres y creado por mujeres. Fue un desafío considerable, ya que tuve que esforzarme el doble para comunicar eficazmente la importancia y el impacto de mi proyecto en un contexto dominado por hombres.

«La falta de comprensión y empatía hacia los problemas y necesidades específicas de las mujeres por parte de inversores y evaluadores masculinos es una barrera significativa que las emprendedoras enfrentamos con frecuencia. Esto resalta la necesidad urgente de una transformación en la forma en que se evalúan y financian los proyectos empresariales incorporando a mujeres en los equipos evaluadores y de toma de decisiones. Pero además, es esencial que las mujeres emprendedoras se empoderen y se formen en temas financieros y de negocios, como yo digo, que perdamos el miedo al Excel para poder enfrentar estos desafíos con éxito».

 

Por otro lado –acotó-,  es fundamental fomentar la presencia de mujeres en roles de evaluación y toma de decisiones en el ámbito de la inversión. Solo así podremos asegurar que se brinde el apoyo necesario a proyectos que aborden las necesidades y problemáticas específicas de las mujeres. Por ejemplo, tiene que ser una mujer quien evalúe un proyecto sobre menopausia. ¿Quién va a conectar realmente con esa problemática si no lo vives en tus carnes?

Además, la creación de redes de inversión dirigidas por mujeres y la promoción de la inversión en proyectos liderados por mujeres son pasos cruciales para avanzar hacia una mayor equidad de género en el ámbito empresarial y de inversión. Aunque el camino hacia la inversión con enfoque de género en América Latina aún es largo, cada vez más mujeres están dando pasos valientes para enfrentar estos desafíos y promover un cambio significativo en el panorama empresarial y de inversión.

“Es fundamental fomentar la presencia de mujeres en roles de evaluación y toma de decisiones en el ámbito de la inversión. Solo así podremos asegurar que se brinde el apoyo necesario a proyectos que aborden las necesidades y problemáticas específicas de las mujeres.”

Ser mujer y empresaria

P:  ¿Cuáles han sido las barreras más difíciles que te ha tocado sortear como mujer empresaria?

Vanessa Marcano: Como mujer empresaria, mi trayectoria ha estado marcada por desafíos significativos. Uno de los más prominentes ha sido la constante necesidad de demostrar mi valía y competencia en un entorno empresarial predominantemente masculino. A menudo, he sentido la presión de tener que trabajar el doble para ganar reconocimiento y respeto en mis campos de especialización. La objetividad y la presentación de datos  han sido fundamentales para respaldar mis argumentos y obtener credibilidad en un mundo donde la experiencia personal a veces se pasa por alto.

Por ejemplo, durante mi primer año en México, hace ya casi siete años, pasé un año buscando empresas para ofrecer nuestros servicios de consultoría sin ningún éxito, pues mayoritariamente los cargos que toman estas decisiones están ocupadas por hombres. Por eso resulta muy retador, difícil y complicado poder entrar. A pesar de que a lo mejor a mí me ayuda, y eso es un privilegio, el hecho de ser extranjera, pues en este país representa una  ventaja. Pero si yo fuera morena, pelo rulo sería más complicado. En México por ser tan rubia ya creen que soy de Estados Unidos –reconoció Vanessa Marcano.

Ser mujer también ha influido en la manera en que mis propuestas y negociaciones son percibidas. A menudo, se espera que las mujeres sean más flexibles o menos firmes en las negociaciones, lo que puede conducir a que se cuestione mi autoridad o se me exija más que a mis colegas masculinos. Además, he encontrado resistencia en algunas empresas, quizás relacionada con estereotipos de género arraigados.

Sin embargo, también he encontrado apoyo y oportunidades a través de mujeres líderes en el mundo empresarial. Es notable que muchas de las oportunidades que se me han presentado hayan sido gracias a mujeres que ocupan altos cargos en organizaciones multinacionales. Este hecho subraya la importancia de promover la presencia de mujeres en roles de liderazgo y cómo esto puede contribuir positivamente a la igualdad de género en el ámbito empresarial.

“Ser mujer también ha influido en la manera en que mis propuestas y negociaciones son percibidas. A menudo, se espera que las mujeres sean más flexibles o menos firmes en las negociaciones, lo que puede conducir a que se cuestione mi autoridad o se me exija más que a mis colegas masculinos. Además, he encontrado resistencia en algunas empresas, quizás relacionada con estereotipos de género arraigados.”

Un mensaje 

Tanto mujeres como hombres necesitan tomar riesgos y enfrentar los desafíos del cambio. Es crucial que nos atrevamos a transformarnos y a seguir aprendiendo a través de una formación continua. En la sociedad actual, saturada de mensajes y con una rápida evolución, debemos abordar estos cambios con empatía, humildad y una disposición a aprender y adaptarnos constantemente.

