El  poder de los sonidos ancestrales: Un método para sanar mente y cuerpo

Sumergidos en el constante fluir de sonidos que nos rodean, tanto los provenientes del mundo exterior como aquellos que emergen de nuestra propia mente, a menudo pasamos por alto el impacto profundo que pueden tener en nuestra salud mental y física. 

Sin embargo, existe un camino hacia la curación que nos invita a explorar los sonidos sagrados que han resonado a lo largo de generaciones. Se trata de los sonidos ancestrales, que usados como terapias complementarias, poseen un poder transformador capaz de restaurar el equilibrio interior perdido en nuestra vida. 

“Nuestro día a día transcurre en medio de una sinfonía de sonidos. Por ejemplo, el ruido de un taladro constante, tiene el poder de alterar nuestro estado de ánimo y bajar la frecuencia vibratoria de nuestro cuerpo, causándonos un desequilibrio, sumado al que nos causan nuestros propios pensamientos.  

«Los sonidos ancestrales son  terapias complementarias, que reajustan ese desequilibrio, haciendo que nuestro cuerpo resuene a la frecuencia vibratoria del Universo. Y, como nuestro cuerpo está formado por un 70% de agua, éste es un medio perfecto para la transmisión del sonido”, explica Nacarid López, terapeuta especialista en Bioneuroemoción y en Sonido Ancestral.  

Pero descubrir el misterioso bálsamo que reside en estos ecos del pasado, y que puede ofrecernos una vía hacia la sanación, no vino a López por mera casualidad. Llegó a través de un mensaje que recibió de su madre, ya “hace 12 años de su trascendencia”, que marcó el inicio de un maravilloso viaje que le haría tomar plena conciencia del poder sanador de los sonidos ancestrales para curar vidas. 

López, oriunda de San Carlos, una ciudad ubicada en el centro de Venezuela; donde se graduó como ingeniero en Informática, narra que  tuvo “un sueño revelador”, en el que siguiendo las instrucciones de su madre “desde su plano de luz”, que se interesó por los estudios espirituales orientales antiguos.

Aunque “desde pequeña me sentía atraída por los sonidos puros, por ejemplo, me gustaba como sonaba el río cuando le caía una piedra o el silbido de la olla de presión en la cocina, era el sonido en sí mismo más, que la música, lo que me atraía. Pero todo comenzó ´formalmente´ hace unos años tras la muerte de mi madre en Venezuela”, rememora. 

“La conexión con mi madre siempre fue muy especial, y la noche de su muerte, yo sentí una extraña energía que atravesó mi cuerpo y me balanceó al punto de tumbarme. Me pareció algo muy extraño, pero no le presté mucha atención. Horas más tarde mi esposo me dio la noticia, y supe que había sido ella que quizás me había dado un abrazo de despedida. 

Una semana después, continúa, tuve el primero de muchos sueños lúcidos con ella en los que había un factor que siempre se repetía, y era la transformación de su rostro. Su nariz se alargaba y se transformaba en la trompa de un elefante y en su cuerpo aparecía un atuendo típico de la India. Ella me tomaba en sus brazos y me subía a un pequeño elefante, me colocaba una mochila azul, pequeña y ligera a mi espalda, y le daba unas palmaditas al elefante para que iniciara su camino. 

““Los sonidos ancestrales son terapias complementarias, hacen que nuestro cuerpo resuene a la frecuencia vibratoria del Universo”

Hablando del sueño con una amiga, me dijo que la imagen de mi madre le evocaba al Dios Ganesha; un Dios con cuerpo de hombre y cabeza de elefante adorado por los hinduistas”.

A partir de entonces, “inicié estudios de prácticas espirituales orientales antiguas: Budista, Taoísta e Hinduista, en ese orden, porque así me los fue presentando el Universo”.

En medio de este proceso, López también estaba haciendo un Máster de artes visuales y multimedia en España, “donde me vi fuertemente atraída por el arte sonoro y mientras investigaba para el tema de un posible doctorado, nuevamente me crucé con la sabiduría espiritual oriental, esta vez, en el uso del sonido: mantras, cantos chamánicos y de armónicos, uso de instrumentos antiguos del Tíbet, entre otros”.

