Trastornos de la Conducta Alimentaria: una lucha física y mental

Para muchas personas, la comida no es simplemente una cuestión de nutrición, sino un verdadero desafío emocional.

La relación con la comida, puede convertirse en un verdadero problema para quienes pasan sus días ideando formas de perder peso para alcanzar un estándar de delgadez inalcanzable, porque nunca están satisfechos con la imagen que ven reflejada en el espejo.

Al parecer, quedan atrapados en que el ideal de belleza como es el modelo de las revistas o el influencer que ven en las redes sociales. Como resultado, se comparan constantemente y se sienten insatisfechos con su propio cuerpo.

A otros les ocurre que, al no saber gestionar adecuadamente sus sentimientos, terminan utilizando los alimentos como una vía de escape, ya sea saltándose comidas, atracándose de alimentos, o induciendo el vómito.

Cuando una persona se encuentra atrapada en estos patrones de comportamiento recurrentes, es probable que esté experimentando una relación poco saludable con la comida, que se conoce como Trastornos de la Conducta Alimentaria (TCA). Estos trastornos están estrechamente relacionados con los estados emocionales que surgen en nuestra mente y, si no se tratan adecuadamente con ayuda profesional, pueden tener consecuencias graves.

¿Qué son Los Trastornos de Conducta Alimentaria (TCA)?

Marie Rosas Lombard, psicóloga mexicana, con maestría en psicología clínica, destaca que los TCA “son una afección de la salud mental que afecta también la salud física. Implica además trastornos serios sobre cómo se piensa sobre la comida y cuál es la conducta que tenemos hacia la alimentación”.

Estos trastornos pueden manifestarse de diversas maneras:

  • Anorexia nerviosa.
  • Bulimia nerviosa.
  • Trastorno por atracón.
  • Trastorno de evitación/Restricción de la ingesta de alimentos
  • Trastorno de PICA.
  • Trastorno por Rumiación.
  • Vigorexia.
  • Ortorexia.

A nivel mundial, millones de personas padecen TCA, y la prevalencia de estos trastornos ha ido en aumento en las últimas décadas. Diversos factores, como la influencia familiar, eventos  estresantes como rupturas amorosas, pérdida de empleo, dificultades financieras o problemas familiares, incluso, cambios en el peso corporal o la adopción de dietas restrictivas y  los estándares culturales, pueden desencadenar el desarrollo de estos trastornos.

“Podemos decir que nos estamos comiendo las emociones porque el trastorno alimentario se genera desde muy pequeños, en la relación con nuestros padres, con nuestra madre propiamente dicho, o la persona que hace de figura materna, porque es con quien iniciamos la relación ya que es quien provee los alimentos y cuidados.

Impacto global y estadísticas

Millones de personas se ven afectadas por los Trastornos de la Conducta Alimentaria, una condición que se sitúa entre las tasas más altas de mortalidad debido a las complicaciones físicas que conlleva.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) indica que los Trastornos de Conducta Alimentaria  afectan a personas de todas las edades, géneros, grupos étnicos y trasfondos socioeconómicos y reconoce los TCA como enfermedades mentales prioritarias, especialmente entre niños y adolescentes, debido a su impacto en la salud.

Según datos de la BBC News, se estima que los TCA afectan a siete de cada 1.000 mujeres y a uno de cada 1.000 hombres.

La Asociación Nacional de Trastornos de la Alimentación de los Estados Unidos (NEDA, por sus siglas en inglés), indica que aproximadamente 20 millones de mujeres y 10 millones de hombres en los Estados Unidos experimentará un trastorno alimentario en algún momento de sus vidas.

De acuerdo con la Asociación Canadiense de Trastornos de la Alimentación (CAND), los trastornos alimentarios afectan a aproximadamente 1 millón de personas en Canadá.

Por su parte, la organización benéfica Beat, señala que alrededor de 1,25 millones de personas en el Reino Unido padecen trastornos alimentarios.

Mientras que  la Organización Nacional de Trastornos de la Alimentación de Australia, señala que aproximadamente 1 millón de personas en Australia sufren trastornos alimentarios.

Más datos…

Según la web Covidografia.pt, la prevalencia mundial de trastornos alimentarios aumentó del 3,4% al 7,8% entre 2000 y 2018. Apunta que 70 millones de personas en el mundo viven con este padecimiento, y que Japón tiene la mayor prevalencia de trastornos alimentarios en Asia, seguido de Hong Kong, Singapur, Taiwán y Corea del Sur. Además, indica que Austria tenía la tasa de prevalencia más alta de Europa con un 1,55% en 2012. Y añade que casi la mitad de todos los estadounidenses conocen a alguien con un trastorno alimentario.

En España, unas 400.000 personas padecen algún trastorno de la conducta alimentaria, de los cuales 300.000 son chicos y chicas de entre 12 y 24 años, siendo la tercera causa de enfermedad crónica en la adolescencia, según datos de la Fundación Fita y de la Asociación española para el estudio de estos trastornos, según reseña La Vanguardia con información de EFE.