Observo en mi entorno, especialmente en la generación más joven, una creciente conciencia, respeto por la diversidad y una mayor libertad de expresión. Este contexto nos exige estar en constante evolución y educación para comprender y participar en los cambios que se están produciendo.

Ya sea asistiendo a movilizaciones por la igualdad de género o simplemente mostrando apoyo desde la comprensión de que todos merecemos los mismos derechos, es fundamental ser parte activa de este proceso de transformación. Juntos, hombres y mujeres, podemos contribuir a construir un mundo más equitativo y justo para todos.

Quién es Vanessa Marcano

Vanessa es fundadora y CEO de PollitoIngles.com y MomsDATA.com con presencia en México, Venezuela y USA. Con clientes como P&G México, P&G Chile, P&G Brasil, Cargill, Kelloggs, Johnson&Johnson y Nestlé entre otros.

Cofundadora de FemDATAconsultoria.com, consultora especializada en igualdad de género y dirigida a empresas y organizaciones públicas. Con clientes como: KPMG, Coca-Cola, SECTUR, PepsiCo, GPTW, Viatris, Sherwin Williams Latam, entre otros.

Speaker centrada especialmente en promover el la igualdad y la autonomía económica a través del emprendimiento.

Ganadora de la aceleración de WAYRA (Telefónica), Google for Women, Concurso IDEAS, Finalista de Emprendedora Social del año , entre otros.

Comprometida con la equidad de género: Aliada y Cofundadora de AVEM, Alianza Venezolana de Empresas por el Liderazgo de las Mujeresy Aliada voluntaria de We Americas, Asociación de Mujeres Emprendedoras de Las Américas.

Apasionada por la tecnología, por lograr la igualdad, por el emprendimiento y por mi hija Julieta!

«Estoy comprometida con el objetivo de crear un entorno más inclusivo»

Vanessa está actualmente involucrada en varios proyectos que buscan generar un impacto social positivo. «Mi consultora sigue adelante, enfocada en promover la igualdad de género dentro de las organizaciones. Además, estoy trabajando en la continuación de mi libro, que ha sido el punto de partida para nuevas iniciativas».

Una de esas iniciativas es el diseño de un curso de formación dirigido específicamente a hombres dentro de las organizaciones. «Este curso constará de seis módulos de 90 minutos cada uno, abordando temas relacionados con la masculinidad y el género desde una perspectiva inclusiva».

Otro proyecto que ronda su cabeza, es un estudio específico sobre masculinidades en MomsDATA.

Durante años, ha estado enfocada en comprender las necesidades de las mujeres, y ahora me interesa explorar qué está sucediendo con los hombres en nuestra sociedad.

«Quiero entender cómo perciben y experimentan las presiones sociales, especialmente en lo que respecta a los roles de género y los cuidados. Profundizar en cuanto a los niveles de presión tienen con sus con sus pares hombres, fenómeno que vemos desde el colegio».

«Este enfoque en las masculinidades es una extensión natural de mi trabajo y mi visión feminista, ya que creo firmemente que abordar los diferentes aspectos del sistema es fundamental para lograr la igualdad de derechos».

«Estoy comprometida con el objetivo de crear un entorno más inclusivo y equitativo para todos, independientemente de su género».

Anabelle Yánes

Ejerció como periodista en Venezuela hasta el año 2002 en el área de economía, finanzas y negocios. Posteriormente desarrolló un emprendimiento para la fabricación de mermeladas y dulces artesanales.

En 2008 participó en el Concurso Ideas clasificando entre los cinco primeros proyecto de 730 participantes por el concepto de red de productoras artesanales. El emprendimiento tuvo éxito y duro hasta el 2019 cuando debido a la crisis económica en Venezuela se paró la producción y venta.

En paralelo, trabajó como docente durante este período.

Actualmente retoma el periodismo e inicia una nueva etapa escribiendo cuentos infantiles.

Vive en Estados Unidos.

Otras Entrevistas Visionarias

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

+ Sobre tratamiento de datos de los comentarios

RESPONSABLE TRATAMIENTO: VISIONARIAS, S.C.

FINALIDAD:  Publicar el comentario en relación a la noticia.

LEGITIMACIÓN: Consentimiento del interesado.

CESIONES: No se prevén cesiones, excepto por obligación legal o requerimiento judicial.

DERECHOS: Acceso, rectificación, supresión, oposición, limitación, portabilidad, revocación del consentimiento. Si considera que el tratamiento de sus datos no se ajusta a la normativa, puede acudir a la Autoridad de Control (www.aepd.es).

INFORMACIÓN ADICIONAL: política de privacidad