“Como el Universo te pone en el camino las herramientas que necesitas para cumplir tu propósito, puso ante mí una publicidad de un Taller de Formación de Terapia Sonora del que no dudé ni un segundo en inscribirme. Allí aprendí de métodos, tipos de cuencos, cantos de armónicos e historia”.

Su formación con Rafa Monsonis y Román García Lampaya, en la ciudad de Barcelona en España, sembró las bases teóricas para luego ofrecer terapias.

“Como ya estaba encaminada hacia los estudios espirituales orientales  e impulsada por mi fuerte atracción hacia el sonido, sentí que ´una pequeña parte´ del mensaje recibido tenía que ver con el uso del sonido”.

“Más adelante, supe que era el uso del sonido para la sanación, así como mi madre sanaba sus plantas cuando les cantaba o cuando calmaba una pena sobre sí misma a través del canto. Mientras vivió, no lo supo, pero su voz y la intención que ponía en su canto, eran la fórmula perfecta para la sanación a través del sonido”, resalta.

“El sonido mismo fue quien despertó ciertas habilidades naturales que me permiten saber qué tipo de frecuencia usar en un momento dado, a qué parte del cuerpo prestarle más atención, cuándo cantar o no un armónico”, dice.

El sonido, añade, “fue despertando por sí solo en mi conciencia. Fue llegando a mí como un lejano recuerdo, y aquí estoy usando el sonido como una poderosa herramienta para la sanación”.

⇒¿Qué es el sonido ancestral?

“Usamos la expresión sonido ancestral para hacer referencia a sonidos e instrumentos que han sido usados desde épocas ancestrales. En el caso del uso de los cuencos, se desconocen datos exactos, sin embargo, las hipótesis plantean un origen Tibetano pre budista de la cultura chamánica Bon Po, producto de la sabiduría chamánica proveniente de Mongolia, hace más de 30 mil años aproximadamente”, explica la especialista.

“Desde la antigüedad estos maestros espirituales conocidos como chamanes, sabían del estado vibratorio del Universo y por lo tanto de su esencia sonora. A través del uso de su propia voz lograban alcanzar unas frecuencias determinadas que resonaban con la frecuencia vibratoria del Universo y les permitían adquirir un estado de conciencia alterado o trance, que les devolvía una sensación de relajación, equilibrio y armonía en su cuerpo. A partir de entonces comenzaron a fabricar instrumentos con aleaciones especiales capaces de replicar el mismo efecto”, agrega López.

⇒Instrumentos que sanan

“El instrumento que yo siempre recomiendo como inicial para estas prácticas es nuestra propia voz. Cuando cantas el Om sacando el sonido desde el estómago (no desde la garganta), se produce una vibración que recorre cada partícula de nuestro cuerpo. Si a su vez lo haces con una intención especial de sanación, este sonido equilibra y armoniza cada punto energético por el que pasa”, destaca.

Una de las técnicas que también ha incorporado López  a sus terapias, es el canto energético.

“Consiste en un canto que nace a partir de la energía que percibo durante el proceso de sanación. Cuando cantamos, transmitimos el estado de consciencia en el que estamos. No lleva ritmos específicos, ni letras. Es como si le diera voz a la energía que se mueve. Es la misma técnica  del canto chamánico”, indica la especialista.

Otros de los instrumentos que utiliza en sus terapias, son:

Cuencos antiguos. Los más conocidos son los tibetanos. Aleados en 7 metales: oro, plata, mercurio, hierro, estaño, plomo y cobre. “Se habla que esta perfección se debe a su relación con 7 planetas y los siete chakras”.

Gongs con las mismas características de aleación de los cuencos.

Cuencos de cuarzo, por el poder del cuarzo.

El Palo de Agua o de lluvia, elaborado a base de bambú.

Tambor oceánico.

Zaphir (instrumento de aire).

Instrumentos de madera para la conexión con la naturaleza (maracas, baquetas, semillas, silbato con sonido del ave cuco).