Y añade que los TCA lo sufren en mayor medida la población femenina (90 %). Destaca que cuanto menor es la edad del paciente, mayor es el número de hombres con estos trastornos (antes de la pubertad la proporción es de seis chicas por cada cuatro chicos).

También agrega la información que uno de cada cuatro afectados muestra resistencia al tratamiento y evoluciona hacia la cronicidad, mientras que un 60 % tiene tendencia a la recaída. El 70 % de los adolescentes no se siente a gusto con su cuerpo y seis de cada diez chicas creen que serían más felices si estuvieran más delgadas.

⇒ Factores emocionales y sociales

Según especialistas en psicología, lo que desatan los desórdenes alimentarios, está relacionado  con la valoración personal.  

La poca capacidad para manejar algunas emociones como la ansiedad, la rabia, la depresión y la baja autoestima, pueden llevar a una persona, inconscientemente, realizar una ingesta inadecuada de alimentos o, por el contrario, dejar de consumirlos, adoptar dietas extremadamente restrictivas, la práctica compulsiva de ejercicio físico excesivo, o el uso de métodos como el vómito, todo lo cual hace que el organismo sufra las consecuencias. 

Según explica la psicóloga Rosas Lombard, estos trastornos pueden surgir desde la infancia, influenciados por la relación con los padres y el entorno familiar. “La relación que existe entre los TAC y las emociones es totalmente cierta, es absoluta. Tiene una raíz y en el nexo con la madre desde la infancia”, comenta. 

“Podemos decir que nos estamos comiendo las emociones porque el trastorno alimentario se genera desde muy pequeños, en la relación con nuestros padres, con nuestra madre propiamente dicho, o la persona que hace de figura materna, porque es con quien iniciamos la relación ya que es quien provee los alimentos y cuidados”, subraya la experta.  

Explica Rosas Lombard que la falta de aceptación, la carencia de amor o el abuso sufrido desde pequeños, son algunos de los motivos para que se rompa el vínculo afectivo, y sucede, por ejemplo, “cuando tienes una madre narcisista, una madre con trastornos de personalidad complicados, allí el vínculo no es sano; se genera un vínculo ambivalente o codependiente y eso desemboca en una situación donde nunca sientes que eres suficiente, que siempre estás haciendo o dando, y tratas de ser la mejor estudiante, la mejor bailarina, la mejor todo, para agradar a mamá, cuando tú no necesitas hacer nada porque tu mamá te quiere por ser quién eres”. 

“La comida es para nutrirse, no para suplir otras emociones”, subraya la experta. 

Por otro lado, la especialista llama la atención acerca de la influencia que tienen las redes sociales “es un hecho que el instagram, facebook, tiktok y twitter influyen. Se publican fotos que tienen mucho retoque, photoshop y las niñas quieren parecerse o quieren ser como ciertas influencers o cierta persona que a ellas les gusta. Hay que tener mucho cuidado con todo eso y darnos cuenta de que no es la realidad”.  

“Se puede comer mucho, se puede comer menos, se puede comer lo que no se necesita. Son afecciones que hay que tratar. Hay que estar muy pendientes de la relación que se tiene con la comida”, advierte. 

Marie Rosas Lombard, psicóloga mexicana, con maestría en psicología clínica.

“No te comas lo que sientes, lo que piensas, lo que deseas, y permítete expresar todas esas cosas de manera sencilla, de manera simple”

⇒ No solo las mujeres lo padecen

Este es un asunto que afecta no solo a las mujeres, sino también a los hombres. La preocupación por el peso y la apariencia está ganando terreno entre la población masculina, especialmente entre los jóvenes.

Anteriormente, los Trastornos de la Conducta Alimentaria (TCA) solían asociarse principalmente con las mujeres, dado que su prevalencia era más alta, especialmente en casos de anorexia nerviosa, bulimia nerviosa y trastorno por atracón. Sin embargo, en la actualidad, también se observa la presencia de estos trastornos en hombres, y su inicio ocurre a edades cada vez más tempranas. Incluso se han documentado casos de niños con trastornos alimentarios, un tema que preocupa a los profesionales de la salud, porque no solo afecta aspectos emocionales, sociales o familiares, sino que también tienen un impacto significativo en el desarrollo biológico de quienes los padecen.

 

Hacia una prevención y tratamiento efectivos

Según Rosas Lombard, es crucial adoptar estrategias de prevención y tratamiento que aborden tanto los aspectos físicos como emocionales de los TCA. Esto incluye fomentar una relación positiva con la comida, promover la autoaceptación y enseñar habilidades para manejar emociones de manera saludable.

Enfatiza  sobre  la importancia de aceptar la figura, el cuerpo y el peso, y cultivar una imagen corporal positiva, un proceso que puede comenzar desde la infancia.

Hay especialistas que subrayan la necesidad de comprender por qué comemos, identificando si es por hambre, aburrimiento, emociones u otras razones.

Destacan además la importancia de sintonizar con las sensaciones de hambre y saciedad, así como comprender los efectos de los alimentos en el cuerpo.

Asimismo, recomiendan  la necesidad de adoptar un enfoque consciente al comer, disfrutando y saboreando el momento con tranquilidad y calma.

Rosas Lombard, también destaca el apoyo de la familia, a su juicio, fundamental en el proceso de recuperación de quienes padecen TCA. Además del asesoramiento psicológico, la experta considera que el tratamiento debe incluir seguimiento nutricional y atención médica integral.

“Primero debes hacerte una revisión con tu médico (…) se debe checar tu estatura, tu talla, tu peso, así como también tus uñas, tu piel, tu cabello; es allí donde se nota muchísimo cuando hay una falta de alimentación correcta. Hay que estar pendiente de mantener un peso adecuado, dependiendo de la edad, ya no es la talla”, dice.

Algunas señales que te alertan de cuándo debes buscar apoyo son:

  • Si sientes que no estás comiendo correctamente.
  • Cuando estás perdiendo mucho peso.
  • Al tener pensamientos repulsivos hacia la comida.

Sugerencias para combatir los TCA

«Desde el ámbito psicológico, te invito a trabajar tus emociones. Es fundamental establecer una conexión contigo misma. No te comas lo que sientes, lo que piensas, lo que deseas, y permítete expresar todas esas cosas de manera sencilla, de manera simple”, destaca Rosas Lombard. Además, añade los siguientes consejos:

  • Aprende hábitos alimenticios saludables.
  • Busca apoyo profesional para fortalecer tu autoestima y cultivar relaciones positivas con tu entorno, incluyendo familiares y amigos.
  • Mantén un diario donde puedas registrar tus emociones y reflexiones diarias.

A lo anterior, puedes  seguir otras recomendaciones que provienen de especialistas:

  • Promover conversaciones positivas sobre la imagen corporal.
  • Buscar grupos de apoyo
  • Aceptar y no enjuiciar la apariencia, principalmente de los hijos.
  • Fomentar la participación en actividades relacionadas con la atención y consciencia del cuerpo (yoga, ejercicios de todo tipo, meditaciones).
  • Ampliar el concepto de belleza (no estar centrado en el aspecto físico).
  • Evitar el uso de redes sociales que estén relacionadas con la relevancia de la imagen corporal y generar una discusión en relación al tema, principalmente de los padres a hijos.
  • No premiar o presionar con los alimentos (asociado a las emociones).
  • Promover la ingesta de todo tipo de alimentos en su adecuada proporción, evitar la prohibición de alimentos.
  • Evitar el hábito de que los integrantes de la familia coman solos en sus cuartos.
  • Estar atentos a cambios de conductas atípicos (falta de autocuidado, largos tiempos de encierro en el baño, desvelo, consumo abusivo de cualquier alimento y bebida), alza o baja de peso importante

 

Los Trastornos de la Conducta Alimentaria (TCA) son mucho más que una preocupación por el peso; representan una lucha interna que puede tener consecuencias devastadoras para la salud física y emocional.

Es fundamental recordar la importancia de identificar las señales tempranas, buscar ayuda profesional y promover una relación saludable con la comida. Estos son pasos esenciales en el camino hacia la recuperación.

Periodista con amplia trayectoria como coordinadora editorial, reportera y corresponsal en diferentes medios de comunicación social y revistas gremiales venezolanas. Certificada como Community Manager, Marketing de Contenidos y Copywritter, en Madrid. Redactora de artículos especializados en temas de salud y bienestar integral. Creadora de Doitbien, emprendimiento dedicado a educar a través de la información. Ha trabajado para algunas marcas personales en España y EEUU, ayudándoles en sus comunicaciones digitales.

Más Salud, Más Bienestar

Mi misión con este espacio es educar sobre temas relacionados a la salud y el bienestar integral, a quienes buscan sentirse bien, y ofrecerles técnicas y estrategias de especialistas tanto de la medicina tradicional como de la alternativa, que les ayuden a mejorar física, mental y espiritualmente. Dar a conocer testimonios de personas que han superado grandes dificultades, cuya experiencia podría inspirar a comenzar una transformación de sus vidas.

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

+ Sobre tratamiento de datos de los comentarios

RESPONSABLE TRATAMIENTO: VISIONARIAS, S.C.

FINALIDAD:  Publicar el comentario en relación a la noticia.

LEGITIMACIÓN: Consentimiento del interesado.

CESIONES: No se prevén cesiones, excepto por obligación legal o requerimiento judicial.

DERECHOS: Acceso, rectificación, supresión, oposición, limitación, portabilidad, revocación del consentimiento. Si considera que el tratamiento de sus datos no se ajusta a la normativa, puede acudir a la Autoridad de Control (www.aepd.es).

INFORMACIÓN ADICIONAL: política de privacidad