⇒Tratando enfermedades físicas y mentales

“A los sonidos ancestrales me gusta llamarlos terapias complementarias más que alternativas. Y, en efecto, contribuyen en gran medida en el proceso de sanación, ¿por qué?, porque nuestro cuerpo está formado un 70% de agua (aproximadamente), por lo que es un medio perfecto para la transmisión del sonido”, subraya la especialista.

“Este tipo de terapias se basa en el principio de la resonancia, por lo cual una vibración más intensa y armónica (como la producida por los cuencos y/o el canto de armónicos) contagia a otra más débil, disonante o no saludable (la que está presente en un organismo enfermo), usando como vehículo el agua presente en nuestro cuerpo produciendo la sanación física”, explica.

Para las enfermedades mentales, resalta López, “es bueno combinar el sonido con terapias cognitivas”.

⇒Beneficios de la terapia

 

Mejora de la concentración
Mejora de la creatividad
Mejora de la visión (física y espiritual)
Propicia un estado de relajación profunda
Equilibrio de los hemisferios cerebrales
Alivio de la sinusitis y dolores de cabeza
Facilita el acceso a la intuición y conciencia superior
Restablecimiento del equilibrio del sistema endocrino mediante la vibración de la hipófisis o pituitaria.
Aumento de la energía por medio de la estimulación del líquido cefalorraquídeo
Equilibrio y limpieza de los chakras y del aura (y sus órganos y glándulas correspondientes)

“La terapia (que realizo tanto de forma presencial como online)  es combinada con un método humanista que trabaja la autoindagación personal conocida como Bioneuroemoción, y me apoyo (al principio y al final de la sesión), en el sonido ancestral para llevar a la persona a un estado profundo de relajación y poder así guiarla de manera más asertiva a la información de su inconsciente que es el espacio de nuestra mente donde se encuentra toda la información bloqueada y que está causando el conflicto, sea sintomático o no”.

Si te gustan los sonidos a través de instrumentos y buscas un método de relajación que aproveche el poder de esos sonidos para sanar, esta técnica pudiera ayudarte a mejorar tu salud, como terapia complementaria a la medicina tradicional.

¿Te atreves a ir al interior de tu cuerpo y de tu mente y darte un baño sonoro que que limpie tus energías?.

Puedes conocer más de lo que hace Nacarid López, haciendo click aquí.

Periodista con amplia trayectoria como coordinadora editorial, reportera y corresponsal en diferentes medios de comunicación social y revistas gremiales venezolanas. Certificada como Community Manager, Marketing de Contenidos y Copywritter, en Madrid. Redactora de artículos especializados en temas de salud y bienestar integral. Creadora de Doitbien, emprendimiento dedicado a educar a través de la información. Ha trabajado para algunas marcas personales en España y EEUU, ayudándoles en sus comunicaciones digitales.

Más Salud, Más Bienestar

Mi misión con este espacio es educar sobre temas relacionados a la salud y el bienestar integral, a quienes buscan sentirse bien, y ofrecerles técnicas y estrategias de especialistas tanto de la medicina tradicional como de la alternativa, que les ayuden a mejorar física, mental y espiritualmente. Dar a conocer testimonios de personas que han superado grandes dificultades, cuya experiencia podría inspirar a comenzar una transformación de sus vidas.

 

Trastornos de la Conducta Alimentaria: una lucha física y mental

Trastornos de la Conducta Alimentaria: una lucha física y mental

Para muchas personas, la comida no es simplemente una cuestión de nutrición, sino un verdadero desafío emocional. La relación con la comida, puede convertirse en un verdadero problema para quienes pasan sus días ideando formas de perder peso para alcanzar un estándar...

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

+ Sobre tratamiento de datos de los comentarios

RESPONSABLE TRATAMIENTO: VISIONARIAS, S.C.

FINALIDAD:  Publicar el comentario en relación a la noticia.

LEGITIMACIÓN: Consentimiento del interesado.

CESIONES: No se prevén cesiones, excepto por obligación legal o requerimiento judicial.

DERECHOS: Acceso, rectificación, supresión, oposición, limitación, portabilidad, revocación del consentimiento. Si considera que el tratamiento de sus datos no se ajusta a la normativa, puede acudir a la Autoridad de Control (www.aepd.es).

INFORMACIÓN ADICIONAL: política de privacidad